Ciudad, Información General

El turismo post coronavirus: análisis y resultados

blank

Los principales resultados obtenidos del relevamiento son considerados como “Posibles Escenarios del Consumo y del Turismo Post Coronavirus”, realizado por el Estudio Singerman & Makón, con el apoyo de la plataforma CoLABtur, entre los días 8 y 24 de abril.

INTRODUCCIÓN

A continuación se presentan los principales resultados obtenidos del relevamiento “Posibles Escenarios del Consumo y del Turismo Post Coronavirus”, realizado por el Estudio Singerman & Makón, con el apoyo de la plataforma CoLABtur, entre los días 8 y 24 de abril.

Se trata de un estudio exploratorio que tiene como objetivo identificar tendencias sobre las expectativas de consumo para la etapa post crisis de la pandemia COVID-19 en Argentina, a fin de contribuir a la generación de información útil para el diseño de planes de acción que colaboren a suavizar el impacto negativo de la crisis y potencien de la mejor manera la recuperación de la actividad económica y turística en los próximos meses.

RESUMEN EJECUTIVO

  • La llegada del virus COVID-19 a nuestro país, y la posterior decisión por parte del Ejecutivo Nacional de implementar la cuarentena obligatoria, han generado una importante caída de la actividad económica, y un profundo cambio en los patrones de comportamiento de la sociedad, que podría perdurar en el tiempo.

 

  • Ante esto, se observa que la mitad de los encuestados sostuvo que la crisis generada por la pandemia ha disminuido se nivel de ingresos, mientras que para un 39,4% se ha mantenido en los mismos niveles previo a la crisis.

 

  • Esto ha llevado a que se produzcan dos fenómenos bien diferentes en cuanto a los niveles de ahorro. Por un lado, un 51,6% afirmó que sus niveles de ahorro han disminuido, ante el evidente deterioro de los ingresos. Por otro lado, un 19% ha manifestado un mayor nivel de ahorro, producto de que algunos  de sus gastos han disminuido por efecto de la cuarentena (gastronomía, recreación, transporte, etc.).

 

  • En cuanto al destino de esos ahorros, el 68,8% sostuvo que podrían ser destinados al consumo de bienes y servicios en los próximos meses, factor que será clave para evitar una caída importante en el nivel de consumo agregado. El grupo etario más joven, es el más propenso a destinar sus ahorros al consumo en los próximos meses.

 

  • En relación a los factores que afectan en mayor medida las decisiones de consumo, la pérdida de poder adquisitivo y el aumento generalizado de los precios, han sido los más destacados por los encuestados con un 26% y 23% respectivamente. El miedo a una crisis económica y la posible pérdida de trabajo han sido también destacados en términos generales. Estos efectos, ya venían siendo un problema para la sociedad, por lo que la crisis de la pandemia no ha hecho más que acentuarlos.

 

  • En este sentido, la estabilidad laboral es un problema más evidente en la población joven, mientras que el deterioro de los ingresos se destaca en los grupos etarios medios y altos.

 

  • En cuanto a las prioridades de consumo para la etapa post cuarentena, el turismo lidera el ranking dentro de los rubros no alimenticios.

 

  • En relación a esto, casi la mitad de los encuestados manifestó que la situación de cuarentena hace aumentar sus deseos de viajar. Este efecto es aún mayor en los grupos más jóvenes.

 

  • Entre los principales determinantes que inciden en las futuras decisiones de viajes, se destaca el miedo a viajar por temor a contagios y la pérdida de poder adquisitivo, efectos evidentes que acarrea la actual crisis. El miedo por contagio, aumenta en los grupos de mayor edad.

 

  • Respecto al horizonte de recuperación del turismo, se espera una reactivación de mediano y largo plazo. El 25% de los encuestados, afirmó que realizaría un viaje dentro de 3 y 6 meses, mientras que un 30% lo haría entre los 6 y 12 meses. En línea con esto último, un 49% de los que debieron reprogramar su viaje, lo hicieron para el próximo año.

 

  • Uno de los principales efectos que la pandemia ha generado, y que posiblemente perdure en el tiempo, es que las decisiones de viaje deberán estar incentivadas garantizando la seguridad sanitaria del destino. Así lo afirmó el 38% de los encuestados, evidenciando un cambio de comportamiento respecto a las expectativas de consumo turístico. Como se observa, la cuestión sanitaria desplazó a incentivos tales como planes de financiación o descuentos de precios, primordiales en otros tiempos.

 

  • Aunque la seguridad sanitaria es transversal a todos los encuestados, para los más jóvenes también son relevantes los planes de financiamiento y la promoción de nuevos destinos.

 

  • En este sentido, el 73,6% de los encuestados pondera altamente la relevancia de la seguridad sanitaria, aún por sobre variables tradicionales como precios en destino, costos del transporte y calidad del servicio.encuesta

Lic. Rosa Checa Muñoz 

Los comentarios están cerrados.