Política

Congreso: el oficialismo y la oposición llegaron a un nuevo acuerdo por las sesiones virtuales

Se destrabó un conflicto que amenazaba con un bloqueo legislativo. Podrán concurrir al recinto cuatro senadores más, dos por cada bloque.

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio dieron hoy un paso para tratar de bajar la tensión en el Senado, al desactivar una controversia que, con una presentación judicial de por medio, había puesto en jaque el futuro inmediato de la actividad parlamentaria. Luego de varios días de conversaciones entre los referentes de ambas bancas, finalmente se llegó a un acuerdo para que las sesiones virtuales tengan más presencia física en el hemiciclo.

El jefe de la bancada oficialista, José Mayans, y su par del interbloque opositor, Luis Naidenoff, terminaron de cerrar el nuevo acuerdo este miércoles por la tarde y destrabaron así una disputa que empezó hace dos semanas, con el amparo que presentó Juntos por el Cambio en la Justicia y el pedido de que se declarara “nulo” todo lo actuado por la Cámara alta bajo el decreto parlamentario 14/20 que renovó por 60 días el protocolo para las sesiones remotas.
El Frente de Todos repudió oportunamente la actitud de su contraparte, que justificó su presentación judicial al señalar que la aprobación de ese decreto necesitaba una mayoría de dos tercios, es decir que debía surgir de un acuerdo entre ambas bancadas que nunca se realizó, dado que el oficialismo validó la renovación del protocolo con su mayoría simple.

Sin embargo, el conflicto se agravó días atrás, cuando los senadores de la oposición se negaron a firmar dictámenes y se ausentaron en las reuniones de la Comisión de Acuerdos que evalúa los nombramientos de jueces, en una muestra de que la amenaza de desconocer todo lo actuado por el Senado iba en serio. La situación llevó al oficialismo a tratar de retomar el diálogo y abrir una negociación, como había anticipado NA.

Finalmente este miércoles se acordó que puedan participar presencialmente de las sesiones dos senadores más por el Frente de Todos y dos más por Juntos por el Cambio. Esos cuatro -que deberán confirmar su asistencia 24 horas antes de cada sesión- se sumarían a la presidenta provisional, Claudia Ledesma, del vicepresidente, Martín Lousteau, y de los vicepresidentes primero y segunda, Maurice Closs y Laura Rodríguez Machado, que hasta ahora eran los únicos que podían concurrir al recinto.

Así, habría en total hasta ocho senadores sentados en sus bancas en las sesiones, mientras el resto de los legisladores participarán por videoconferencia como viene ocurriendo desde mayo debido a la pandemia.

Esta disposición fue oficializada por el nuevo decreto que firmó la presidenta del Senado, Cristina Kirchner, para modificar el anterior luego de que los referentes de los dos principales bloques de la Cámara cerraran el nuevo acuerdo, según confirmaron fuentes parlamentarias a Noticias Argentinas.

El desacuerdo había amenazado con terminar en un bloqueo legislativo que, en el futuro inmediato perjudicaba a ambos sectores.

La bancada del Frente de Todos corría con el riesgo de que cualquier proyecto que aprobara terminará invalidado por la presentación judicial de la oposición, pero en tanto eso no ocurriera Juntos por el Cambio corría a su vez con el riesgo de faltar a la próxima sesión, en la que el oficialismo avanzará con el proyecto que baja la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires, el bastión electoral del frente que integran el PRO, la UCR y la CC.

Al solucionar el conflicto con un nuevo acuerdo, Cristina Kircner convocó a una sesión para el próximo viernes con el fin de aprobar esa iniciativa y la oposición se prepara para dar la discusión en defensa del Gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, referente de la coalición, y ahora con mayor presencia de sus senadores.

Fuentes parlamentarias deslizaron a Noticias Argentinas que, en principio, asistirían a esa sesión el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, en tanto que por el oficialismo se sumaría la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, quien suele participar de las sesiones por videoconferencia pero desde su despacho en el palacio legislativo.

Si bien el debate sobre el proyecto será largo e intenso, dado que el tema de la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires es uno de los puntos centrales de desacuerdo entre el Gobierno y la oposición, el clima podría verse más distendido por el nuevo acuerdo.

 

Por Pablo Sieira – NA

Los comentarios están cerrados.