Política

De la Torre se borró después de las PASO y en Cambiemos le pasan factura

blank

El Ministro de Gobierno está desaparecido en acción, luego de que su boleta local le sacara 15 puntos a la de Macri en su distrito. Radiografía de un sobreviviente.

Una constante de cada elección que se lleva a cabo en la provincia de Buenos Aires tiene que ver con el desfasaje entre los resultados que Joaquín De la Torre obtiene a nivel local y el desempeño de la fuerza que integra en el distrito. Algunos lo llaman traición y otros supervivencia, pero lo cierto es que De la Torre siempre gana y sus socios de turno no.

Le pasó al kirchnerismo y también a Sergio Massa. Hasta en los escenarios más complejos, De la Torre mantuvo la hegemonía en “su” San Miguel. Su arsenal de trucos es infinito: origami electoral, alianzas secretas, candidatos “colados”. Así gobernó sin sobresaltos entre 2007 y 2015, año en que María Eugenia Vidal le depositó su confianza y lo premió con el Ministerio de Gobierno, la cartera de rosca política pura.

La propia María Eugenia Vidal jugó fuerte para sostener a Jaime Méndez, que ejerce el interinato del sillón municipal y fue el candidato en este turno. En 2018 visitó el distrito cuatro veces. En 2019 siguió yendo: el 22 de enero visitó escuelas de verano, el 20 de marzo recaló en el barrio Santa Brígida, el 22 de abril estuvo en una escuela técnica, el 3 de mayo recorrió centros de salud.

Pero, empecinado, De la Torre reincidió con sus mañas. Las encuestas, sus viejas aliadas, le marcaron que el lastre de la boleta de Macri era demasiado. Que ni siquiera la Gobernadora medía bien en su distrito. Y puso manos a la obra: antes de la elección de agosto, en las redes se viralizaron videos donde se veía a los suyos repartiendo la boleta del Frente de Todos, con sus candidatos locales en el final.

El resultado fue una paliza para el Presidente y la Gobernadora: en las primarias, la boleta del presidente Macri llegó al 31 por ciento y la de Alberto arañó los 50. María Eugenia Vidal llegó al 35 por ciento, pero Kicillof la doblegó con 47. Jaime Méndez los superó por 15 y 10 puntos respectivamente: sacó 46 puntos.

Después de la elección, De la Torredesapareció. Literalmente. En San Miguel dicen que está de viaje, que está reponiendo fuerzas. “Es agotador cortar tantas boletas”, ironizan en el Frente de Todos, espacio que se vio perjudicado a nivel local por la estrategia “todo terreno” del exintendente.

Por eso en el Gobierno hay enojo. Un enojo profundo que nadie se cuida de disimular. Anoche, en la mesa de Alejandro Fantino, el panelista Fernando Carnota, le dedicó un segmento a la búsqueda del ministro ausente. Antes que periodismo político, Carnota parecía estar entregando un mensaje. Falta ver si en San Miguel la doble tilde se puso azul.

Fuente INFOCIELO

2 Comentarios

  1. Ya están buscando al paladín de la derrota… El presi apurado, ni bien terminaron las PASO tiró la culpa al electorado, después a los que estuvieron antes… Le dijeron ya pasaron 4 añitos, y ahora tira la culpa a los que van a venir…

  2. era previsible, un gordo kuka como este impresentable…