Deportes

Durmieron a todos: aburrido empate sin goles entre Aldosivi y Huracán

55fdad4a377d3_320x213La hermosa mañana marplatense no estuvo a la altura de un pobre empate sin goles entre Aldosivi y Huracán. El punto es importante para el “Tiburón” porque le permite sumar y de esta manera afianzar su permanencia en la máxima categoría del fútbol argentino.

Desde el comienzo todo fue estudio y con escasa profundidad para ambos elencos que con un solo delantero definido, intentaban generar algo de peligro pero el aburrimiento fue total en las tribunas.

En la visita, Ramón “Wanchope” Abila se quedó dentro del área visitante por estar mejor asistido ya sea por el juvenil Cristian Espinoza, Daniel Montenegro y Mauro Bogado; mientras que José “Pepe” Sand, en los locales, tuvo que luchar y bajar varios metros para tratar de entrar en juego.

Por su parte, el volante central del “Globo” Federico Vismara, manejó la mitad de la cancha y aprovechó el espacio que brindaron los volantes marplatenses. Dentro de lo tedioso que era el cotejo, la primera jugada de riesgo llegó a los 24 minutos, con un centro de Abila que no llegó a ser conectado por Espinoza, luego de una mala salida del arquero Pablo Campodónico.

Aldosivi continuó estancado y sin generar fútbol, solo un tiro de Alejandro Capurro desde 25 metros que pasó por encima del horizontal del arco defendido por Marcos Díaz, fue lo más ofensivo.

Rápidamente Huracán respondió a los 35, con un pelotazo para Abila, despejó de modo imperfecto Jonathan Galván y le cayó a Espinoza, quien elevó el disparo.

Al no contar con profundidad y sin ideas claras, Aldosivi se las arregló para generar peligro con remates desde afuera, como lo hizo Martín Rivero, jugador que encontró bien ubicado al golero Marcos Díaz.

En el complemento los dos conjuntos defraudaron y se conformaron con sumar una unidad, ya que se acercaron en cuenta gotas al arco rival y no tuvieron un jugador que pueda romper el molde.

Estaba claro que los marplatenses necesitaban aire fresco del banco de relevos y por eso Quiroz decidió el ingreso de Nicolás Miracco, quien se paró detrás de Sand y lo asistió dos veces, aunque el correntino estuvo con la pólvora mojada y desperdició las oportunidades.

No muchos más para contar, un córner ejecutado por Rivero a los 30, que conectó Miracco desviado, y a los 33, un tiro venenoso de Espinoza que despejó Campodónico con lo justo.

Muy poco para lo que se jugaban, muy pobre para una mañana de sábado a puro sol, poco peligro y escasa generación de juego en un empate aburrido y mal jugado, que deja al “Tiburón” muy cerca de la permanencia definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*