Ciudad

El respaldo de Arroyo a la delegada de Sierra echó más leña al fuego

foto_57263011En la víspera la presencia del intendente Carlos Arroyo en la Delegación de Sierra de los Padres lejos de aquietar las aguas turbulentas potenció aún más el conflicto suscitado entre el personal y la delegada Stella Maris Marinier, derivando en el reinicio de las medidas de fuerza.

Arroyo concurrió para expresar su respaldo a la funcionaria a quien los empleados municipales acusan de maltrato y persecución laboral, y poner en funciones a un director general que trabajaría conjuntamente con Marinier. Lo cual provocó como contrapartida la reacción de los empleados que retomaron las medidas de retención de tareas que el mes pasado derivaron en un conflicto que se destrabó transitoriamente con la mediación del director general de la Secretaría Privada, Carlos Irazoqui.

No obstante arrecian los reclamos de renuncia y el malestar contra Marinier, cuya confirmación no ha hecho más que inyectar más presión a la olla.

Cabe traer a colación que otro frente de resistencia contra la funcionaria a quien el “hombre del impermeable azul” brindó su protección lo constituye el persistente malestar de los vecinos de la zona, quienes no solo solicitan la dimisión de la misma, sino también que el jefe comunal cumpla con la promesa de convocar a elecciones.

Los comentarios están cerrados.