Cultura

“Carlos Gardel fue el fruto de un amor prohibido”

12308827_451659181706895_4369450990834733987_nLo afirmó en diálogo con mdphoy.com, la docente y escritora Elena Irene Gardes,  quien asegura ser la sobrina nieta del mítico Zorzal Criollo, tras la proyección del DVD “Carlos Gardel, fruto de un amor prohibido”, enmarcada en la undécima Feria del Libro “Mar del Plata Puerto de Lectura”, que tuvo lugar en el recinto del Concejo Deliberante.

Acto seguido, Gardes reafirmó que “Gardel nació el 11 de diciembre de 1890 en Francia. Porque cuando estuve en el Registro Civil de Toulouse, el director me reconoce como familiar directa y me permite bajar desde la computadora, la partida de nacimiento donde se documenta que era hijo de Berta Gardes y padre desconocido. Y accedió ante mi pedido para certificar que yo había estado allí y colocarle el sello de los archivos departamentales de Toulouse”.

Asimismo,  refirió que “cuando era pequeña escuchaba relatos y conversaciones de mi abuelo Eduardo Gardes sobre nuestra familia que vivía en Francia pero cuando yo preguntaba no me querían contar y esto me despertó una gran curiosidad. Crecí y la pregunta seguía latente ¿Por qué no se podía hablar de Berta Gardes y de la familia de Francia? Esto me impulsó a buscar respuestas y documentación sobre mis orígenes franceses y la relación de Berta y su hijo Charles Gardes más conocido como Carlos Gardel”.

10409187_451659258373554_5881938614789896274_nDocumento: la partida de nacimiento de Carlos Gardel donde certifica que nació en Francia.

A los 12 años su abuelo Eduardo Gardes le revelaría el secreto familiar entrelazado al nacimiento de un hombre señalado por el destino para morir en una tragedia de aviación que lo elevaría en el corazón de sus admiradores, a las alturas  míticas.

“El secreto revelado por mi abuelo quedó  dentro de mi corazón y de mi mente, junto al deseo de unir a la familia y rescatar la memoria de Berta para reinsertarla en el árbol genealógico del cual había sido desterrada por mi bisabuela, Lucia de Gardes”, asevera la descendiente del “Morocho del Abasto”.

Emprendería ya de adulta una ardua búsqueda de sus orígenes familiares para revelar el misterioso secreto sepultado durante más de un siglo, desentrañando la trama de un amor prohibido que se remonta al día en que “Berta Gardes  quedó al cuidado de mi bisabuela que se llamaba Lucia de Gardes y allí se crió junto a mi abuelo Eduardo y sus ocho hermanos”.

Así pues Irene, comentó que “en su adolescencia Berta se enamoró de su primo José, uno de los hermanos de mi abuelo, que para colmo era seminarista. Un amor prohibido entre primos hermanos  para los mandamientos familiares de aquella época. La historia de amor continúo hasta que Berta tuvo 25 años y quedo embarazada. Pudo ocultar su embarazo hasta los siete meses hasta que fue descubierta por mi bisabuela Lucia que la echó de su casa, diciéndole: “pequeña puerca”. Y se refugia en un hospicio para madres solteras. Llegó a allí en estado de desnutrición y al cabo de dos meses nace su hijo al que le pone el nombre de Charles Romuald Gardes”.

“A causa de estos hechos -prosigue- José Gardes fue enviado al exilio, a las misiones que la orden religiosa tenía en África y  luego a Asia. La familia Gardes decidió emigrar a la Argentina debido a la vergüenza vivida por el incidente de Berta con un miembro de la Curia. Primeramente se radican en Trenque Lauquen para no residir en el mismo lugar que los otros compatriotas del contingente que se asentaron en Pigüé dado que ellos conocían lo que había acontecido en Francia”.

“Finalmente debido a los malones que azotaban en Trenque Lauquen se establecieron definitivamente en Pehuajó. Por su parte Berta, al enterarse que su familia había emigrado a la Argentina hace lo propio y desembarca en Buenos Aires el 7 de marzo de 1893 con su pequeño carlitos de dos años y seis meses”. Agregando que “José cuando se entera del nacimiento de su hijo, se escapa de las misiones y luego renuncia al seminario, terminando sus estudios como profesor. Junto con mi abuelo Eduardo emigra a nuestro país y se entera que Berta lo estaba buscando, pero mi bisabuela Lucia de Gardes, no le permitió darle el apellido ni siquiera que lo reconociera como hijo”.

La sobrina nieta del primer ídolo musical de la Argentina en trascender las fronteras y convertirse en un fenómeno de masas, concluyó su relato, acotando que “casi seis años después de no haberse podido casar con Berta, José conoce a una señora en Pehuajó con quien se casa teniendo 6 hijos. Allí se transformó en un gran profesor, fundó un colegio llamado Nuestra Señora de Lourdes y hasta el día de hoy es muy reconocido por su trayectoria en la educación de Pehuajó”.

Roberto Latino Rodríguez

Un comentario

  1. Roberto hoy luego de un año. Puedo agradecerte la nota qué me hiceras en el Concejo Deliberante. En tu espacio de cultura, en el diario : mdp. Excelente tu relato. Totalmente fidedigno. Feliz 2017. Abrazo Gardeliano