Arte y Cultura, Cine

Zombies en 3D

Por Cristian Ariel Mangini

Resident Evil 4 3D (Resident Evil: Afterlife / 2010 / Reino Unido, Estados Unidos, Alemania / 96 minutos)
Director: Paul W.S. Anderson
Guión: Paul W.S. Anderson. Basado en la saga del videojuego Resident Evil de Capcom, creada por Shinji Mikami.
Reparto: Milla Jovovich, Ali Larter, Kim Coates, Wentworth Miller, Shawn Roberts, Sienna Guillory.
Sala y horarios: Cinema Los Gallegos (todos los días: 19:45 y 21:55. Sábado también: 00:10) Cine Ambassador (todos los días: 16:15, 18:25, 20:45 y 22:55. Sábado y domingo también: 14:00. Viernes y sábado también: 01:05)

Cuando uno piensa en películas adaptadas de videojuegos es lógico que sienta cierta resistencia a considerarlas interesantes. Es lógico el prejuicio, en parte porque hubo pocas excepciones que sean aceptables y cuando las hubo resultaron poco conocidas en el circuito comercial. De hecho, si uno tiene que pensar rápidamente en los directores que contribuyeron a esta fama de las películas basadas en videojuegos piensa inmediatamente en dos nombres: uno es Uwe Boll y el otro es, precisamente, quien nos ocupa esta semana. No sólo por su carrera como director sino también como productor, algunos de los casos son, precisamente, toda la saga Resident Evil, Mortal Kombat y Dead Or Alive. De este conjunto, probablemente la mejor sea la primera Resident Evil, que tenía algunas secuencias de acción memorables más allá del horrible guión. A quienes sigan los videojuegos, hay que decir que desde la segunda parte la saga cinematográfica se despegó del material original, incorporando elementos familiares con el original, pero sin continuar el relato de los juegos. Vuelven al film los personajes más emblemáticos del reparto, con un elenco de actores que sin ser grandes intérpretes se desempeñan perfectamente en el cine de acción. En esta ocasión el film cuenta que en un mundo desolado por una infección viral que convierte a sus víctimas en muertos vivientes, Alice continúa en su viaje para encontrar a los supervivientes y llevarlos a un lugar seguro. Su batalla mortal con la Corporación Umbrella alcanza nuevas alturas, pero Alice recibe ayuda inesperada de un viejo amigo. Un nuevo líder que promete un refugio seguro frente a los No Muertos los lleva a Los Angeles, pero cuando llegan, la ciudad es invadida por miles de muertos vivientes y Alice y sus compañeros están a punto de entrar en una trampa mortal. A quienes sigan al juego y se ponen quisquillosos por modificaciones ahórrense el disgusto y no la vean. A quienes quieran ver acción en 3D, quizá sea una propuesta entretenida que valga la pena esta semana, sin tomársela demasiado en serio.

El ocaso de un asesino (The American / 2010 / Estados Unidos / 104 minutos)
Director: Anton Corbijn
Guión: Rowan Joffe. Basado en la novela A Very Private Gentleman (1990), de Martin Booth.
Reparto: George Clooney, Thekla Reuten, Filippo Timi, Violante Placido, Paolo Bonacelli, Irina Björklund.
Sala y horarios: Cines del Paseo (todos los días: 15:55, 18:10, 20:35 y 22:55. Sábado también: 01:05)

Probablemente el nombre de Anton Corbijn diga poco en el ambiente cinéfilo. Salvo por su opera prima Control, un impecable biopic sobre el líder de Joy Division, Ian Curtis, poco es sabido sobre este fotógrafo. Sin embargo su trayectoria en el videoclip y la fotografía aparece con mayúsculas, Corbijn es el responsable de la imagen y los cambios que esta ha suscitado en grupos como Depeche Mode, Metallica, U2 o Echo and the Bunnymen, sin mencionar que también ha trabajado junto a artistas como Nirvana, Peter Gabriel, Travis o The Killers entre otros. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los directores de videoclips más requeridos y talentosos de la era dorada de MTV, explotando todas las posibilidades artísticas que el medio podía ofrecerle. Ahora aparece con una película que tiene a George Clooney como figura excluyente junto a un grupo de talentosos actores europeos entre los que podríamos destacar a Filippo Timi, Violante Placido o Irina Björklund. En este neo noir en la línea de Jarmusch, el relato cuenta que Jack es un solitario, un auténtico maestro entre asesinos. Un trabajo en Suecia no acaba tan bien como estaba previsto para este estadounidense en el extranjero, y avisa a su contacto Larry que su próxima misión será la última. Jack se traslada a Italia, donde se refugia en un pueblecito y comienza a disfrutar lejos de la muerte. Una misteriosa mujer belga, Mathilde, le comunica su próxima misión, que  tiene que ver con la fabricación de un arma. Mientras tanto, Jack se sorprende a sí mismo trabando amistad con el cura del pueblo, el padre Benedetto y teniendo un romance con Clara. Pero al salir de las sombras, puede que Jack esté tentando al destino. Este es un thriller de espionaje en la línea de los buenos films de los ´70 donde la guerra fría se respiraba en cada esquina, mientras se buscaba una reflexión existencialista sobre el momento que se estaba pasando a nivel mundial. Sin lugar a dudas, la recomendación de la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*