Política

El papelón educativo de Scioli

0000149165«Quiero agradecer a la comunidad científica y educativa que esta mañana (por ayer) me brindó su apoyo”, afirmó el candidato a presidente por el Frente para la Victoria Daniel Scioli, durante un encuentro que mantuvo en Capital Federal con un puñado de supuestos investigadores y trabajadores de la educación, en instalaciones del NH Hotel, propiedad del empresario español Aldrey Iglesias.

La realidad es que la movida fue planificada por uno de los personajes más controvertidos del sindicalismo kirchnerista, como es el titular del Suteba, Roberto Baradel, a quien no se le conoce ningún antecedente docente y fue uno de los dirigentes gremiales que más respaldó la candidatura a gobernador de Aníbal “La Morsa” Fernández, un oscuro personaje denunciado por sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

Lo más paradójico es que Baradel, convertido en un ferviente militante sciolista, es uno de los máximos responsables de que en la Provincia no se pueda cumplir con los 180 días de clases que establece la normativa vigente. Eso no es todo: uno de los puntos más cuestionables del gobierno de Scioli es, precisamente, el fracaso rotundo de su política educativa. Las escuelas se están cayendo a pedazos a lo largo y ancho de la Provincia ante la falta de inversiones. Ni siquiera se está ejecutando el presupuesto asignado ya que se estarían desviando recursos para sostener cajas políticas existentes en la Dirección de Escuelas donde, tal como lo venimos denunciando, hay más de 30 mil ñoquis que responden a distintos sectores políticos y sindicales.

Lejos de comprender el mensaje de las urnas, el titular del Suteba ahora está empeñado en poner piedras en el camino a la gobernadora electa, María Eugenia Vidal. Ni siquiera esperó a que asuma el cargo –el próximo 10 de diciembre- que ya salió a amenazar con hacer medidas de fuerza.

El tal el estado desastroso de la escuela pública en la Argentina que ni siquiera Scioli le tiene confianza: decidió terminar sus estudios en una Universidad privada, la UADE, donde logró que se le diera un trato preferencial para culminar una carrera que había empezado hacía más de 30 años y que había dejado de cursar hace dos décadas. Ante semejante desprolijidad, los propios alumnos de la UADE pusieron el grito en el cielo y elevaron una nota de queja, con más de 200 firmas, a las autoridades de la casa de estudios.

El “broche de oro” del acto de ayer fue el lugar elegido: las instalaciones del NH hotel de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, propiedad del polémico empresario Florencio Aldrey Iglesias. Este hotel porteño también será el bunker sciolista en las elecciones del domingo.

Aldrey Iglesias es considerado, en distintos ámbitos políticos, como el “Lázaro Báez” de Daniel Scioli. Y no es para menos ya que el gobernador lo colmó de beneficios. Por ejemplo, en el año 2008 se sancionó la Ley 13813, que fue sancionada en tiempo récord en la Legislatura, que incluyó artículos a medida del grupo económico de Aldrey.

Dicha norma, que facultó al Poder Ejecutivo a concesionar el Hotel Provincial de la ciudad de Mar del Plata, que ya en ese entonces era administrado por Iglesias, le otorgó al concesionario una exención de 10 años del pago del Impuesto de Ingresos Brutos. Como si todo esto fuera poco, meses más tarde, el gobierno provincial le sirvió en bandeja al mismo grupo económico el manejo de Hotel Provincial de Sierra de la Ventana.

Haciendo gala de su amistad, cada vez que Scioli y su esposa Karina Rabolini están en La Feliz se hospedan en la suite presidencial del Hotel Provincial. Lo mismo hacen prácticamente todos los ministros bonaerenses que, para no contrariar a su jefe, nunca optan por ningún otro complejo turístico.

Fuente: Diario Hoy

Los comentarios están cerrados.