Política

Algo huele a chorizo en Mar del Plata

La subsecretaria de Modernización del Municipio de General Pueyrredon, Lucía Bonifatti, contó muy divertida el pasado domingo en su cuenta de Twitter (casi al borde de la ingenuidad, digamos) que su hija de 11 años le dijo, cuando iban caminando por la calle, “ahhh qué rico olor! No sé por qué pero este olor me hace acordar al Sochori de Dorapa”, en referencia a un conocido local gastronómico ubicado en la zona del estadio mundialista José María Minella.

blank

En sí no tiene nada de malo y habla de los gustos gastronómicos más bien modestos de la funcionaria: nada de caviar ni cosas suntuosas, choripán al paso, como el pueblo. Lo curioso en sí es que supuestamente no se habilitan los puestos de choripanes en el contexto de cuarentena (“no-cuarentena” a decir del presidente Alberto Fernández) que atraviesa Mar del Plata, y de hecho el sector de los choripaneros ha sido uno de los más ruidosos a la hora de los reclamos para poder volver a trabajar.

Entonces… si no hay puestos de choripanes habilitados en la ciudad ¿cómo es que la hija de Lucía Bonifatti pudo oler el bello aroma de un chorizo a la parrilla mientras andaba por la calle? ¿Saldría de algún restaurante? ¿Saldría de la parrilla al aire libre de algún vecino? ¿Sería mezcla o puro cerdo? Demasiadas preguntas…

En todo caso celebremos el olfato de la pequeña, que identificó inmediatamente el aroma. Aunque a ciencia cierta, y parafraseando al bueno de Hamlet, “algo huele a chorizo en Mar del Plata”.

Los comentarios están cerrados.