Ciudad

Caso Lucía: la justicia analiza evidencias que vinculan al círculo del poder municipal

thumbnail_municipalidad10El subsecretario de Salud, doctor Pablo De La Colina, fue el primer integrante del gabinete municipal, que tomó contacto directo con los hechos que por sus características dejaron perplejo al mundo. Ensañamiento y violencia extrema, se reflejaron en las declaraciones de la fiscal interviniente en la causa, doctora María Isabel Sánchez, quien describió el hecho “La víctima fue sometida a una agresión sexual inhumana por dos personas que están detenidas. La drogaron, la violaron y la llevaron a la sala de salud de Playa Serena, donde se intentó reanimarla pero no se consiguió”.

La intervención de De La Colina, cobra inusitada trascendencia por tratarse de un centro oficial de atención primaria de la salud, ubicado en la zona periférica de la ciudad. El profesional es funcionario municipal y sus declaraciones cobran importancia excluyente en la investigación que lleva adelante la fiscal interviniente.

Según se refirió, el subsecretario De La Colina se encontraba en reemplazo del jefe de la unidad Sala de Salud de Playa Serena, el sábado 8 de octubre a la mañana, debido a que el titular debió ausentarse por un problema personal, de acuerdo a lo informado.

Pero si bien De La Colina, iba a ser el primero, no iba a ser el único integrante de alto rango municipal, en la causa que avanza en la investigación judicial. Se conocería después, que el doctor Cristian Prada, también cobraría notoriedad en el caso. El letrado, a la sazón era el director General, Control y Supervisión de los Servicios de Seguridad Privada de la MGP, cargo que directamente depende de la Secretaría de Seguridad, cuya responsabilidad de hecho, ejerce el propio intendente municipal doctor Carlos Fernando Arroyo, por una decisión política propia, desde el alejamiento del doctor Julio Razona, tras uno de los escándalos más resonantes de la gestión en el amanecer de este gobierno.

¿Pero serían sólo De La Colina y Prada, los únicos funcionarios políticos involucrados en la investigación? Este interrogante, espera ser develado con el análisis de los cruces de llamadas de aparatos telefónicos, que se llevan adelante en el expediente judicial, cuyos resultados cobran inusitada importancia, ya que en principio no se descarta la intervención de otros, no menos importantes, miembros del gabinete del doctor Arroyo.

A esta altura, también se desconoce cuál era el grado real de conocimiento de la situación, que tenía el propio jefe comunal, de manera simultánea a los acontecimientos. Es decir fue informado correctamente en tiempo y forma, o corrió detrás de los hechos, como quedó comprobado con la destitución sumarísima del abogado Prada, quien se había hecho cargo nada menos de patrocinar a uno de los detenidos, por uno de los más aberrantes crímenes sucedidos en la ciudad, según las propias declaraciones de la fiscal, las cuales dieron vuelta al mundo por su gravedad.

Según la información que ha trascendido, a la que ha accedido exclusivamente mdphoy.com, habrían existido en la línea de la cadena de órdenes municipal, una serie de determinaciones que culminaron en la primaria designación de Prada, se concluye que la misma no hubiere resultado casual, según se conjetura ¿Cuál es el vínculo profesional existente entre los protagonistas y a qué certezas conducen? también son materia de investigación.

Los datos que contienen un explosivo caudal político, se han encadenado de manera tal, que comprometen a sus protagonistas en grado sumo. Desde qué posición del organigrama municipal se compartió a todas luces equivocada decisión, de que uno de los máximos integrantes de la Secretaría de Seguridad, brinde servicios profesionales a uno de los detenidos por el asesinato de la joven Lucía Pérez. Surgiría allí un vínculo sobre el cual cayeron serios cuestionamientos, dado el carácter público y la participación de un funcionario dentro del fragoroso expediente que ventila el caso policial, que ha conmocionado y sensibilizado a la opinión pública.

Según surge de la investigación que lleva adelante la fiscal Sánchez, y por declaraciones de dos de los detenidos: Offidani y Maciel, al cuerpo de Lucía, luego de intentar reanimarlo, lo trasladaron pasado el mediodía del sábado 8 de octubre, en una camioneta, hasta la sala de salud de Playa Serena. Allí estaba De La Colina, el subsecretario de Salud.

Lo que se procura establecer es, cuál es el grado de relación existente entre uno de los más estrechos colaboradores del intendente y el escribano Offidani, padre de uno de los imputados en la causa, sobre el cual pesarían otros antecedentes, que tienen especial conexión con las características que rodean al hecho y las derivaciones del mismo. La información que ha trascendido, es la existencia de una relación profesional entre un abogado, que no es ajeno a los temas de mayor complejidad que debe decidir el jefe comunal y la escribanía de cuyo registro es titular el padre de Juan Pablo Offidani.

La misma se sostiene a través de las declaraciones periodísticas sobre el peritaje de llamadas telefónicas que giran en torno a la investigación. Al respecto, la abogada defensora que representa a la familia de Lucía Pérez, doctora María Marta Iacoi, sostuvo: “esa prueba fue solicitada por la Fiscalía de oficio, ya estaba pedida antes que nos constituyéramos como particulares damnificados. Al día de la fecha esa prueba no está concluida, con lo cual no tenemos acceso a algo que todavía no aparece en el expediente. Offidani  en su declaración hace referencia que con los otros imputados tienen relación desde hace un tiempo, así que es probable que surja entrecruzamiento. Hay varios celulares secuestrados, así que el proceso puede tardar un mes o más, estamos hablando de un hecho grave con muchas cuestiones para dilucidar. La Fiscalía está en plena etapa probatoria y hay muchas medidas pendientes de la Fiscalía y nuestras que pedimos en las últimas horas”, declaró, agregando que “vamos a estar esperando las pericias de los llamados, para trabajar acerca de los datos que surjan, poder aclarar que sucedió y la relación entre los imputados”.

Como se recordará, por el conmocionante hecho, personal policial detuvo a tres personas: Matías Farías (23), Juan Pablo Offidani (41) y Alejandro Maciel (61), este último está acusado de encubrimiento.

Los comentarios están cerrados.