Política

Visto, oído y comentado en el HCD

Un exceso de navidad, de luces bajas y consumo alto (pero de $$$). Compras fraccionadas con el mismo destino, un viejo truco, que no se tuvo en cuenta que siempre trae dolores de cabeza. La pelea del ENOSUR y el EMVIAL por el tema.

¡Qué feliz navidad! La tentación del acceso al manejo a discreción de los recursos públicos, hizo caer al intendente Pulti, en este nuevo capítulo de la administración municipal en la adquisición de elementos en compras fraccionadas, las que se concretan mediante la utilización de la figura de la compra directa, cuyo monto máximo admite la presentación de sólo un oferente.

Ahora nadie se hace cargo. A dos meses dela Navidad y el Año Nuevo hubo un verdadero duelo en dependencias internas municipales, que se negaban sistemáticamente a retirar de las columnas de alumbrado, las alegóricas figuras luminosas con sistema leds que adornaron las avenidas.

 Una disputa de entendidos. Los empleados jerárquicos y de carrera de los entes descentralizados, sabían cómo venía la mano. Se abrieron de la complicada trama de la compra, pero tampoco procedieron a retirar los artefactos. Sólo fueron quitados los que habían sido colocados por administración, es decir por empleados de Alumbrado Público e Instalaciones Complementarias.

Enfrentados con la ley en la mano. La empresa que proveyó los elementos con los sobreprecios denunciados, estaba obligada además a retirar los artefactos, pero no lo hizo y se indica además que durante la instalación se produjeron daños en las instalaciones del alumbrado público. El tema está en el EMVIAL y en el ENOSUR.

Ahora va a traer cola. Responsables de ambas áreas, la ingeniera Leda Tidone y el ingeniero José Luis Ovcak, respectivamente, teniendo en cuenta los antecedentes de la compra fraccionada, se negaron a retirar los adornos lumínicos, ya que indirectamente iban a estar validando con su participación, un suministro que venía muy cuestionado y que ya trajo muchos dolores de cabeza.

Ni con la orden del intendente. El trastorno del fraccionamiento de la compra y el sobreprecio, dejó fuera de acción hasta las propias órdenes verbales del intendente, quien no logró como era su propósito, proceder al retiro una vez transcurrido el período que justificaba su colocación. No hubo quien tomara bajo su responsabilidad esa tarea, además se previó un relevamiento de las instalaciones dañadas, por el beneficiario de la compra múltiple.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*