Jorge Elias Gomez, Opinión

El día que echaron a Maradona por la televisión pública

Esta historia tiene varios capítulos y aún no está cerrada, aunque es obvio que se lo comunicaron en nombre de Kirchner y Grondona, para que no rompa más la paciencia, para que no tenga actitudes destituyentes.

Maradona fue con la escupidera a visitar al ex presidente, en su convalecencia: “Quieren que me quede (por Néstor y Cristina)” dijo el 10 a Fernando Niembro, otro protagonista de este capítulo. Él eligió con quien expresarse y dejó a todos los periodistas al margen.

Hoy Kirchner y Grondona eligieron a Marcelo Araujo para comunicarse. Así quieren manejar a los periodistas independientes, negándoles el acceso a la información y sus protagonistas. Por eso la política oficial elige el monopolio del Estado, al cual disfraza debajo de una Ley de Medios o instalando el tema Papel Prensa.

Hace un rato Marcelo Araujo utilizó términos como “clausuradas para el ex cuerpo técnico las puertas de la Selección Argentina”, agregando que la llave la tiene un nuevo dueño, Lionel Messi, una lectura que le baja el pulgar a Maradona, en su intentona de volver a dirigir a la selección nacional.

En realidad Maradona se echó solo. No cabía razonablemente luego de semejante desgaste, una nueva etapa del jugador más grandioso del fútbol argentino de todos los tiempos, como director técnico.

¿Pero cómo se debía parar la operación retorno de Diego? Los Kirchner y Grondona eligieron como portavoz o vocero oficial, a quien se autodefine como “El Relator del Pueblo”. Marcelo Araujo lo ejecutó sin miramientos, por las órdenes recibidas de sus patrones: Kirchner y Grondona.

Así Maradona se enteró que con Fernando Niembro no puede ni que Mancuso se vaya ni que diga que muere por volver a dirigir la albiceleste y que por eso daría un brazo. Todo fue en vano. El tema es confundirse y caer en el juego de incomodar al poder.

Maradona, muchas veces acomodaticio, esta vez osó jugar a fondo. Con Claudia entrevistando a Grondona, con él mismo visitando a Kirchner, para ver cómo anda de sus coronarias o para finalmente arrodillarse públicamente a través de Niembro.

Entrar en las consideración de las contradicciones de la vida de Maradona, fundamentalmente como director técnico, es algo consabido. Pero Diego sufrió el rigor del poder a manos de un asalariado como Marcelo Araujo, que utilizando el autobombo por cadena oficial, utilizando el canal público se promociona postergando relatores y periodistas jóvenes.

Lo vivido, escuchado y visto en la noche de hoy, por el viejo Canal 7, es una verdadera afrenta a la condición pública de su condición estatal. Para no extender demasiado este análisis que surge de la simultaneidad de los sentimientos genuinos, es imprescindible recordar: “El aguante Maradona” de Cristina y las señales de Kirchner para incorporarlo a la política partidaria para lograr su continuidad en el poder. Hoy Maradona es un “piantavotos” y la política le pasó la factura en tal condición. Lo usaron como la profilaxis del poder, para no usar términos más vulgares. El negocio es la política y el fútbol.

Todos reaccionarán mañana a través de los programas deportivos de televisión o a través de los diarios porteños. Pero por qué dejar para mañana, lo que podemos decir hoy.

Jorge Elías Gómez
jgomez@mdphoy.com

2 Comentarios

  1. coincido plenamente con la nota fue una bajada de linea terrible, utilizando a araujo como parlante y aprovechado el pico de horario de la transmision del partido de river…lamentable final de maradona

  2. Bien jorge, todo cierto, abrazo