Ciudad, Política

Visto, oído y comentado en el HCDelirante

Difícil que al chancho le salgan plumas. En esta cruzada contra la inseguridad y las salideras bancarias, se coparticipa a Inspección General, la misma dependencia que debe hacer control sobre habilitaciones de boliches, comercios clandestinos, venta ambulante, habilitaciones de privados etc.

¿De parte de quién? Las entidades bancarias recibiendo funcionarios municipales para implementar medidas de seguridad, habla de un notable desparpajo de decisión política que apunta a más de lo mismo. ¿Qué resultados pueden obtener en el Banco Santander, BBVA, Nación, Provincia etc. ¿Cambiar la paradas de los colectivos? Si hoy no se sabe dónde paran. Hay que aflojar con la grappa en invierno.

Pero hay antecedentes. Ya Federico Alvarez Larrondo y Daniel Katz supieron de esta música en la era de luna de miel con la fauna patagónica. Prometían revisar surtidos por surtidor, controlar el precio de la merluza, y hasta el ex intendente recomendaba dónde comer rabas baratas y no ir al puerto. Estaban para el chaleco y la historia se repite.

Hacen la que pintan, y la que pueden. Inmiscuir a Inspección General en las medidas de seguridad para las salideras bancarias y su relación con las entidades, son una cabal demostración de incentivación a no pensar lo qué se dice y lo qué se hace, con tal de hacer un titulo para los diarios. ¿Ahora se acordaron? Mar del Plata es una de las ciudades del interior del país con más delitos de esa naturaleza.

¿Ahora “Aimé” legislador? Ya convencido que no mide bien ni en Mar del Plata ni en Capital Federal, para intendente o jefe de Gobierno, según el caso, el ministro de Economía se contentaría con seguir defendiendo proyecto político en el que vio luz y entró, como candidato a legislador porteño.

Ya se comenzaron a anotar. Si bien será determinante la decisión adopte el intendente Pulti, en función de su reelección, hay quienes ya se han lanzado, cómo que les adelanta el reloj, cuando en realidad pretenden instalarse para repetir o pasar a ser parte de una banca rentable como ingreso fijo.

Un referente de Gustavo Posse. De regreso a la UCR, fracasó en su “fe” kirchnerista, apoyado en el sustento del intendente de San Isidro, “Tato” Serebrinsky inauguró la galería de aspirantes, ahora en esa línea seguirían otros, atentos a la evolución política.

Un astillero a la intendencia. El ingeniero Horacio Tettamanti, quien viaja desde el Tigre, para cumplir con sus funciones en la Secretaría de la Producción, ya tiene todo ordenado para ir por la intendencia el año próximo. Se comenta que el profesional, acompañó fervientemente el proceso democrático del ex presidente Alfonsín, como un antecedente curioso.

Con un próspero dique seco. De aceitado diálogo con las exportaciones a la tierra bolivariana, serviría como trampolín para un séquito que lo acompaña en la política, bajo sellos barriales y otras yerbas de secretarías portuarias. Todo sea por el proyecto. ¿Cómo mide? Esa pregunta hay que hacerla en Sadowa y en las cooperativas del puerto. Pero no hay desalentarlo, lo importante es cómo soberanamente se exprese la ciudadanía.

¡¡¡Siempre la basura!!! La única función del secretario General del Sindicato de los Camioneros Héctor Martínez, es mantener ordenado es el acceso al predio de disposición final de residuos. Ya no saben como acceder al mismo, dicen que los choferes ya sufren de apunamiento, por la altura de las montañas de basura.

Ya lo decía Don Varela. Ubaldo Varela, secretario de Obras y subsecretario de Servicios de la Municipalidad, en el período 1991/95, decía “al predio ya no se puede entrar más”. A 600 toneladas por día en 20 años, da un número con demasiado ceros, bueno pero esa es la cantidad de kilos de basura, que se ha seguido “alojando” en el lugar.

Ahora con remuneración oficial. La situación ha servido para que el camionero Martínez se gane unos garbanzos oficiales. Hay pocos ejemplos de semejante audacia política de un intendente, pero bueno, cada cual sabe cuáles son sus necesidades. Pulti sabe que “con eso no se jode”. La basura hay que seguir descargándola en algún lado.

Se le escapó la tortuga. Durante una jornada no se recolectó la basura, dejaban los camiones en la entrada del predio, porque no podían ingresar, es decir no hubo prestación de servicios. Personal y equipamiento municipal debió acudir raudamente, trabajar a destajo para dejar “operable” el predio. Habrá una automulta por incumplimiento, o la aplicación de sanciones es selectiva para el S.I.M. El caldo se está poniendo espeso. ¿Cuándo se borrará Martínez?

Los comentarios están cerrados.