Deportes

Con Flor como estandarte, Quilmes derrotó a Gimnasia en el Polideportivo

Quilmes se quedó con un fantástico partido de local en el Polideportivo, después de vencer a Gimnasia de Comodoro por un sufrido 96-88 y conseguir una victoria valiosísima en su lucha por escalar posiciones en el Sur. El héroe de la noche fue Eric Flor, determinante en el despegue del tercer periodo y de tarea descomunal al despacharse con 37 puntos (6/9 en triples), su máxima de tantos en Liga Nacional.

Gimnasia tuvo una mejor iniciativa en el amanecer del juego, con Vargas teniendo unos muy buenos minutos y el manejo de De Los Santos. Quilmes lo equiparó, primero con un buen caudal de puntos de Robinson y luego cuando Flor se fue soltando. A medida que el escolta se fue sintiendo más cómodo (7 de los últimos 10 tantos), Quilmes gravitó, sumó el interesante aporte de Sansimoni y mejoró con creces.

Aun así la visita tuvo una buena respuesta, ya que la clave pasó por De Los Santos y su inclinación a atacar constantemente el lado de Vildoza. El base de los comodorenses ganó ese mano a mano con el tiro perimetral, y por eso Quilmes cerró el primer capítulo arriba por apenas la mínima diferencia (24-23).

Gimnasia fue sumando más argumentos con el correr de los minutos, porque Simondi tuvo un alentador ingreso y aparecieron cartas de buen rendimiento como Rivero y Romero. Quilmes no provocó demasiado, porque tuvo algunas ráfagas de Vildoza y de Basualdo pero estuvo lejos de su conocido nivel. No obstante, los de Bianchelli aprovecharon unas series de desatenciones en la visita para irse al descanso largo con buen semblante: 40 iguales y panorama abierto para el complemento.

Quilmes arrancó mucho más firme tras el entretiempo. Lo hizo fortaleciéndose en el fondo, aprovechando muchos errores de Gimnasia (con pérdidas, malos pases y sin efectividad) y castigando a contragolpe. No obstante, el disparador inicial de esa mejoría fueron dos triples de Flor, quien empezó a encenderse desde entonces.

Con el ex San Lorenzo más la compañía de Robinson, el Cervecero se fue devorando a Gimnasia con una carrera de 21 a 12, escapándose a 61-52 a menos de tres minutos para finalizar el parcial. Flor había hecho 15 de esos 21 tantos que sirvieron de disparador para el local, con Quilmes mostrándose claramente superior aunque con Gimnasia aún en juego. Los comodorenses acabaron el tercer parcial con una luz de esperanza en el marcador, pero ante un anfitrión que se potenció demasiado y parecía empezar a liquidar la historia: 66-59 al entrar al último periodo.

Los marplatenses alimentaron su confianza mucho más en el arranque del episodio final, llegando a tomar una brecha de dieciséis (83-67) con el liderazgo absoluto de Flor. Se sumaron Robinson y Eslava al goleo, pero Flor se robó todo el protagonismo apoyado en su exquisita efectividad y una noche donde ofensivamente fue imparable (superando y ampliando su máxima de anotación desde que está en la Liga).

De todas formas Gimnasia tuvo rachas y muchos puntos en distintas manos para conservar su ilusión. Aparecieron dos triples de Schattmann, una ráfaga de Fernández Chávez y algo más del trabajo de Romero y Rivero. Así, Gimnasia nunca bajó los brazos.

Los de Gonzalo García nunca dieron por muerto el partido y enviaron un llamado de atención a Quilmes, pero aunque se aferraron a la ilusión hasta los últimos minutos nada cambió la tendencia de unos marplatenses que terminaron festejando: 96-88 de la mano de un descomunal Flor y en una victoria vital en su búsqueda de ascender posiciones.

Los comentarios están cerrados.