Ciudad

Denuncian un basural a cielo abierto en terrenos donados por el Municipio al Obispado

basural a cielo abierto en terrenos del obispado ubicados en el barrio alfarUn vecino del Barrio Alfar efectuó una presentación en el HCD solicitando la intervención del Cuerpo, en el conflicto suscitado en torno a tres lotes donados oportunamente por el Municipio al Obispado de Mar del Plata, situados en la manzana 44, y que con el paso del tiempo se convirtieron en un basural a cielo abierto.

En el conflicto en torno a dichos terrenos, donde funciona un “centro de reciclado”, tomaron intervención los Defensores del Pueblo Walter Rodríguez y Fernando Cuesta.

La Curia deslinda sus responsabilidades, atribuyendo el estado de sus inmuebles a “personas inescrupulosas que han depositado objetos, resultando estas acciones no imputables a nuestra responsabilidad”.

Asimismo aduce que “personal de la Delegación Municipal del Puerto a nuestro pedido concurrieron con maquinarias, vehículos y elementos apropiados para una tarea de desmalezamiento y limpieza profunda, siéndole impedida su tarea por un grupo de vecinos del lugar, los que alegaron sin razón que en nuestros inmuebles funcionaria un “centro de reciclado” de botellas de plástico y destinado a solventar económicamente a una vecina impedida y domiciliada en terrenos linderos”.

Por su parte el vecino cuya vivienda linda con dichos lotes, refiere en la nota 2014-N-301, que “esta Municipalidad hace ya muchos años donó a dicho Obispado tres lotes situados en la Manzana 44 del Barrio Alfar de esta ciudad, linderos a mi domicilio particular, más no soy el único afectado, sino que todos los vecinos de algún modo lo estamos. Tal es así que hace alrededor de dos meses nos reunimos todos los vecinos, y estando presente el presbítero representante del Obispado, le requerimos al mismo que haga limpiar y cerrar dichos lotes, lo cual él mismo se comprometió a realizar. En esa reunión se encontraban presentes y reclamando en tal sentido, entre otros vecinos, el Párroco de la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Señora Presidenta de la Sociedad de Fomento”.

Y que no obstante ello “los vecinos siguen soportando consecuencias que produce ese basural”, añadiendo que hablo personalmente con el Defensor del Pueblo, Sr. Walter Rodríguez, quien entre otras cosas “me manifestó que le consta que esos lotes son un verdadero basural, porque concurrió al lugar junto a la Presidenta de la Sociedad de Fomento”.

La referida presentación ha sido avalada por un grupo de vecinos que solicitan al HCD la construcción, en esos lotes, de un Centro de Salud y de una Comisaría.

Asimismo solicita a la Presidencia del HCD, que “de conformidad con lo establecido en los artículos 35 y 36 del Código de Faltas Municipales, de intervención al Juez de Faltas correspondiente para que aplique al Obispo como principal responsable la sanción correspondiente, y, por otra parte, inicie el trámite de expropiación de esos terrenos del Obispado, para en su momento darles a los mismos el destino que mejor convenga”.

Este Portal consultó sobre esta controversia, al Defensor del Pueblo Walter Rodríguez, quien indicó que “el Delegado de la Vieja Usina ya había dispuesto la limpieza de los terrenos; y para que no haya un encontronazo entre un grupo de vecinos, que ocuparon dos de los tres lotes, donde realizan actividades de reciclado y el Obispado, mediamos nosotros dando intervención al Banco de Tierras. Así fue como tuvimos una reunión con las partes, en la cual participó el sacerdote de Padre Pio y el representante legal de la Curia y acordamos que se averiguaría en qué terrenos podrían continuar realizando dicha actividad y de esa manera liberar los tres terrenos en cuestión y proceder a la limpieza y cercado de los mismos”.

Rodríguez explicó que “la familia, que realiza el reciclado, está instalada en un terreno delante de los del Obispado, y tomaron dos de ellos para esa actividad. El Obispado los intimó oportunamente a que van a tomar posesión de los terrenos y ahí empezó el problema. A su vez, el vecino lindero a esos terrenos hace la denuncia e intíma al Obispado porque realmente es un caldo de cultivo de ratas y de mugre.

“De modo que estamos en las tratativas, tratando de buscar una solución para que los terrenos sean restituidos al Obispado, que se proceda a la limpieza, se cerquen y se piense en hacer algo de utilidad para la comunidad vecinal”, concluyó el Defensor del Pueblo.

Cabe traer a colación que estos terrenos identificados catastralmente como Circunscripción IV, Manzana 44, Parcelas 1, 21 y 22 fueron cedidos al Obispado local, hace trece años. La donación, que incluyó, además, una parcela ubicada en el Barrio Santa Rosa del Mar, se instrumentó a través de la ordenanza Nº 14103, sancionada el 28 de junio, y promulgada el 17 de julio de 2001, que los destinó a la Obra Don Orione de la Parroquia San José, con la finalidad de construir Centros Comunitarios Parroquiales.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.