Ciudad, Política

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

¿Vilma agrandada o achicada? Calma es lo que falta entre los radicales. “Yo ahora trabajo para la gente, no para los radicales. La nueva onda de Vilma, tras la presentación conjunta con Francisco en Once Unidos. Pero el horno no está para bollos y sin exagerar hay una convulsión interna en la UCR, que ya empezó con el operativo éxodo, por lo menos en la contienda local.

Un bloque deshabitado, no hay ni intrusos.Todo comenzó cuando las oficinas del radicalismo se convirtieron en un páramo, luego del cierre de listas. Que Vilma haya dejado de conducir el bloque es sólo un eufemismo, “en realidad nunca lo pudo dominar” dijo un calificado vocero radical y “y ahora después de lo que hicieron menos”, agregó aportando una dosis más de dramatismo a la situación que vive la UCR.

Se suman al Frente Amplio Progresista. El beneficiado indirecto de las consecuencias es la coalición de socialistas y GEN. Binner y Margarita estarán el 26 por estos pagos y aseguran que se verán muchos radicales participando o adhiriendo al acto. “Desde ya yo te sumo a las siete peñas que integro”, le dijo un concejal radical al candidato a intendente de Binner y Margarita, que abandonó a Pulti cuando éste se acercó a los K.

Esto es mar de fondo. Nadie sabe cómo va a terminar esta sangría que ya se ha transformado en hemorragia. “Han abandonado hasta la liturgia radical” decía un decepcionado correligionario, lo de Once Unidos fue una vergüenza, “jamás creí que iba a ver eso” dijo un boina blanca que se acercó por Roldán y Falkner.

Los números no cerraron. Y se vino la liquidación a menos del costo. Hasta regalado es caro el acuerdo, sostienen quienes tenían alguna expectativa. Vilma estaba jugada, Mario Rodríguez cedió su lugar y “Maxi” Abad logró lo que se proponía (primer concejal), siendo el principal referente de Ernesto Sanz en la ciudad, quien se bajó sin participar. Luego no quedó nadie, militantes y apellidos de décadas quedaron fuera de la “conversa”. La situación es definida como una obra maestra del terror político.

Una implosión como la manzana 115. No quedó nada en pié, a tal punto que esperan sumar en el Frente Amplio y Progresista, a destacados y notables adherentes y militantes que se habían arrimado al Mo.Re.Na. para apoyar a Ricardo Alfonsín. Según nuestra fuente, están todas las condiciones dadas, ya que en el medio de la ola polar lo que sienten es un golpe de calor, algunos hasta pueden salir desnudos a la calle, con la calentura que tienen, describen de manera tremendista.

¿Habrá que darle crédito? Según la información deslizada, proveniente de una fuente irreprochable, el doctor Maximiliano Abad, primer concejal del entente entre Ricardo y Francisco, no asistió a Once Unidos (vive a tres cuadras), ahora se desconoce si  hubieron razones de fuerza mayor que lo eximieran del compromiso, sino estaríamos ante un serio caso de ausencia díscola, aunque más no sea por el qué dirán. Si esto empieza así, quién sabe cómo puede terminar. Para colmo dicen que Ricardo que venía creciendo se “amesetó” en las encuestas, tras el acuerdo con el denarvaismo.

 

El out de los históricos. Vivieron el síndrome Moyano, el de los piqueteros, el de los gobernadores aliados del FPV, nada que extrañar a la metodología del “novo cristinismo”. “Para vos hay un octavo puesto” le dijeron a Abud del otro lado de la línea telefónica celular y se armó candombe de aquellos, pero esta es sólo una referencia, hay infinidad de casos por el estilo. La deflagración promete hacer más daño que una bomba racimo.

Juan sale a la cancha. Anduvo por la oficina del ministro del Interior. Compinche del “Flaco” Randazzo en su etapa en la gobernación bonarense, se conocen desde hace tiempo. Garivoto intentó convencerlo de que no es cierto que tenga un 70 % de imagen negativa en Mar del Plata, y a la vez el ministro político de CFK le comunicó sin anestesia que fue Alicia (Kirchner) quien lo bajó de la lista. Así “Juancito” vuelve a sus orígenes. A remar después de 25 años a pelear en la interna, para no irse al descenso junto con River.

No hay  equivalencias. Si algo que no le falta es experiencia al caudillo del P.J. Pero los tiempos han cambiado, los jugadores también y ya no maneja el reglamento. Tampoco ya no corre toda la cancha, pero tendría que agrandarse con las desconcertantes declaraciones de Adela Segarra “se le puede ganar a Garivoto”, dijo la diputada nacional. Cómo no le van  ganar con el paquete que están manejando, es el aparato en su máxima expresión, te deprime mal tener que enfrentarlo. Encima no es una interna cerrada la especialidad de Juancito. “La cancha chica era lo de él, ahora se le complica, no es lo mismo la cancha de Nación que el Mundialista”, dijo de paso como hincha de Alvarado, uno de sus colaboradores de siempre.

Un menú con más oferta que demanda. El P.J. tiene ofertas en todas sus versiones, para todos los gustos, saturados en grasas, light, cero colesterol, un menú completo. En la otra banda (zona delimitada), que va por afuera, se vive un clima espeso, ante la inesperada jugada de sumar a Carlos Fernando Arroyo, lo que ha creado un lógico malestar de Adrián Freijo, que pacientemente venía construyendo la titularidad de ese espacio, que parece levantar vuelo con Duhalde y Das Neves, y la interesante incorporación de Julio Amadeo. Freijo ya lo asoció a Arroyo con el gobierno de Pulti.

Ver para creer. El impacto de los carteles. La orden fue fulminante para que se tape, a la brevedad posible, la pegatina en cartelería pública de los afiches con los sueldos del intendente, su esposa y principales colaboradores. Así pudieron verse cómo se pegaban otros encima  y también como se despegaban otros, una tarea de presos. Pero el daño se causó, logró el efecto previsto, golpeó y no se acierta con los autores. Pero hay algunos que pagan 2 pesos, por un lado un sector vinculado a la publicidad en vía pública, y otro prefieren, adjudicarle el hecho a la capacidad de infantería, que tiene Juancito para este tipo de operaciones. Ya tendremos la posta y nuevos episodios, pero no habrá contragolpe sino se individualiza al autor, en este caso, el instigador del hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*