Carta de Lectores

El valor de una simple nota

scioli-granadosEn su nota editorial titulada “¿Qué le deja a la policía de la Provincia la gestión del Ministro Alejandro Granados?, APROPOBA enumeró solamente algunas de las cuestiones en que dicho funcionario había fallado durante su desempeño, más allá de los pobres resultados obtenidos en la política de seguridad implementada; solamente en lo que hace al incumplimiento de sus obligaciones para la institución y sus integrantes, cuestiones estas que no fueron desmentidas por nadie sino generalmente aceptadas como ciertas por la mayoría de los camaradas salvo, y como puede resultar comprensible, por alguno que puede llegar a considerar a la obsecuencia gratuita como una virtud explotable.

Lo cierto es que no dijimos otra cosa que la conocida verdad comentada en cualquier charla de policías, entre las que mencionamos la injustificada o quizás malintencionada cuestión de la demora en la renovación parcial de las autoridades de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones, surgidas de democrática elección para cumplimiento nada más y nada menos que de la letra de la Ley respectiva y vaya casualidad, pocos días después conocemos que el Ministro Granados ha firmado ¡por fin!, la resolución respectiva para que ese relevo se produzca.

Leer: ¿Qué le deja a la policía de la Provincia la gestión del Ministro de Seguridad Alejandro Granados?

No seremos tan soberbios como para pensar que nuestra humilde editorial pudiera haber incidido en algo en tal decisión, pero a lo mejor sumada a la desesperante búsqueda del gobierno provincial que se aleja de votos partidarios, ya no para la causa perdida de la provincia de Buenos Aires, pero si para la contienda nacional, y teniendo en cuenta que  como se dice popularmente, “no creemos en las brujas, pero que las hay, las hay”, lo cierto es que ese demorado nombramiento parece haberse producido y aunque muy tarde, para todos y también para los buscadores de votos, bienvenido sea y desde nuestro lugar deseamos éxitos en su gestión a los nuevos camaradas que se incorporan a la conducción de la Caja, aunque aún nos duela que la mitad del directorio  continúa en ejercicio de su designación “a dedo” y no surgida de la voluntad de los beneficiarios del sistema, pero esperamos con gran confianza que esta resulte la última vez que los policías resultemos víctimas de arreglos personales y otros intereses que no sean los de todos los integrantes y beneficiarios del sistema.

Por suerte, una luz se vislumbra al final del túnel que a partir del paso del Gobernador Duhalde y de los gobiernos sucesores, sumió en la obscuridad a la institución policial de nuestra provincia, y jugó con las aspiraciones que en la carrera policial tenían miles y miles de camaradas. Por suerte el voto policial castigó a sus verdugos, el afán de los camaradas en actividad por ejercer su derecho a votar a pesar de las limitaciones que les impuso el gobierno provincial, no obstante el derecho presidencial que los habilitaba haciendo todo lo posible y en los casos de no poder escaparse de sus puestos para ejercerlo, confiar en sus familiares y amigos dio el resultado esperado, la esperanza renace con un nuevo gobierno que no habla de “purgas”, castigos, “emergencias” y todo lo que bien sabemos por experiencia se hace con otros objetivos que no son la mejora en la prestación del servicio de seguridad que le compete a la fuerza policial, ahora se habla de profesionalización, de derechos, de buenos salarios, de recursos materiales, de legislación, de respaldo adecuado y temas por el estilo.

Los policías hemos hecho valer nuestro voto, ahora todos advierten el poder que se encuentra en nuestras manos, por lo que debemos luchar para que esta sea la última elección en que se niegue a nuestros camaradas en actividad el derecho a ejercer este derecho constitucional tan solo por no haber sido afectados a la mesa en que debía cumplir su misión, precisamente de garantía de orden en tan importante ejercicio ciudadano que paradójicamente a él se le niega nada más que por inoperancia de sus superiores, e irresponsabilidad democrática de un gobierno provincial que nos quiere convencer de otra cosa.

En fin, nuestra editorial que se menciona en primer término seguramente no tendrá nada que ver con el apuro del Ministro para firmar lo demorado por meses, pero “casualmente” así ha ocurrido.

Otros tiempos se acercan y otras autoridades que ojala en el futuro transformen estas realidades ocurridas en nuestra institución tan solo como un mal recuerdo.

Miguel Ángel Reynoso

Secretario General  APROPOBA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*