Política

Ajuste electoral: se acabó la tregua; la verdadera pandemia de Montenegro

blank

Los recortes no se hicieron esperar casualmente tras la primera visita de Rodríguez Larreta, se conoció que la MGP puso en práctica una serie de ajustes necesarios casi a todas luces.

El ritmo de gasto municipal no se compadecía con épocas de desastre económico, de una ciudad castigada como nunca, que en esta temporada tampoco tuvo al turismo como tabla de salvación.

Se acabó el vamos viendo y aparecieron los rigores de Balcarce 50 y La Plata. El Covid 19 tapó la luna de miel y Mar del Plata comienza a transitar las etapas de  las consecuencias. Se habló poco de la situación económica de la MGP, resistió porque heredó una situación racional.

Ahora la política hará el resto, lo estaban esperando y el momento llegó. El oxígeno que heredó de la gestión anterior ya se quedó sin margen. Se contaminó con los acuerdos, la economía de guerra ya no es un eufemismo, habrá que aplicarla para el regocijo de los adversarios políticos que no tendrán piedad, son los mismos que van por el sillón de Yrigoyen 1627.

Así lo adelanta LPO en una nota que lleva como título: Montenegro enfrenta una rebelión en el gabinete por el ajuste de gastos” Y cuya reproducción textual es la siguiente:

El intendente de Mar del Plata cortó choferes, gastos en celulares y hasta  pasajes a Buenos Aires. Guillermo Montenegro enfrenta una sorda rebelión en su planta política  por el fuerte ajuste que impuso. Fuentes de la Municipalidad de Mar del  Plata confirmaron a LPO que los funcionarios se quejan porque “no los deja usar choferes, limitó las horas extras, no tienen teléfono, y tampoco los deja pasarse viáticos cuando tienen que viajar a La Plata o Capital Federal por asuntos de gestión”. 

Pero lo que terminó de enojar a sus funcionarios es que por segundo año consecutivo obligó a toda la planta política a donar el 15% de sus sueldos, desde los secretarios hasta los directores generales. “No sabe que en un año electoral nadie termina votando por eso”, afirman las fuentes consultadas, minimizando el impacto público de la decisión.

Desde el entorno de Montenegro negaron cualquier conflicto interno, pero no  hay que buscar mucho para tropezarse con las quejas de sus funcionarios, en una ciudad que tuvo la peor temporada de su historia.

El gremio también mira de reojo al ex ministro de seguridad porteño porque promovió la jubilación de cientos municipales, pero no permitió que se cubran las plazas.

Fuente: mdphoy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*