Política

Baradel el patrón electoral y ahora también de las vacunas en La Matanza

Un año sin dictado de clases, un ciclo lectivo anual perdido por alumnos que quedaron como rehenes del acuerdo político del SUTEBA con el PJ. Las caras de la sociedad está integrada por Máximo Kirchner, Hugo Moyano y por el sindicalista de izquierda Roberto Baradel, entre otros.

El dirigente gremial tiene una influencia excluyente, no sólo en La Matanza sino en otros distritos municipales de la primera y tercera sección electoral de la Provincia de Buenos Aires, como Morón y Avellaneda.

¿Cuál es su aporte para alcanzar un registro dominante en los actos eleccionarios y ahora sumó el operativo de la vacunación?

Tiene bajo su conducción la logística electoral de la fiscalización de los comicios, donde el oficialismo logra ventajas indescontables de votos, en esos distritos densamente poblados a los cuales sólo resisten grandes centros urbanos como La Plata, Bahía Blanca y Mar del Plata.

En el caso de la aplicación de vacunas, El Ministerio de Salud bonaerense, que lleva adelante el operativo, solicitó acondicionar determinadas escuelas. En La Matanza se usarán 16 instituciones como vacunatorios, donde ya se realizaron simulacros de inoculación.

 “Ya tenemos todo preparado para iniciar lo que será el mayor operativo de vacunación de toda la historia. Empezaremos a vacunar desde este jueves a los mayores de 70 años y enfermos de riesgo en 16 escuelas, y en los hospitales municipales y provinciales”, dijo el intendente de ese partido, Fernando Espinoza.

¿Cuál es la razón para semejante dominio territorial? Una militancia que surge de los cuadros de docentes que son el regimiento de fiscales de Baradel, que juega en todas los establecimientos educativos públicos enrolados en el SUTEBA.

La estructura de viandas, transporte, comunicaciones y logística necesarios en gran escala en jornada electorales, está aceitado prolijamente por Baradel y son cuantiosas las sumas de dinero que demandan esos operativos que responden al Partido Justicialistas.

Las razones económicas y políticas giran alrededor del poder de Baradel, que recluta docentes militantes que copan las mesas el día de las elecciones. No es una jornada fácil para los fiscales de los restantes partidos políticos que no pueden abrir la boca.

Cuándo se habla de la resistencia de los gremios docentes al dictado de clases, hay que mirar con atención como este mecanismo funciona como de relojería, cuando de sumar votos para el oficialismo.

Toda esta organización paraestatal, se trasladará a ahora a esas mismas escuelas que el dirigente sindical maneja por whatsapp desde hace una década, a caballo de la autoridad y los fueros que brinda el SUTEBA, muy opositor cuando en La Plata hay un gobernador que no responde a sus aliados del PJ.

Muy posiblemente a partir del 1º de marzo el inicio de clases tome una versión más acomodaticia a la asistencia de los docentes a las aulas, con tracción desde CABA.  Sino que le pregunten a Vidal hasta dónde escalaban los conflictos con el ala docente bonaerense entre 2015 y 2017.

Los comentarios están cerrados.