Política

Dos trabajadores son los chivos expiatorios del ministro Florencio Randazzo

IMG_9963_chica[1]Acabo de ver el informe del Ministro Florencio Randazzo. Muy débil y oportunista. La Justicia determinará con mayor precisión la verdad del caso, “que es lo que realmente paso”.  Ocurre que el argumento con el que despidió a dos trabajadores es ridículo.

La filmación que presenta como prueba, solo muestra el acto posterior al descarrilamiento y es una filmación, no una prueba.

¿Qué deberían hacer los trabajadores frente a la evidencia que las vías se cerraron?

Pensar en término de ocultamiento de prueba como sugiere el ministro, o 2.- Con responsabilidad técnica reparar la falla. Quizás se pueda sumar otra hipótesis.

Utilizar la primera es muy débil. ¿Justo esos dos trabajadores pergeñaron el sabotaje? Deben ser sabios porque estando abierta al vía cuando el tren comienza su paso ¿Cómo sabrían sobre el comportamiento del material que después se cerró y ocasionó el descarrilamiento? Deben ser terroristas, porque ¿Cómo prever que no iban a producirse muertes detrás del accidente? Deben ser tontos, porque a plena luz del día con sus compañeros trabajadores como testigos (más curiosos del mismo tren, gente de la calle que estaba observando y las cámaras del propio tren) se pusieron a ocultar la prueba.

¿Por qué –además- ellos dos y no otros los responsables?

El ministro Florencio Randazzo buscó dos chivos expiatorios. Cosa bien común en los argentinos que regularmente no nos hacemos cargo de nuestras propias responsabilidades. “La culpa la tiene el otro”.

Si hubo negligencia, habrá que buscar el responsable que seguramente no son ninguno de estos dos trabajadores.

Si hubo sabotaje, en cambio, habrá que buscar en los beneficiarios. Randazzo dijo que no cierra ninguna hipótesis. ¿Será Daniel Scioli el principal beneficiario? ¿O Domínguez, Urribarri, Rossi u otro contrincante de la interna? Parece poco probable. ¿Será Pino Solanas especulando con que vuelva a reponerse la “Próxima estación”? ¿Altamira debilitando a Randazzo frente a sus competidores? Felizmente no hubo hechos desgraciados que lamentar y esto nos permite ridiculizar la teoría del sabotaje.

Mucho más concreto es sostener que resulta en un acto de alta irresponsabilidad ser encargado de un área tan sensible como el transporte ferroviario; al mismo tiempo que se hace campaña electoral sobre la base de los resultados en esa la gestión.

Y digo que es irresponsable porque todo lo que acontece en el sistema ferroviario está teñido por el interés político de Randazzo.

Así los tiempos –todo debe ser antes de agosto de 2015 para ganar la interna-, la forma –compramos trenes chinos sin análisis previo y sin licitación porque estamos apurados por las elecciones, la improvisación  -no podemos hacer un verdadero plan ferroviario incluyendo la reconstrucción de la industria-, el mensaje –los 52 muertos de Once no existieron y la corrupción nada tuvo que ver en ello-, etc. complota contra el buen funcionamiento del sistema. Y en eso el mayor responsable es el Ministro. Randazzo debería optar entre ser un buen funcionario abocado tiempo completo a la reconstrucción ferroviaria o ser pre-candidato a presidente. Lo que está claro es que las dos cosas no las puede hacer bien.

Y que resulta tremendamente injusto que dos trabajadores del riel deban pagar los platos rotos de su ambición e irresponsabilidad.

 

 

Los comentarios están cerrados.