Política

Arroyo y su reelección puso en crisis a CAMBIEMOS

¿Lo tienen a Baradel? Está de vacaciones, tras 29 paros salvajes. Hace casi un año, en enero de 2018, en el pico de la temporada alta, anunció en Mar del Plata que su partido político, maquillado en un gremio de docentes, se aprestaba a enfrentar un año duro en defensa de la educación pública. Cada vez hay más matrícula en establecimientos privados y menos días de clase en la enseñanza pública.. Pero Baradel es un ícono político, como lo fue Saúl Ubaldini entre 1983 y 1989.

Esta es la introducción o el adelanto de la temporada alta. Habrá una concentración de manifestaciones, protestas, cortes de calle con todo el cotillón que acostumbramos a observar, afortunadamente por televisión,  sobre la 9 de Julio en Capital Federal.

 Encima acá harán el 3 x 1 le pegan a Arroyo, a Vidal, a Macri y viceversa. Es la aplicación del carácter transitivo ida y vuelta. Ideal para la oposición, la CCC, CTEP, Barrios de Pié, Movimiento Evita, Camioneros, los de la Boston, Casinos, Guardavidas, Municipales, por el UBER, por el caso Maldonado, por los pañuelos verdes y por los pañuelos celestes etc. todos están en la misma, no puede haber sorpresas.

 No faltarán tampoco quienes marchen, lamentablemente por lo ocurrido, por el ARA San Juan, por el Repunte y el Rigel, por Lucía Pérez, por el caso Maldonado, por los pañuelos verdes y por los pañuelos celestes.

¿Qué se puede esperar en un año político? Cuando los sindicalistas y la oposición organizan sus actos, necesitan la mayor y mejor vidriera posible, únicamente Mar del Plata tiene el escenario perfecto. Ahora si los jilgueros de CAMBIEMOS en su interna despiadada (además de sus errores) son incautos, los problemas políticos se vuelven funcionales a los gestores K y adyacentes.

La municipalidad y la gobernación no se llevan, definitivamente. Y es un problema para todos. En especial para la gente, cómo les gusta apostrofar a los gobernantes. En ese tren del 3 x 1 perdieron todos. Cuando en 2015, se estrenaban los gobiernos de Nación, Provincia y Municipalidad, mdphoy.com  , no titubeó ni tuvo dudas ni medias palabras: CAMBIEMOS en Mar del Plata es el tren fantasma o una familia ensamblada en 2° o 3er. grado, con los respectivos problemas de convivencia.

Si a Agrupación Atlántica, al PRO, a la UCR, a la CC y al Partido FE (Momo Venegas) no le alcanzaron los lugares, inyectarles paracaidistas de la laya de Fiorini y Montenegro para insertarlos en el juego local, importándolos, es obvio que habrá más problemas.

Y sí, Arroyo es una incomodidad, hay que reconocer que el PRO en particular, y el conjunto de CAMBIEMOS, compraron (literalmente hablando) su piso de votos, que el jefe comunal fue acumulando durante décadas como partido vecinal.

 Transcurrido el 75 % del mandato, no pudieron ni sodomizar ni domesticar al intendente. En la política de comunicación de Nación y Provincia, la idea (entre otras) es seguir la línea Scioli en Mar del Plata. Allí radica una gran parte de las diferencias de la MGP con el poder central.

Es una tortura para la Casa Rosada y la capital provincial, que el intendente municipal haya clausurado un casino clandestino en el Paseo Hermitage y que hiciera cesar el uso comercial indebido del Paseo Terminal Sur. Todo destila corrupción, y ser funcional a la misma desde el gobierno, es romper  también el compromiso con el votante.

En presidencia y en la gobernación, deberían estar más atentos a las resoluciones de la UIF, del Tribunal de Cuentas, de la fiscalía de Álvaro Garganta y del cruce en la causa de los cuadernos de Florencio Aldrey Iglesias con Néstor Otero, Patricio Gerbi, su relación con el destituido presidente de España, Mariano Rajoy, y otros empresarios, ligados al ex gobernador Daniel Scioli. Se trata de dineros públicos, después es fácil hablar “de una provincia que nos duele”. El cinismo y la hipocresía pagan bien en política.

Lo impulsaron como el Pepe Mujica para ganar y ahora lo catalogan como facho para denostarlo, hacen política con el diario del lunes y se sacan fotos con el trabajo de otros, es muy fácil a partir de detentar el poder.

Si tanto les interesa la gente, precisamente llegó con el voto de la gente, desconocerlo es de fachos. ¿Cuál es el problema? que Arroyo ha sostenido y sigue haciéndolo que irá por la reelección. ¿Qué pasaría si en las PASO en CAMBIEMOS hay como mínimo 6 pre candidatos, entre ellos Arroyo? Es una experiencia por la cual muchos desearían no querer pasar. Y no hay tutía.

Si Arroyo baja sus aspiraciones reeleccionistas, automáticamente se acaban los destratos, maltratos, desconsideraciones y malos entendidos,  a los que es sometido a partir de haber ganado las PASO en 2015. La eventual salida del intendente a un nuevo mandato, descomprime la tensión política por los cargos ejecutivos y deliberativos, porque libera espacios que son pretendidos, así de corta.

 Que al oficialismo le ocurra esto en Mar del Plata, es un problema casi de Estado en la mesa chica del poder central. Y todo se produce por la presión de una construcción política predefinida, que ya es un sello con color amarillo.

Pensar que Arroyo es el problema de Mar del Plata, es subestimar la situación, como buscar la excusa y el pretexto, a los cuales son tan afines los responsables de la política. Hay un innegable e inocultable fastidio con el intendente, que se ha equivocado y mucho, también hay que admitirlo.

Otros, aún con responsabilidades mayores, no sólo se equivocan, sino que ratifican el rumbo y van por la reelección. Las PASO (si las hay) y las elecciones generales para la intendencia, son el camino para el cambio en democracia.    

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

4 Comentarios

  1. Porque todos quieren eternizarse en los cargos ? Ego puro y simple no les importa nada la gente

  2. Ni loca lo vuelvo a votar

  3. Ya se saco las ganas de ser intendente. AHORA QUE SE VAYA!. La desidia no puede tener reeleccion

  4. Yo tampoco..estoy esperando que se vaya§é