Jorge Elias Gomez, Opinión

Colapso bancario: con otro gobierno era un paro nacional por tiempo indeterminado

 

El BCRA, ANSES y la Asociación Bancaria, son parte del problema: jubilados y beneficiarios los rehenes de un sistema. En el poder político está inserto este modelo de conducción y complicidad.

Lo menos que podía hacer Alberto Fernández, era montar una sobreactuación en modo furia, enojado y estallando de bronca. Lo mismo que con Ginés González García y Felipe Solá, entre otros miembros de su gabinete. Palazzo y Moyano son hombres más fuertes que los propios ministros en este esquema.

Si hubieran sido oposición, con afinidad en un congreso de fuerzas equivalentes, impulsaban una segura desestabilización de un gobierno con otro signo y color político. Palazzo cerró los bancos  desde el  20 de marzo, en una actividad caracterizada como esencial, destinada a no lastimar más aún a una ya resentida actividad económica. Si el BCRA hubiera decidido a abrir, todos los bancos tienen que abrir, aunque para los negocios de Palazzo no era conveniente.

“Recibí un audio del señor presidente (por Alberto Fernández) con un especial reconocimiento hacia los trabajadores bancarios por haber atendido en los bancos”  con esa novedad casi de índole privada, Sergio Palazzo, el viernes por la tarde hizo un tour en programas periodísticos de radio y televisión de Capital Federal.

El secretario general de La Bancaria se estaba lavando las manos con la cortina, ante el estrago que habían causado en la franja más vulnerable de la población. La maniobra – calificada como brillante -fue adjudicada a su equipo de comunicación, que ante la colosal explosión negativa que había cobrado su jefe, lo mandaron a instalar su mensaje.

Palazzo era el único que ponía la cara ante el silencio de Pesce (Miguel)  y Vanoli (Alejandro) y la estrategia resultó, en principio, exitosa. Esa actitud mereció el llamado presidencial que quedó grabado en el teléfono de Palazzo.

Este es un montaje oficial, acordado entre organismos y sindicalistas, a los efectos de escapar a sus responsabilidades. No existe ninguna probabilidad que Palazzo, Pesce y Vanoli actúen en desconocimiento entre ellos y cada uno de ellos de los dos restantes,  de cuáles son las acciones a seguir.

El colapso fue de tan envergadura que Palazzo para salvarse salió a revolear la media. Cayeron los bancos privados (no en el Nación y el Provincia donde tiene su base de poder), también fue implacable con los medios de comunicación, los jubilados, los beneficiarios de los planes sociales, y metió en la bolsa a sus socios la ANSES y el BCRA.

Palazzo es un sindicalista anacrónico que arregla condiciones laborales y aumentos a empleados bancarios, sin reparar cuáles son los adelantos de la tecnología de las operaciones bancarias, que permite depósitos y extracciones en cajeros automáticos, home banking y banca telefónica, que postergan engordar su gremio con el aporte de empleados.

Para el presidente de la Nación Alberto Fernández,  el bancario Sergio Palazzo y el camionero Hugo Moyano son una suerte de “alma mater” del sindicalismo argentino, si nos atenemos a los improcedentes y desmedidos elogios que le prodigó a Moyano en oportunidad del acto en el Sanatorio Antártida.

Para ir atando cabos Moyano es el presidente de Independiente, en el club de Avellaneda, Palazzo es el primer vocal, de la misma lista, obvio. Ambos. Moyano y Palazzo, son parte de la vitalicia conducción de sus gremios argentinos, aunque en el caso de Palazzo,  es el sucesor de su mentor Juan José Zanola, cuya historia plagada de irregularidades es conocida al frente del sindicato.

No hay ninguna chance que tanto Vanoli, como Pesce y Palazzo estuvieron en desconocimiento de lo que iba a ocurrir el viernes con respecto a los desbordes ocurridos en los bancos. Muchos de los residentes en el territorio bonaerense, son quienes usan la tarjeta en sedes bancarias de la Capital Federal. Palazzo instaba hasta hace pocos poco volver al bolsín y a los buzones como hace 30 años atrás.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Notas vinculadaS: 

Ya cuando “Ventajita” toma a un país de pelotudo, estamos hablando de otro tema

La tarjeta Alimentar y la inoportuna visión de impacto económico

Sosías: Tapia, Moyano y Tinelli,  con caras parecidas al gabinete de Alberto Fernández

Mar del Plata en zona de turbulencias, ajustarse los cinturones

Baradel baja la bandera de SUTEBA y ahora usa el modo docentes en silencio

Cuando Ricardo Alfonsín renegó por el primer triunfo de CAMBIEMOS en Marcos Juárez

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Margaritos se van arrastrados por Massa y se lanzarán en Mar del Plata

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Súper población en el cuarto piso

3 Comentarios

  1. Palazzo presionó hasta que logró cerrar los Bancos.Presionaban a los bancarios a no ir a trabajar.
    Estas son las consecuencias, los bancarios trabajando un sábado y domingo.
    Si Macri hubiera hecho trabajar a los bancarios un fin de semana, le incendiaban la casa rosada.
    Palazzo es un vago y si fuera digno, tendría que renunciar.

  2. y tantos actos como este…cuando cambiron…(no derogaron la formula de los jubilados)…hasta el del mortero salio a la luz…xeso nadie puede gobernar mientras el pais, se lo maneje con los que quieren que estos rufianes nos gobiernen…sera asi x el tiempo de los tiempos….

  3. Raúl Frati Luque

    Alberto Fernández se llevó puestos a los carneros de la Bancaria.
    A estos vagos los van a hacer atender 2 horas más por día.Le salió,el,tiro por la,culata a Sergio Palazzo.
    Dan pena los delegados bancarios…..cagones