Política

El intendente Paredi el primero en saltar la fila: vacunados vip al palo en Mar Chiquita; más sospechas

blank

Con apenas casi 2.400.000 vacunas contra el coronavirus aplicadas desde el 30 de diciembre, Argentina es uno de los países que menos dosis aplicó, no sólo en el mundo, sino también en la región. El asunto, en sí mismo grave, se agudiza aún más con la difusión de cientos de privilegiados que se han vacunado por fuera del sistema en todo el país. A la revelación que hizo este medio de un listado de “vacunados vip” en Mar del Plata, ahora se suman algunos nombres del vecino partido de Mar Chiquita.

El mencionado distrito abarca las localidades de Coronel Vidal, Santa Clara del Mar, Mar Chiquita, Mar de Cobo, Pirán y Vivoratá. De acuerdo al último Censo Nacional (2010), su población asciende a 21.279 habitantes, aunque hoy se estima en 24.700. La cabecera del Partido es Vidal, pero la ciudad de mayor densidad poblacional es Santa Clara del Mar, con 7.700 personas. El Intendente es el kirchnerista Jorge Paredi, que va por su cuarto mandato, habiendo gobernado previamente la localidad entre 2003 y 2015.

La Municipalidad de Mar Chiquita confirmó que el Jefe Comunal se inoculó el 22 de enero en el Hospital Municipal Eustaquio Aristizábal de Coronel Vidal con la vacuna Sputnik V. Ello ocurrió apenas un día después que la ANMAT recomendara su uso para mayores de 60 años. Paredi, quien cumplirá 70 el próximo 24 de marzo, recibió la segunda dosis el 19 de febrero. 

Pero aquel 22 de enero no sólo se vacunó el Intendente. También lo hicieron su esposa, María Cristina De Dios, y casi una decena de funcionarios y familiares, con el lote 486081120R. La lista se completa con:

Arquitecto Walter Wischnivetzky, Secretario General de Gobierno, DNI 23.124.784, su esposa, María Jesús Adrogué, DNI 25.257.741; el Delegado Municipal de Santa Clara, Antonio Contardo, DNI 12.743.480, y su cónyuge, Noemi Frecina, DNI 13.313.392; el Secretario de Economía de la comuna, Luis Aceituno, como así también la Jefa Distrital de Educación Verónica Serantes, DNI 22.313.163, el Director de Prensa del Municipio, Marcos Raimundi, DNI 35.141.136 y una funcionaria del área, Melany Ibañez Morán, DNI 40.721.578. Dichas personas fueron inmunizadas cuando se había establecido que la prioridad debía ser el personal de salud.

Así mismo, se mencionaron los nombres de más funcionarios, y familiares de aquellos, pero sus casos no pudieron ser debidamente confirmados.

En el “Plan Estratégico contra la COVID-19 en la República Argentina”, diseñado por el Ministerio de Salud por entonces a cargo de Ginés González García a través de la Resolución 2883, se determina que “la población priorizada” será “adultos mayores de 60 años, personal de salud, personal estratégico y grupos de riesgo”. Justamente, la inclusión de personal estratégico es la ventana por dónde muchos se colaron. Tras la salida de Ginés, la nueva ministro de Salud, Carla Vizzoti, redefinió el concepto, afirmando que ingresan dentro de esa categoría aquellos “funcionarios que desarrollen gestiones necesarias y relevantes para el adecuado funcionamiento del Estado”.

A diferencia de lo que ocurrió en Mar del Plata, cuando el pasado 22 de febrero, el Ayudante Fiscal Javier Pettigiani, representante del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires, presentara ante la Fiscalía de Delitos Económicos de Mar del Plata una denuncia penal solicitando que se informe adecuadamente y en detalle la cantidad y la identidad de las personas vacunadas contra el coronavirus en el Distrito, llamó la atención que en Mar Chiquita no se presentó ninguna denuncia ni un pedido de informes por parte de la oposición, y que el tema no trascendiera más allá de sus límites geográficos.

Pero al igual que lo que ocurre en General Pueyrredón, la información sobre la cantidad de dosis arribadas al distrito es escasa e imprecisa. Se estima que entre diciembre y enero llegaron 1200 vacunas. La cifra exacta de vacunados al 14 de marzo, de acuerdo a la Sala de Situación del Ministerio de Salud bonaerense, es de 3.436 personas, correspondiendo 2.790 con la primera dosis y 646 con la segunda.

Desde que comenzó la vacunación, el Intendente Jorge Paredi, una de las 450,000 personas en todo el país que ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el covid, no ahorró elogios hacia las gestiones tanto del Gobierno Nacional de Alberto Fernández como el bonaerense de Axel Kicillof.

“Estamos ante el comienzo del fin de la pandemia, es la campaña de vacunación más grande de la historia y gracias al trabajo del Gobierno Nacional y Provincial, vamos a hacerle frente a la pandemia de manera concreta”, afirmó cuando se vacunó, para enfatizar: “vamos a batallar para que ningún marchiquitense se quede sin sus dosis, estamos vacunando y esperamos con ansias las nuevas dosis”,”.

También señaló que “en Mar Chiquita tenemos puesta la camiseta de la vacuna. El 2021 es el año de la vacuna y eso requiere de un gran compromiso de todos para ser parte de este histórico plan provincial”.

Aunque se trate de un Partido pequeño, Mar Chiquita también tiene algunas historias de presunta corrupción. El Jefe Comunal posee un perfil controvertido. Aunque sus detractores reconocen las obras realizadas en el Partido, no dudan en calificarlo como “un patrón de estancia, al mejor estilo Gildo Insfrán”.

Un recordado caso donde el jefe comunal se vio envuelto en supuesta corrupción, fue el proyecto llamado “Barrio Náutico Lagos del Mar”, emprendimiento que consta de 83 hectáreas, y está emplazado en una zona exclusiva, lindante con la Laguna de Mar Chiquita. El mismo proyecta construir un club house, piscina, canchas de futbol y tenis, y un gran espacio reservado a la naturaleza y la práctica de deportes, en tierra y acuáticos. En septiembre del año 2015, a través de una cautelar dictada por el Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil número 2 de la ciudad de Mar del Plata, se suspendió la continuación de las obras realizadas. El recurso de amparo había sido presentado por la Asociación Civil Casa del Trabajador, a partir de reiteradas denuncias de vecinos sobre el supuesto daño ambiental que estaba causando la construcción del emprendimiento.

Hacia 1996, la UNESCO declaró a la laguna de Mar Chiquita como ‘Reserva Mundial de Biósfera, por lo que la zona cuenta con una protección ambiental. Pero, a mediados del año 2012, durante el tercer mandato de Paredi, el Concejo Deliberante (por vía de la ordenanza 67) desafectó a la zona como ‘Rural’, y la convirtió en ‘Urbana’, permitiendo de este modo el desarrollo del Barrio Lagos del Mar.

 Esta desafectación se llevó a cabo sin el estudio respectivo de Impacto Ambiental, condición indispensable para cualquier emprendimiento. El único ente habilitado para expedir el certificado en la Provincia de Buenos Aires es el llamado ‘Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible’ (OPDS). Pese a no contar con el documento oficial, el municipio avanzó, de todos modos, con los permisos de obra. El conflicto aún se zanjó, aunque con el regreso de Paredi a la Jefatura Municipal, la solución, dicen, estaría muy cerca.

Por su parte, el Delegado Municipal de Santa Clara, Antonio Contardo, integrante de la lista de vacunados, protagonizó un grave hecho en julio de 2020 también ligado a asuntos de medio ambiente, que de no ser porque ocurrió en una localidad alejada de los focos principales, hubiera sido un escándalo.

 El hecho lo desató un pedido de informes sobre un convenio que firmó el Municipio con una empresa para una obra de tendido de red de agua potable, a partir de que se supo que el Presidente de Cooperativa Scyco, responsable de la obra, es Pablo Contardo, hijo del Delegado.

A raíz de estos hechos, Antonio Contardo amenazó a un periodista, Pablo Hunger, por difundir la noticia. “A ese ladrón, hijo de puta, lo voy a partir”, bramó el funcionario. Pese a los pedidos de renuncia, Contardo continúa en su cargo.

Pablo Portaluppi

pabloportaluppi01@gmail.com

Los comentarios están cerrados.