Política

El éxodo K y el P.J, son el hambre y las ganas de comer

Macri-Scioli-Randazzo-y-Massa-658x439¿Por qué pensar que Bossio, Randazzo, Scioli, los Moyano, Pichetto, Massa, etc. son distintos? Son más de lo mismo. O porque no les dieron la plata o tienen un salvoconducto. Jefes de gabinete, titulares de la ANSES, caudillos sindicales y de todas las cajas del Estado, no resisten  los archivos. Se quieren reinventar pateando el tablero, cuando ya la ciudadanía los ha tapado con diarios.

Por ejemplo,  el diputado nacional (FpV) Diego Bossio y el diputado provincial (FR) Mauricio D´Alessandro, se reunieron para evaluar la situación del P.J. Ambos oriundos de Tandil fueron ampliamente derrotados por el intendente Miguel Lunghi quien cumple su cuarto mandato.

Pero no se trató de un resultado de escasa importancia. CAMBIEMOS dobló en votos al kirchnerismo y el massismo juntos, 60 a 30, aproximadamente. El Frente para la Victoria bajó recursos a través de la ANSES (que manejaba Bossio), la UNICEN (Universidad Nacional del Centro), el Club Ramón Santamarina, sus jugadores viajaban en aviones charters en el 2015 y ahora hacen 3 mil kilómetros en colectivo, y con el Plan PROCREAR, que también manejaba Bossio. Más dinero que el total del presupuesto municipal de Tandil.

Esto indica a las claras, que no tuvieron candidatos, que la ciudadanía eligió la continuidad de la gestión y que el kirchnerismo estaba por lo menos extenuado, por ese entonces no se había celebrado la segunda vuelta que consagró a Mauricio Macri presidente. Es necesario aclararlo porque todavía no estaban adentro de la ciénaga actual. En Tandil, CAMBIEMOS logró un éxito similar al obtenido en Córdoba, con un agravante Daniel Scioli era el candidato del Frente Para la Victoria, en su condición de gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

No son realidades aisladas, sino que tienen vasos comunicantes. Se puede pensar que el sindicalismo que responde al P.J. mantenga sus cargos en forma vitalicia, o que la sucesión sea familiar como lo hacen los Moyano. Hugo Moyano persigue el poder de la AFA, con los mismos métodos extorsivos, porque lo llevan en su ADN. Los Moyano no pueden arreglar lo que pasa en el Club Alvarado, pese a haberlo intentado todo. Facundo Moyano es la versión blanqueada, de otros huevos en otra canasta. Le ganó la lidia política a De Narváez, pero la pulseada fue económica, para ser el primer diputado del Frente Renovador. Es parte ahora de la “recuperación” del peronismo.

Que Antonio Caló y Hugo Yasky pasen de aplaudidores en la Casa Rosada a programar paros generales, a partir del día 1 del segundo semestre, aduciendo una ola de despidos que no se produjo y que quizás no se produzca nunca. Que cada corte de ruta o piquete transforme legítimos reclamos embanderados en consignas políticas, da más a desestabilización que a protestas genuinas.

Qué recuperación de las instituciones pueden pretender los argentinos en general y los bonaerenses en particular con Alejandra Gils Carbó y María del Carmen Falbo, mantenidas en sus cargos como jefas de fiscales de la Nación y Provincia, es poco serio en todo sentido. La remoción en el Poder Judicial debe ir hasta el hueso. El Poder Judicial se ha convertido en un arma que apunta a la democracia. No se investiga, no hay sentencia, no hay penas, y su única lucha junto con los empleados judiciales es mantener un alto salario que pague el Estado. Del servicio de justicia que deben aplicar ni hablar.

Cómo podemos pensar, que está asegurada la gobernabilidad de CAMBIEMOS, que ha sido elegido mediante el voto ciudadano, cuando pasamos de los jueces de la servilleta que ostentaba Carlos Corach a los militantes de Justicia Legítima. Hasta consideran inconveniente hablar, mencionar y referirse a la herencia recibida.

Es todo lo contrario, así como se ha luchado para recuperar la democracia, respetar los mandatos constitucionales y el NUNCA MÁS para las dictaduras militares, hay que persistir con energía y resistencia cualquier atisbo de los saqueadores del Estado a través de la política. El kirchnerismo culpó sin desmayo a la década de los ´90 y continuó con la máscara del peronismo con su ensayo populista, del cual tardaremos años en recuperarnos, hasta que el escepticismo comience a dominar la escena de una nueva decepción.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

2 Comentarios

  1. Como siempre, un análisis excelente.
    El actual gobierno –con sus errores y aciertos– camina por un campo minado.
    Los K quieren volver, por más y por todo. Tienen armas y «soldaditos» fanatizados, y algo están cocinando como para que se produzca un estallido social que nos lleve a una guerra civil.
    Los próximos meses serán decisivos.
    Son como un virus. Si no se aplica un antibiótico que los neutralice hasta el último, el organismo puede reinfectarse.
    Estemos atentos.

  2. Cárcel y castigo a todo/a peroncho/a de antes de ahora … estos tipos se cargaron un País … y los siguen votando … que lamentables somos … Justicia popular ; comandos anti-peronchos ; etc. ; etc.