Ciudad

CAPeCA señala al Estado como responsable de la crisis pesquera

Revista-Puerto-Capeca-01Un duro comunicado emitió la Cámara Argentina de Pesqueros Congeladores sobre la actual situación del sector pesquero, haciendo responsable al Estado Nacional. La inflación, la paridad cambiaria desfavorable para el sector exportador y  el combustible “más caro del mundo”, sumado a la deuda que las entidades fiscales mantienen con las empresas, han sido un cóctel explosivo que ha llevado la actividad a la pérdida total de rentabilidad, según la óptica del sector empresario. Tras enumerar una serie de medidas que consideran deberían tomarse de forma urgente, los empresarios nucleados en la entidad se pusieron a disposición de las autoridades para encontrar caminos razonables de resolución.

“En consonancia con las manifestaciones públicas realizadas por las distintas cámaras y empresas del sector, nuestra Cámara hace suyo el reclamo y considera que desde las distintas autoridades, tanto nacionales como provinciales, debe tomarse conciencia de la gravísima crisis del sector y en función de ello encarar medidas urgentes que permitan devolver rentabilidad”, así dan inicio a la gacetilla de prensa distribuida por las autoridades de CAPeCA, la entidad que nuclea a los armadores de buques congeladores.

Desde CaPeCa sostiene que la rentabilidad se perdió, “producto de la combinación de factores como la inflación, el retraso cambiario,  la devaluación de las monedas de los principales destinos de los productos pesqueros, más la rigidez sindical”, entre otros motivos que luego pasan a desarrollar en profundidad.

Los resultado de esta combinación, sostienen desde la entidad, fueron “pérdidas económicas de las empresa” y “ahogo financiero que se genera al  tener que cancelar  salarios, derechos  de exportaciones, combustibles, y demás insumos incluso antes de  cargar sus productos en los mercantes para la exportación”.

“Ha  sido el propio Estado Nacional el que ha puesto a la pesca en esta situación”, señalan desde la Cámara y poniéndose los socios a disposición de las autoridades “para ayudarles”, enumeraron aquellos problemas que hoy enfrentan y requieren urgente solución.

El primer paso que debe darse para los empresarios es “modificar el esquema impositivo eliminando las retenciones, estableciendo la cuenta única fiscal y flexibilizando todas las normas que regulan las exportaciones y que suponen una fortísima traba económica y financiera a las empresas. Esto no significa que no ejerzan control. Control sí, trabas no”, aclararon.

A su vez, recordaron a las autoridades que  la mayoría de las empresas tiene a cobrar en concepto de crédito fiscal proveniente de recupero de IVA y de Reintegro de exportaciones, “cifras que superan ampliamente los importes al fisco, provocando una situación financiera sin salida”.

El pedido que muchos no se animaban a formular hace unos años, hoy ya todos lo gritan ante el ahogo: “un tipo de cambio efectivo competitivo”. Dicen en  CAPeCA que “la inflación interna frente al exiguo aumento del valor de la divisa ha generado un aumento de los costos locales en dólares extraordinario, por lo cual la única forma de poder vender al exterior  es con precios que no cubren el costo y generan más  pérdidas”.

El costo del combustible es otro punto sobre el cual hicieron especial hincapié señalando que es “el más caro del mundo” y que “una disminución de su precio equivalente a la sufrida en el resto del mundo, ayudaría de una forma importante, dada la relevancia  del mismo en los costes de  producción”.

Luego de listar estas y otras medidas que consideran serían de gran utilidad para afrontar la actual situación de crisis, como mayores controles en la Milla 201 que genera competencia desleal o la mala reglamentación de las ART, realizaron una serie de pedidos que llaman  la atención porque hasta ahora nadie los había hecho públicos.

Uno de ellos es el llamado a los gobiernos provinciales, solicitándoles que dejen de tomar a la pesca “como el sector que debe solucionar todos los problemas de empleo”. Otro es que busquen se declare al mar como zona más desfavorecida a efecto del pago de cargas sociales.

A modo de conclusión piden también poder participar “en las negociaciones colectivas de los servicios que pagan y que se han convertido en costos imposibles de afrontar” y le recuerdan a las autoridades que el sector pesquero “no tiene capacidad para endeudarse dado el poco valor de la hipoteca naval” y que debería “el Estado llegar donde el privado no llega”.

Revista Puerto

Karina Fernández

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*