Ciudad

Aseguran que las playas del país reciben el doble de radiación ultravioleta que las del Caribe

14En verano, el nivel de la radiación ultravioleta del Sol que alcanza a las playas de la Argentina, Uruguay y Brasil supera el doble del que reciben las del Mar Caribe. El índice que señala el riesgo de exposición tiene en estos días un valor promedio de 13.7, mientras que para la zona del Caribe (incluyendo Cancún, Santa Lucía, La Habana y Miami) es de 5.9, según informó a Clarín el Instituto de Física de Rosario, que depende del Conicet y la Universidad Nacional de Rosario.

La diferencia entre los valores del índice de riesgo solar se debe a que es verano en la costa atlántica sudamericana y es invierno en el hemisferio norte. “En nuestra región, se ha detectado que los niveles de radiación solar ultravioleta han aumentado alrededor del 7% entre 1970 y 2014, a través del análisis a partir de datos con equipos terrestres y satelitales”, dijo a Clarín Ruben Piacentini, director del área de física de la atmósfera y radiación solar del Instituto.

El aumento de esos niveles de radiación solar ultravioleta ha sido la consecuencia de la reducción de la capa del gas ozono por la liberación a la atmósfera de gases contaminantes, que se usaban en -por ejemplo- en equipos de refrigeración. Los contaminantes hicieron que haya menos ozono para absorbe parte de la radiación. Por lo cual, esta modificación que produjo la actividad humana, hizo que la cantidad de radiación ultravioleta que alcanza la superficie terrestre sea hoy mayor. En comparación con las playas del Caribe, los niveles de radiación ultravioleta aumentaron más en las zonas de las playas atlánticas sudamericanas, desde Río de Janeiro a Mar del Plata”, aclaró Piacentini. Es principalmente por la forma en que los gases contaminantes fueron destruyendo a la capa de ozono.

Ante el incremento de la radiación que llega a las playas, Piacentini recalcó que “hoy más que nunca la gente debería prestar más atención al índice diario que difunde el Servicio Meteorológico Nacional. Con cielo despejado o con nubes tenues, la radiación puede afectar igual a la piel humana”, señaló. Más del 90% de la radiación puede atravesar las nubes poco densas. El índice UV se elabora con un método que desarrolló el Instituto de Física Rosario, el Servicio Meteorológico y la Fundación de Cáncer de Piel. Hay que tener en cuenta que si el índice diario señala “moderado” no significa que la persona al aire libre no pueda sufrir quemaduras. Si se expone mucho tiempo y sin protección, su piel también puede ser dañada.

Otra opción para identificar el riesgo al exponerse al Sol es observar la propia sombra. Cuando la sombra es corta, significa que el riesgo de exposición es alto. Como el ozono se estabilizó en nuestras latitudes medias y se espera que se recupere en la segunda mitad de este siglo, ahora se espera que los niveles del índice de radiación ultravioleta se vuelvan a recuperar después de 2050”, estimó Piacentini. Esa recuperación también dependerá de las acciones de reducción de gases de efecto invernadero y de los gases que dañan al ozono que se hagan durante las próximas décadas.

“Es importante saber que la radiación solar ultravioleta que alcanza a las playas de Argentina, Brasil y Uruguay aumentó. Mucha gente aún descuida su piel, a pesar de las recomendaciones médicas. El bronceado es un daño que se le hace a la piel y es acumulativo. Hay que dejar de verlo como algo saludable y lleno de vida, porque no lo es. Por el contrario, exponerse al Sol puede conducir a quemaduras, y a largo plazo al desarrollo de un cáncer de piel”, sostuvo Andrés Politi, uno de los coordinadores de campaña de la Sociedad Argentina de Dermatología. “A principios del siglo, la gente iba vestida a las playas. No había tantos feriados. Ahora se practican más deportes al aire libre. Algunos usan camas solares, que también causan cáncer. Son muchos cambios en las costumbres durante décadas que, sumado al incremento de la radiación, contribuyeron al aumento del cáncer de piel”. Las precauciones: ponerse protector, evitar estar al Sol entre las 10 y las 16 horas, y ubicarse a la sombra, que reduce el alcance de la radiación en un 50% o más.

Clarín

Los comentarios están cerrados.