Carta de Lectores

Carta de mi recuerdo a Roque Di Caprio

Roque Di Caprio militando por la democraciaQuerido e inolvidable amigo Roque Di Caprio: Un 10 de enero de 1990 decidiste dejarnos por designio de Dios y hoy reacciono y me doy cuenta que ya han pasado 25 años.

Hoy estarías pisándome los talones en años vividos y haciendo una retrospección recuerdo los momentos compartidos en común. Desde la creación de la Renovación en Mar del Plata, pasando por la lista verde local que adhería a nivel nacional a Rodríguez y a Klosterman (asesinado por los montoneros), por la creación de la lista 17 en 1983 de la cual fuiste fogonero, por aquella inefable reunión que armaste en el teatro de Canillitas donde hiciste subir a todos los que querían ser candidatos a Intendentes para que explicaran porqué el deseo, a nuestra amistad en común con Coco Taraborrelli y Luisito Macaya con quienes compartimos tantos momentos y reuniones, por los sándwiches que le hacías preparar a mi mujer cuando nos reuníamos al mediodía a discutir problemas en mi domicilio de Moreno 3040, y porque no decirlo, cuando te di las primeras clases de tenis en las canchas de la calle Patagones y decidiste adoptar ese deporte. También recuerdo tu cara de ansiedad cuando compartías tu momento de ansiedad con Julito Guma en la oficina de Mauro mientras hacíamos el recuento del contenido de mesas escrutadas donde Uds. iban de candidatos a Senadores.

En fin, mucho podría escribir sobre lo compartido, pero en el deseo de ser justo, mientras ejercí mi vida profesional y más allá de mis posibilidades de error, fuiste el único sindicalista que recuerdo que se podría haber presentado como candidato a Intendente de Mar del Plata con posibilidades de ganar. Puede decirse que la gente te respetaba.

Recuerdo que fuiste un Demócrata Republicano, al punto tal que en algunas charlas de café mantenidas post Intendencia con Angel Roig, cuando hablábamos de vos no tenía más que palabras de elogio hacia tu persona.

Es cierto que la vida y la realidad cambia a los hombres, pero déjame soñar que quizás en Mar del Plata las cosas serían mejor si vos vivieras.

Tano, desde el recuerdo déjame tenerte presente por tus actitudes, por tu sana viveza, por la incondicionalidad con tus amigos y por la bonhomía con los no tan amigos, además de tu sana coherencia que te acompañaba siempre.

Amigo descansa tranquilo porque el mejor recuerdo que pueden tener hoy tus hijas es la herencia que les dejaste por tu conducta pública.

Chau Tano.

Los comentarios están cerrados.