Política

Caen más contratos en municipios bonaerenses de Cambiemos

En Morón, Tres de Febrero y Quilmes, distritos donde gobierna Cambiemos, dejaron caer 804 contratos

blank

Amparados en la decisión de la Casa Rosada y la gobernación bonaerense de recortar gastos corrientes para achicar el déficit, varios municipios administrados por Cambiemos decidieron recortar su plantel de contratados. Sólo en Quilmes, Morón y Tres de Febrero no se renovaron los contratos de 804 empleados, según los números que la nacion constató en los tres municipios. En cambio, el gremio de los estatales de ATE denunció 1400 despidos.

En todos los casos, los intendentes rechazaron hablar de «despidos», subrayaron que la no renovación de contratos pasó por la intención de reducir el déficit o por la falta de rendimiento de los empleados y, sobre todo, destacaron que en términos relativos, el recorte en los contratos fue menor al recorte en la planta política.

A estos 804 casos deben sumarse los 116 contratos no renovados en la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que superponía tareas con otras áreas del Ministerio de Educación y fue disuelta. «El 70% de los contratos de la UEP fueron renovados», destacaron desde La Plata.

Pero también hay municipios kirchneristas que, urgidos por recibir asistencia financiera, prometieron a la provincia que reducirán su planta de contratados. Por ejemplo Moreno, de Walter Festa.

En Quilmes, donde gobierna Martiniano Molina, el 1° de enero se dejaron sin renovar un total de 445 contratos. Frente a una de las plantas de personal más sobredimensionadas de la provincia -Quilmes paga el sueldo de 8203 personas- representa un recorte del 5%.

Desde el municipio indicaron que esos contratos significan el 16% de la planta mensualizada. Y lo contrastaron con el recorte del gasto político: se eliminaron 222 de los 450 cargos de secretarios, directores y asesores. En otras palabras, casi el 50% de la planta política.

«Debemos ser responsables con las cuentas para optimizar los recursos y cumplir las metas propuestas para este año. Planteamos una transformación para lograr eficiencia», sostuvo Molina.

En Morón, que conduce Ramiro Tagliaferro, la planta total es de 4560 empleados y el 31 de diciembre se dejaron caer 380 contratos: el 8,33%. También allí destacaron que el recorte político fue mayor en términos relativos: se eliminaron 83 de los 352 cargos de funcionarios (23%). El último recorte fue de 20 direcciones y dos subsecretarías.

«Heredamos en diciembre de 2015 una deuda de más de 170 millones de pesos, estamos frente a un municipio deficitario que pierde entre 18 y 20 millones de pesos por mes. Por eso queremos terminar con más de dos décadas de déficit en Morón», sostuvo Tagliaferro.

En Tres de Febrero, por su parte, el gobierno de Diego Valenzuela estima que en 2018 se dejarán sin renovar entre 100 y 150 contratos y no 400, como denunció ATE. Sería el 5% de un planta total de 3000 empleados. Por su parte resaltaron que ya se eliminó el 20% de los cargos de la planta política, que pasó de 96 a 76 funcionarios.

«Nuestra política sigue siendo la de defender la calidad del trabajo municipal. Por eso al asumir efectivizamos trabajadores que llevaban años precarizados», le dijo Valenzuela a la nacion. Y agregó: «Todos los cambios que estamos impulsando fueron estudiados junto al gremio municipal y la variable que motiva que algunos contratos no sean renovados es la del rendimiento».

LA NACION

Un comentario

  1. Despidos , ajuste , tarifazos , precarización y represión a los trabajadores . Eso es PRO .