Arte y Cultura, Cine

El comediante que vino del frío

Por Mex Faliero

Los pingüinos de papá (Mr. Popper’s Penguins / EE.UU. / 2011 / 97 minutos)
Dirección: Mark S. Waters
Intérpretes: Jim Carrey, Carla Gugino, Madeline Carroll, Ophelia Lovibond, Angela Lansbury, Kelli Barrett, Philip Baker Hall, David Krumholtz
Sala y horarios: Cines del Paseo (-35mm en castellano- todos los días: 11:35 – 13:45 – 16:00 – 18:10 – 20:20 y 22:30. Viernes, sábado y miércoles también: 00:50)

Un tipo de buen pasar económico, que vive alejado de su familia y espera el contacto con su padre, un tipo algo distante que reside en la Antártida, recibe en su lujoso departamento un regalo especial: un grupo de pingüinos a los que cobijará como si fueran sus propios hijos. Claro está, de esta relación terminará teniendo alguna lección de vida sobre la familia porque, se sabe, bajo el prisma del cine aleccionador, los animales entienden más estas cosas que nosotros los humanos. O por lo menos que los humanos que viven lujosamente o lejos de su familia. Así las cosas, no parece haber mucho para interesarse en Los pingüinos de papá, título local que la hace parecer una mala tira de Adrián Suar. Sin embargo si decimos que por ahí anda Jim Carrey como este empresario, que el director es el mismo de la remake Un viernes de locos y de la notable Chicas pesadas, y que los efectos digitales parecen estar apuntados a la búsqueda del slapstick animal, tal vez la comedia haga alquimia y la película nos depare algunos buenos momentos. El problema es que Carrey ha funcionado siempre mejor cuanto más alejado del cuento ha estado: El insoportable, El mundo de Andy, Irene, yo y mi otro yo. Y que el director después de aquellas dos gloriosas comedias metió la pata muchas veces. Otro dato que tira en contra es que en la ciudad se estrena solamente doblada al castellano. Una pena.

Atrapada (The Ward / EE.UU. / 2010 / 88 minutos)
Dirección: John Carpenter
Intérpretes: Amber Heard, Danielle Panabaker, Mika Boorem, Jared Harris, Lyndsy Fonseca, Mamie Gummer, Laura-Leigh, Sali Sayler, Sydney Sweeney, Dan Anderson
Sala y horarios: Cine Ambassador (-35mm en castellano- todos los días: 20:10 y 23:00. Viernes, sábado y miércoles también: 01:00)

Para los cultores del cine de terror, el más clásico (y el mejor, dirán algunos), el nombre de John Carpenter es como decir, por ejemplo, Woody Allen en la comedia. Alguien que tomó las enseñanzas del cine clásico y las modernizó incorporando elementos de su tiempo. Carpenter es la claridad narrativa ante todo y, por si fuera poco, en su caso una visión revolucionaria, una mirada caótica sobre su país, que se vio reflejada en películas que se alejaron del terror como Fuga de Nueva York. Sin embargo el terror sería el género sobre el que mejor funcionaría, con películas invalorables como Halloween. Hace algo más de una década filmaba En la boca del miedo, para muchos la última gran película de terror que se ha hecho. Seguramente los cambios provocados en el género, con la invasión del j-horror y la exacerbación del gore, sin climas y con mucha explicitud, hayan generado que su figura vaya perdiendo interés para los nuevos públicos. De ahí, que Carpenter no haya filmado ninguna película durante una década. La vuelta era esperada, pero Atrapada parece no haber conformado a los seguidores del director. La historia es básica: una joven atrapada en un hospital neuropsiquiátrico, que comienza a ver cómo sus amigas van desapareciendo una a una. Por ahí anda un fantasma y, también, el peligro de las identidades dudosas. Dicen, quienes la han visto, que la película no le hace honor al nombre de Carpenter, que recurre al efectismo como nunca antes lo había hecho, y que su desenlace es pueril. Otros han querido ver un corrimiento, un adecuarse honesto al cine del presente. Sea lo que sea, tal vez se trate de una película que alguien que no conoce a Carpenter puede disfrutar mucho más que alguien que conoce la trayectoria y el estilo del director.

Consultar la cartelera acá.

Los comentarios están cerrados.