Ciudad, Información General

«El mar era un lavarropas, había olas de casi 3 metros»: habló una amiga del nadador desaparecido en Necochea

Noelia también compitió en la Río-Mar 2020 donde Ezequiel Bermejo fue visto por última vez. «La organización descansó mucho en que había kayaks individuales», señaló.

Una amiga de Ezequiel Bermejo, el nadador que desapareció durante una carrera en aguas abiertas en Necochea, aseguró que los organizadores del evento se confiaron en los dispositivos de seguridad gestionados por cada competidor, y que el mar era «totalmente adverso» para la ocasión.

«Cuando salimos de nadar en el río Quequén nos encontramos con un mar totalmente adverso. Cambió mucho la temperatura del agua, estaba fría, muy movidase dificultaba muchísimo el avance para nosotros y para los kayaquistas que nos acompañaban. Hubo más kayakistas que se daban vuelta que nadadores [en problemas]», relató Noelia, una amiga de Bermejo, al canal C5N.

«Eso pasó con el kayak [de apoyo] de Ezequiel. Se dio vuelta en el mar, a 1500 metros, logró volver a subir, tratando de subirlo se le rompe el remo y no puede seguir subiéndolo, le pregunta a Ezequiel si está bien y Ezequiel da el OK. A partir de eso no sabemos nada más», reveló la mujer.

«Para el nadador de aguas abiertas no existe ningún dispositivo de seguridad individual que sea obligatorio«, explicó Noelia, quien también compitió en la carrera del fin de semana, que constó de «10 kilómetros que se nadaron siete en el río Quequén y los últimos tres en el mar».

Noelia conoció a Bermejo en el Club Brown de Adrogué y dio fe de que el hombre «tenía el entrenamiento correspondiente y la experiencia» para participar de carreras de natación en aguas abiertas como la de este fin de semana en Necochea, donde hubo 550 competidores.

Además de su experiencia, Bermejo «contaba con un kayak de acompañamiento individual que se lo había gestionado él, lo había alquilado él, como tantos otros nadadores. Eso no cuenta como seguridad de la carrera«, aclaró Noelia.

«Hay dos responsables: el nadador, que tiene la responsabilidad de estar preparado para afrontar este tipo de exigencia, y yo puedo corroborar que Ezequiel lo estaba porque lo vi entrenar, y por otro lado está la carrera, que tiene que disponer de los equipos de seguridad para una carrera de este tipo. Ahí hubo varios puntos flojos. Estos 200 kayaks de los que se habla no eran de la organización, eran individuales. Lo que había de la organización eran dos gomones y dos motos de agua, para 550 nadadores, lo cual es nada«, reveló.

«La gente cercana a Ezequiel decidimos salir a hablar porque faltó seguridad: en ese mar hacían falta embarcaciones a motor. Con un kayak no hacés nada. Es muy difícil que un nadador le pida ayuda a otro, es difícil escucharlo», sentenció la mujer.

Para Noelia «hacía falta una alternativa de carrera» teniendo en cuenta las condiciones del mar para esa fecha, e incluso señaló que «se había hablado de que si el clima estaba mal en vez de salir para la escollera se iba a salir para el lado de Quequén, que era más seguro y más corto«.

«Había olas de casi tres metros. Era un lavarropas el mar, era muy difícil el avance. Mi kayak se dio vuelta y hubo gente que no pudo continuar y salió del mar sola. No es que todos llegaron menos Ezequiel, él es el único que no aparece«, señaló.

«La organización descansó mucho en que había kayaks individuales y que iba a ser una carrera más tranquila, no tuvo esta precaución», sentenció la nadadora.

Fuente: MinutoUno

Los comentarios están cerrados.