Política

Arroyo: «Pido disculpas por lo que no llegué a hacer, pero sepan que hice lo que pude, siempre pensando en el bien de los vecinos»

El jefe comunal, en su penúltima actividad oficial, trazó un balance de su gestión y destacó la importancia de nuestra ciudad a nivel nacional.

El Intendente Municipal Carlos Fernando Arroyo encabezó este sábado la tradicional Bendición de las Aguas e Inauguración de la Temporada. El acto se desarrolló en la explanada del en el Torreón del Monje y contó con la presencia y la actuación de la Guardia Nacional del Mar y de la Banda Sinfónica Municipal, a cargo del maestro José María Ulla.

De la ceremonia también participaron el Obispo de la Diócesis marplatense, monseñor Gabriel Mestre, integrantes del gabinete municipal, legisladores locales y provinciales, cuerpo consular y fuerzas armadas y de seguridad.

«Esta es la cuarta vez que asisto a la Bendición de las Aguas», señaló Arroyo en el principio de su alocución. «Realmente -y dentro de las múltiples ceremonias a las que un intendente tiene que concurrir- siempre la consideré la más importante de todas. Por qué? Porque encomendamos a Dios la suerte de nuestra ciudad, de nuestro patrimonio y la vida de nuestros habitantes. Y además bendecimos las aguas, que son un don que evidentemente no todas las ciudades tienen», agregó.

«Ni siquiera, a veces, los mismos marplatenses somos conscientes de la importancia que tiene nuestra ciudad en el país. Y esa importancia está vinculada al mar, por las grandes y por las pequeñas cosas. Por las cosas que nos alegraron y también por las que nos entristecieron. Hay muchas vidas que en esas aguas quedaron para siempre. Por eso para mí, la bendición de las Aguas no es un acto común», remarcó el jefe comunal.

En ese sentido, el intendente hizo referencia a algunos de los protagonistas que tuvo la ceremonia. «La Guardia del Mar cumple medio siglo. Y enseguida pensé en aquel tango que sostiene que veinte años no es nada. Cincuenta tampoco. La Guardia del Mar es una de las riquezas que tiene Mar del Plata. Yo he estado en Buenos Aires, por ejemplo, y cuando en un acto aparece la Guardia, uno está viendo a Mar del Plata. Tampoco es un dato menor poder contar en este acto con la presencia de un descendiente del fundador de la ciudad. Y la excelencia de la Banda Sinfónica Municipal. Y tampoco es algo menor que las naves de nuestra gloriosa Prefectura estén siempre rondando y cuidando», afirmó visiblemente emocionado.

«Los invito a todos a recordar este maravilloso día que Dios nos ha regalado», prosiguió Arroyo. «Ayer teníamos un viento muy fuerte y las condiciones climáticas no eran las mejores, pero en este momento tenemos un día hermoso. Pido disculpas por lo que no llegué a hacer durante mi gestión, pero sepan que hice lo que pude, siempre pensando en el bien de los vecinos»

«Me voy feliz, contento por el deber cumplido», finalizó el intendente.

Un comentario

  1. El único Intendente que escucho que pide disculpas !!!