Opinión

El peligro de desafiar la ley de gravedad

Números. Amado Boudou, a pesar de su perfil más desestructurado, tendrá un complicado trabajo en estos meses al mando del Ministerio de Economía.
Números. Amado Boudou, a pesar de su perfil más desestructurado, tendrá un complicado trabajo en estos meses al mando del Ministerio de Economía.

Con ediles que se están yendo, con su ciclo cumplido y que muy bien deberían entender que lo que no hicieron en cuatro años no lo podrán hacer en cuatro meses.

Cuál es la posibilidad que el escrutinio definitivo arroje otro resultado que 7 lugares para AM, 3 para la UCR y 2 para el doctor Fernando Arroyo. Es casi de alquimia intencional, la cuarta fuerza (vertiente de Unión Pro) no llega al piso mínimo que le permita ingresar por la ventana. No obstante, hay más esfuerzos de embarrar la cancha que transparencia para alcanzar influir en el número final.

Hay una tracción mutua entre el gobernador y el intendente. Obedecen a una misma línea de órdenes, ambos saben que sus autonomías están bajo el condicionamiento de un péndulo, que no deja de agitarse ante los avatares políticos del matrimonio K.

Scioli y Pulti saben que en el día a día está la diferencia, los esfuerzos y los desvelos son para que nada se les vaya de las manos, que nada se vuelva incontrolable. Aún con la mejor onda, es fácil de percibir que existe una generalizada sensación de desencanto.

La marcha de la economía es nuevamente un termómetro infalible. El ministro de Economía marplatense, licenciado Amado Boudou, emite señales a los mercados pero es evidente que le marcaron la cancha, como a sus antecesores. No obstante sus gestos de apertura, hasta casi sus rasgos humanistas, como estar de novio, enamorado y esquiando, le dan un aire que ha refrescado un ambiente cerrado, ortodoxo, aburrido y acartonado de sus antecesores.

Pero el viejo maestro de la economía y la política, que tomó un país incendiado en 1989, dejó una frase que todavía rebota en los oídos de los más memoriosos: “Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”, dijo el tandilense Juan Carlos Pugliese cuando se les disparaba la inflación en el gobierno de Raúl Alfonsín.

A Boudou también le van a responder con el bolsillo, todos, los mercados, los sindicatos, los empresarios y la gente. No le van a alcanzar los poemas de Neruda, con los que conquistó a su novia movilera, para trocar malestar por bienestar. La pobreza no sólo está en el mensaje que vino del Vaticano, se palpa en toda la geografía del territorio nacional. Es más, hay una tendencia a la expansión ilimitada y bajo esas circunstancias no hay plan que aguante.

En este tren de análisis el rumbo elegido por Pulti fue sellar políticamente su destino a este modelo. No desafió la ley de gravedad, como tampoco lo hizo Scioli, ambos siguen remando, esperando que este torbellino deje de agitarse, aunque no hay datos ciertos que les permitan ser optimistas. El nuevo índice de inflación, las tarifas de servicios públicos, el recorte de subsidios y los problemas de caja los comprometen seriamente.

Pero tampoco pueden esperar que choquen los planetas, arman sus sistemas defensivos y de protección. La provincia de Buenos Aires y la ciudad de Mar del Plata son el firmamento de la Nación, dos diamantes en la oscuridad. Tienen luz propia, por su peso específico e influyen aún en un contexto de convulsión política.

La profunda decisión de la AFA, de romper el contrato unilateralmente con el monopolio del negocio del fútbol, no será para nada anecdótico, tendrá un alto impacto nacional, que todavía no ha comenzado a percibirse en su real magnitud. A tal punto, que abre una nueva agenda política, llena los pulmones de aire a un gobierno sacudido por los resultados del 28-J.

También se vislumbra que la oposición en la figura de sus líderes ha comenzado a pensar más en el 2011 que en la pauperización de un pueblo, que es agredido constantemente en su calidad de vida.

El Gobierno municipal junto a la oposición debe extremar sus esfuerzos para consolidar el sostenimiento de los servicios educativos, por leyes nacionales y provinciales, que respalden ese oxígeno al presupuesto. Hoy un ATN (Anticipo del Tesoro Nacional) puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Las obras que se ejecutan con dinero de la Nación seguirán adelante, pero no se descartan remezones como consecuencia de la situación financiera de la Nación y la Provincia.

El intendente Pulti ha logrado esa singular y postergada conquista, que no debe arrojarse por la borda. No será posible ordenar una ciudad que ha crecido en su conurbanización sin una adecuada atención de los servicios públicos.

El 10 de diciembre llegará en un suspiro, sería una torpeza política no tener en cuenta que la mayoría en el Concejo entregará herramientas que permitan planificar la ciudad, por lo menos para la próxima década. No hay que olvidar tampoco que el Gobierno accederá a una recaudación extra de sobretasa en salud. Hay ejemplos concretos que el Estado no puede vivir de subsidios, se agigantan estructuras que terminan devorándose presupuestos enteros.

Jorge Elías Gómez
jgomez@mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.