Ciudad

Aseguran que las importaciones textiles caerán un 30 % este año

Proteger. Kestelboim aseguró que a partir de la crisis financiera, los gobiernos dejaron el discurso neoliberal y pasaron a cuidar el empleo.
Proteger. Kestelboim aseguró que a partir de la crisis financiera, los gobiernos dejaron el discurso neoliberal y pasaron a cuidar el empleo.

El economista de la Fundación Pro Tejer, Mariano Kestelboim, aseguró que las importaciones de productos textiles se reducirán un 30 % este año como producto de las políticas de defensa de la industria nacional que se implementan, como valores criterio y licencias no automáticas. Esto fue dicho en el marco de Pro Textil 09, la 5ª Convención de la Agro Industria Textil, de indumentaria y Diseño argentino, que se celebra en el predio de la Rural.

Además, Kestelboim aseguró que en el segundo semestre el nivel de producción y ventas de la cadena de valor será levemente superior al de igual período del 2008. “La cadena de valor textil está muy fuerte y activa y sigue dando trabajo a 460.000 personas”, agregó.

Kestelboim reveló que en 2008 se importaron productos textiles por 1.623 millones de dólares, este año esa cifra caerá un 30 %, hasta los 1.100 millones de dólares. Sin dudas para el sector sigue siendo una preocupación la importación de productos del sudeste asiático, en particular, las exportaciones textiles de China e India, que crecieron desde 2003 23 veces y 12 veces, respectivamente, según reveló el economista.
“Así, China desplazó a Brasil como principal proveedor externo del mercado nacional y representa el 60 % de las importaciones totales de indumentaria. El motor de esa dinámica fueron claramente los precios de venta”, explicó.

En la cadena de valor textil se alcanzaron 460 mil puestos de trabajo del 2003 a esta parte y actualmente representa el 10,4 % de la industria nacional. En ese período, la actividad en la cadena se expandió 120 % y es el sector pyme que más creció y más rápido se recuperó.

De acuerdo a la Encuesta Cualitativa de la Fundación Pro Tejer, el comienzo firme del proceso de sustitución de importaciones permitió a las empresas mejorar su previsión, elevar su nivel de utilización de la capacidad productiva y reactivar proyectos de inversión que habían sido suspendidos por la crisis financiera internacional.

Con respecto al contexto económico condicionado por la crisis financiera internacional, Kestelboim destacó “la intervención de los gobiernos en la economía a través de políticas fiscales y monetarias expansivas y regulación del comercio exterior para preservar y reactivar sus mercados internos y salir de la crisis. De hecho, los estados de las economías desarrolladas han destinado 3,3 billones de dólares en paquetes de estímulos para la recuperación de sus economías y 2,9 billones de dólares para salvar al sector financiero. Esos montos equivalen a dos veces el producto bruto de China”.

“La crisis marcó el adiós al discurso neoliberal. El objetivo de los países fue proteger los puestos de trabajo”, puntualizó.

Con respecto a la situación de nuestro país, explicó que “hay un proceso firme de sustitución de importaciones. El sector tiene una capacidad disponible del 30 % y hay una reactivación tras el impacto que provocó en toda la economía la crisis financiera internacional. Por eso vemos que en el segundo semestre los niveles de actividad serán moderadamente superiores a igual período 2008”.

El economista de Pro Tejer remarcó la importancia de desarrollar más inversión y sostener el empleo en la cadena de valor. “La ayuda del Estado se tiene que destinar a sectores estratégicos, como el textil, que está segundo entre toda la industria del país y las pymes de este sector desarrollaron inversiones por 5 mil millones de pesos”, dijo.

“Ahora el desafío es pasar de la recuperación al desarrollo”, agregó.

Los comentarios están cerrados.