Arte y Cultura

Y La nave va…

El ritmo del sonido. Con su estética influenciada por ambientes fabriles, El choque urbano saca sonidos y ritmos de elementos cotidianos.
El ritmo del sonido. Con su estética influenciada por ambientes fabriles, El choque urbano saca sonidos y ritmos de elementos cotidianos.

Armados de una potente energía y ritmos fuerza de tachos industriales, chapas, mangueras y demás objetos que la mayoría de la gente tiraría en un volquete, El choque urbano presentará este domingo a las 21 en la sala Astor Piazzolla -Boulevard Marítimo 2280- su nuevo espectáculo La nave.

Este espectáculo ha sido calificado como un viaje sin destino donde la música es la fuerza motora que lucha por mantener la esperanza de llegar a algún lugar; una odisea de locura, vicios, delirio y risa en la que crean ritmos y climas fantásticos a partir de la producción de sonidos con objetos cotidianos y el propio cuerpo como instrumentos.

El choque urbano es la única agrupación en su tipo en la Argentina, con una fuerte proyección internacional, que integra en sus espectáculos música y acción. Con recursos potentes, poéticos y originales, música creada a partir de la utilización de elementos no convencionales, teatro y danza, contagian al público de energía sin límites en cada una de sus presentaciones.

Aclamados en festivales internacionales y con referencias internacionales que incluyen al grupo israelí Mayumaná y la compañía inglesa Stomp, es el primer grupo argentino de percusión teatral. Con su estética influenciada por ambientes fabriles, es un conjunto de percusión teatral que utiliza instrumentos no convencionales, y convierte en emisores de sonidos musicales a botellas, latas, palos, tachos de todo tipo y tamaño, barriles, tapas, pelotas de básquet y cajas de cigarrillos.

A su vez, desde lo musical, propone ritmos y percusiones con un talento singular que invita al baile junto con una estética que combina coreografías, clown, tap, gags e improvisaciones. Entre los instrumentos no convencionales que utilizan se destacan la carretilla sónica, el sikus gigante, el cinturón de sartenes, la marimba metálica y el triciclo latoso.

El choque urbano surge de la práctica musical. Específicamente de la percusión. Para eso, el grupo se nutre de 15 integrantes, músicos-actores-bailarines, técnicos, diseñadores, productores, y directores que trabajan con el sonido y las formas de elementos de todo tipo.

Los comentarios están cerrados.