Básquet, Deportes

A Quilmes no le alcanzó ni con la puntería de Baxley

wewedLos cordobeses cortaron una racha de 11 derrotas consecutivas venciendo esta noche en un cerrado partido a los marplatenses por 78 a 75, en el que solo se lució el foráneo Walter Baxley con 32 puntos.

Un golpeado Atenas comenzó la mejor manera en lo que sería uno de sus mejores primeros tiempos en la competición. No sólo Lábaque arrancó encendido en ataque, sino que los cordobeses mostraron una intensidad mucho mayor a la de los últimos juegos en defensa. El “Tricolor” por su parte, no encontraba el aro y cayó en un pozo 9-3.

Entre Mickeal y González llegaron a darle a los de Miravet una máxima de 10 unidades (20-10), aunque no iban a poder sostener del todo la diferencia. Dos bombas de Calvi y Spalla acercaron a la visita y emparejaron la cuestión al finalizar los primeros 10 minutos: 22-16.

Los locales se secaron en el segundo parcial y con puntos de Baxley y Romero, Quilmes se puso a dos (20-18) tras una racha de 10-2 en su favor. Atenas era superior en la batalla dentro de la zona pintada (buen tramo de Mikulas), pero con un triple de Cequeira, los de Ramella seguían a tiro, aunque siempre abajo en el resultado.

El quiebre del primer tiempo iba a llegar en sus últimos cinco minutos, nuevamente con la defensa como el arma principal del Griego. El “Cervecero” apenas anotó 6 puntos en los últimos 5 minutos y con los puntos de Lo Grippo más un par de triples muy oportunos de Rivero, el dueño de casa cerró la mitad 43-31 al frente.

Tomando las cosas donde las dejó, Atenas siguió extendiendo la máxima en el inicio del tercero. Con su juego de hombres grandes (Lo Grippo y Mikulas) como protagonista, los locales sacaron 14, (52-38).

La reacción de Quilmes empezó con Baxley a la cabeza. Si bien atrás sufrían, el escolta estaba encendido y se encargaba de mantener a su equipo en partido. Luego, se le sumó una conversión de tres de Sansimoni y la distancia bajó a diez: 57-47.

El cierre del tercer segmento iba a ser todo para los marplatenses. Al igual que Atenas en su mejor momento del partido, Quilmes levantó con una defensa mucho más intensa. Los de Miravet se quedaron sin gol, no encontraron a Torres cerca del aro y el partido cambió por completo.

La visita sacó bastante provecho de la potencia y recursos de Romero en el poste bajo, mientras que siguió encontrando a un Baxley determinante. El extranjero anotó de tres cuando el cuarto se terminaba y dejó a los suyos abajo por apenas cuatro unidades (61-57).

El cuarto parcial vio la continuidad de Romero dañando cerca del aro, para seguir acercando a los marplatenses. Pero cuando parecía que Atenas se quedaba sin resto, un par de apariciones de Torres y Mickeal le dieron un aire clave (70-59).

Los marplatenses no se entregaron y siguieron buscando a Baxley en la mayoría de sus ofensivas, ante un local que no tenía ninguna respuesta para las penetraciones del escolta. Además, Romero volvió a anotar cerca del aro y la ventaja bajó a tres (76-73) con 34 segundos en el reloj.

En la siguiente posesión, Mickeal perdió una pelota ante la presión defensiva y Atenas cortó con falta a Maciel, con sólo 6 segundos por jugarse. El hombre de Quilmes convirtió el primer libre pero falló el segundo y González aseguró el rebote.

Sin embargo, todavía quedaba más sufrimiento para los cordobeses. González erró uno de sus libres (77-74) y Gallizzi fue a la línea de libres. Para no cortar la racha, el pivote también erró un lanzamiento, mientras que en el otro costado, Lo Grippo hizo lo propio (78-75).

Con dos segundos en el reloj, Sansimoni tomó un tiro desesperado casi de aro a aro, que aunque no tuvo mala dirección, no ingresó. Atenas respiró y cortó la racha de once derrotas seguidas, imponiéndose en casa por 78 a 75 ante un irregular Quilmes que sigue hundido en el fondo.

Los comentarios están cerrados.