Política

Boudou: piden una condena de cinco años y seis meses de prisión por Ciccone

El juicio contra Amado Boudou por la compra de la ex calcográfica Ciccone entró en su etapa final y en el inicio de los alegatos, la Oficina Anticorrupción (OA), pidió para el ex vice de Cristina Kirchner, teniendo en cuenta como agravante «su alto cargo como ministro de Economía y después vicepresidente», una pena de cinco años y seis meses de prisión, una multa de 90.000 pesos y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

blank
País – Amado Boudou con Guido Forcieri, su ex jefe de gabinete, en un cuarto intermedio en el juicio por la compra de Ciccone. Tribunales de Comodoro Py
29-05-2018
Foto: Fernando de la Orden

El ex vicepresidente de la Nación está acusado por cohecho pasivo en concurso ideal con negociaciones incompatibles. El juicio, que se inició en octubre pasado y está a cargo del Tribunal Oral Federal 4, transita la instancia de los alegatos. La OA expuso durante más de siete horas y acusó a Boudou de tener un «interés particular» en la adquisición de la empresa «para que sea contratada por el Estado«. Este miércoles será el turno de la Unidad de Información Financiera (UIF).

La lectura durante toda la tarde, de la acusación de la OA contra el ex vice y los demás involucrados, Alejandro Vandenbroele, José María Núñez Carmona, el ex jefe de Gabinete de la AFIP Rafael Resnick Brenner, Nicolás Ciccone y Guido Forcieri, estuvo a cargo de los abogados Matías Rey y Natalia Pereyra.

«(Amado) Boudou recibió el 70% de las acciones de Ciccone acambio de sanear y obtener el plan de pagos fiscal» y el fin final era «la contratación posterior del Estado de Ciccone», planteó después de las 17 la OA tras una extensa exposición, ante el TOF 4 integrado por Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y María Gabriela López Iñiguez .

En esta causa cuyo juicio inició en octubre pasado, se acusa a Boudou junto a Núñez Carmona, de “haber adquirido la empresa quebrada y monopólica Ciccone Calcográfica, a través de The Old Fund (TOF) y de Alejandro Vandenbroele”. Esta firma -accionista mayoritaria de la imprenta- se usó para «facturar un negocio por la reestructuración de la deuda pública de Formosa».

El objetivo de la operación era “contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial”. No sólo imprimió las boletas electorales en 2011, sino que en abril del 2012, el Gobierno de Cristina contrató a Ciccone para imprimir 160 millones de billetes de cien pesos, por un costo de $ 140 millones.

La OA sostuvo que quien se quedó con el 70% de las acciones de la empresa, fue el ex vice «no a título personal, el cargo que ostentaba Boudou no lo permitiría, y tampoco Núñez Carmona, de conocida vinculación con el Ministro», sino a través de la sociedad comprada por Vandenbroele, «conocido de ambos, que oficiaba de pantalla y cuyas características garantizaban la reserva y el anonimato».

Durante los alegatos del organismo que conduce Laura Alonso indicó que Boudou fue la “otra cara de la moneda” de la maniobra de cohecho y que en ese contexto, el ex vice “con mucho poder, disciplinó a un montón de reparticiones públicas en pos de un negocio privado” por la compra de la ex Ciccone Calcográfica.

En este punto se indicó que el ex vice intervino, «a través de testaferros, en los actos necesarios para el levantamiento de la quiebra» de Ciccone para que pudiera volver a operar y «contratar con el Estado Nacional (un salvataje de la empresa), amén del pago de 50.000 dólares mensuales a cada uno de los hermanos Ciccone por servicios de asesoramiento, acordado con posterioridad a la cesión del 35% de Nicolás Ciccone».

Dentro de las acusaciones contra Boudou, se indicó que tuvo injerencia directa, junto a Resnick Brenner y Guido Forcieri, en el «trámite de un plan de pagos ilegal ante la AFIP para permitir que la empresa pueda contratar con el Estado».

En una instancia siguiente, se lo acusó de interrumpir una licitación pública que tramitaba en “Sociedad del Estado Casa de Moneda” que «permitía el autoabastecimiento de la producción de la totalidad de la demanda de billetes del Banco Central», con el único objetivo de que Ciccone sea contratada por el Estado «luego que asumiera en el cargo de Vicepresidente de la Nación».

Es por ello que se remarcó que el ex vicepresidente actuó junto «a su entorno» para «adquirir la imprenta», y que «todo el plan fue diseñado por Boudou», por eso se lo señaló como coautor de la maniobra. Los demás involucrados, fueron acusados de «partícipes necesarios».

Para Núñez Carmona se pidió una pena de cinco años y seis meses de prisión, para Vandenbroele sólo de un año y seis meses, el ex funcionario de la AFIP tres años, para Ciccone tres años y ocho meses y en el caso de Forcieri, dos años y cuatro meses.

Fuente: Diario Clarín

 

5 Comentarios

  1. Parece una broma,se quiso quedar con la casa que emitía el dinero, y le piden cinco años nada más? es inaudito, esto les da pie a otros para seguir robando, Vivimos en el mundo del revés.

  2. Nada más, o es por ahora cinco y a medida q va sumando causas…

  3. Auto con papeles truchos,Ciccone,Coima en el CHaco,autos sin licitacion,etc,etc,son causas independientes que se van acumulando y con condenas que suman años y que irremediablemente van a terminar con Aimee en la carcel. Hicimos camino……