Policiales

Condenado por homicidio se escapó del Centro de Menores de Batán

 

centro-de-detencion-de-menores-de-batan-640x360Un joven que en octubre pasado había sido condenado a seis años y siete meses de prisión por el crimen de Valeria Ortiz, en el interior de un almacén de calle 71 entre 78 y 80 de la ciudad de Necochea, se habría fugó el sábado del Centro Cerrado de Menores de Batán.

La novedad se conoció cerca de la medianoche del sábado mientras que fuentes policiales informaron que horas antes fueron alertadas de esta situación por parte de las autoridades del penal batanense.

En consecuencia, todas las dependencias policiales de la ciudad y el Comando de Patrullas tienen la notificación de lo ocurrido y el adolescente es intensamente buscado en Necochea y aledaños.

No se conocieron los detalles acerca de cómo el menor condenado logró eludir las custodias del personal del Servicio Penitenciario bonaerense ni tampoco la forma en que logró escaparse del edificio situado dentro del mismo predio de la Unidad Penal 14 de Batán.

En lo que respecta a la sentencia, el prófugo de 17 años, cuando participó del robo al almacén donde luego falleció la joven Valeria Ortiz (32) producto de recibir un disparo de arma de fuego a la altura del pecho, fue condenado en octubre pasado a la pena de seis años y siete meses de prisión.

El chico, el cual no se brindaron sus daros filiatorios, se hallaba alojado en el Centro de Recepción Cerrado de Batán a los fines de cumplir con el castigo impuesto por la jueza unipersonal María Angélica Bernard, del Juzgado de Responsabilidad Juvenil de Necochea.

Por su parte, hasta que la sentencia quedase firme, el adolescente fue beneficiado con la medida de salidas laborales para trabajar en un lavadero ubicado en el área céntrica de la ciudad de Batán.

Por razones legales no se da a conocer la identidad del menor que fue condenado por el delito de “homicidio en ocasión de robo”, del que resultaron víctimas los comerciantes Héctor Couto, Graciela Gómez y la empleada del mercado, Valeria Ortiz, quien murió tras recibir un disparo de una pistola calibre nueve milímetros.

El violento episodio se produjo alrededor de las 22 del 28 de febrero de 2015, en el negocio de calle 71 entre 78 y 80, donde Ortiz trabajaba durante los fines de semana. La joven falleció en los brazos del dueño del comercio, tras recibir el proyectil que salió de la pistola que manipulaba Iván José Gutiérrez (21), quien fue condenado a principios de julio último a la dura pena de 22 años de cárcel.

Según fuentes consultadas de la Fiscalía de Menores, al adolescente de 17 años estuvo detenido durante un año con un tratamiento tutelar en el Centro Cerrado de Batán, donde cumplió con sus estudios de nivel secundario y al final alcanzó un promedio de 9,80.

Tras la sentencia del Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil, se supo que el chico tenía una medida de acercamiento familiar cada quince días en Mar del Plata.

Los comentarios están cerrados.