Ciudad, Política

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

Hay que apostarle a la victoria. Se juegan unas fichas los muchachos del frente, para a ver si de una vez por todas llegan a la intendencia. Se habla de $ 8.000.000 hasta octubre, son unos dos palos verdes, después dicen que no hay gente que invierte en la ciudad. Esa exorbitancia en exhibición pública, puede generar reacciones adversas por una cuestión de excesos. Veremos cuánto sale cada voto, en la noche del 23 de octubre.

Hay otros que son más modestos. El rumor es que en la línea del Tolo que no es Américo Rubén Gallego, la inversión llega a la cuarta parte, lo cual también es un número. En el campamento de Duhalde, por ahora no están en competencia en ese aspecto, y aseguran que es una cifra muy elevada.

Y todavía faltan definiciones. De lo que sería la expresión del kirchnerismo de la lista oficial que agruparía CFK, Scioli y Pulti. Las estimaciones hacen prever que el despliegue será también interesante, con lo cual en estas tres expresiones se encontrará una difusión proselitista de importancia, tal vez cómo no se ha visto en los últimos años.

El aguante de la AFIP. El representante de la 9 de julio, la empresa que mal recoge los residuos domiciliarios,  salió a desmentir cualquier relación con Covelia u otra empresa. Dicen que están solos y que no tienen nada que ver con Moyano y Cía. Pero hoy el déficit de la “9” es soportado por una deuda acumulada millonaria con la AFIP, tan equivalente como la deuda que se le reclama a la municipalidad. Como siempre terminarán pagando los contribuyentes.

 

El “Rulo” es de historieta. Raúl Lamachia aplaudió entusiasmado a los ocho oradores del acto de lanzamiento de Carlos Cheppi, lugar de privilegio para él junto a Pablo Vacante y Fernando Gutiérrez en el escenario de Once Unidos.  Se entusiasmaba con el modelo nacional y popular, a cuyos fines es funcional junto a la CAME y por extensión a la UCIP.

En su otra versión. El “Rulo” entrevistó como animador del programa que auspicia la Unión del Comercio, Industria y Producción por el canal local. Pero contrariamente a lo que aplaudía sobre el escenario de Cheppi, compartía los conceptos del economista Eduardo Curia, que hablaba entre otras cosas de inflación, dólar atrasado, el costo interno, la fuga de capitales y el cierre de las importaciones. Lamachia compartía con su invitado especial, todos los conceptos que desgranaba el reconocido economista. Ver para creer, un camaleón pasaría vergüenza.

Marcelo a cortar cintas. El chisporroteo por el convenio de OSSE y la UTN dejó sus huellas, no queda muy en claro cómo se definirá cuando llegue el tiempo de las decisiones. Por qué Bonifatti y no Artime fue elegido (únicamente por Pulti) como presidente de Acción Marplatense. ¿Habrá alguna afiliación que no se conoce?, una movida misteriosa. Por lo pronto el arquitecto, salió en algunas fotos inaugurando obras con el intendente. ¿Pipa de la paz? O simplemente maquillaje. Hay tensión entre los protagonistas.

Falta el tiempo recuperado. El tema de los fondos del plan para combatir la inseguridad, toma cada vez mayor volumen y el doctor Ventimiglia no tiene una adaptación rápida. Algunos reflejos le quedan, en tiempo de descuento, pero el flamante director tiene que soportar los capítulos anteriores, donde los miembros de los foros fueron “franeleados” y engañados.

Mandaron los refuerzos. Claro ahora Ventimiglia ya agotó los tiempos de la tolerancia. Era necesario darle una señal de apoyo, demostrarle que no está sólo. Así aparecieron en el Concejo y por la noche Diego Monti, Héctor Rosso, Leandro Laserna y Debora Marrero, más el secretario de Control doctor Adrián Alveolite. Dicen que a Ventimiglia, el S.I.M.se la vendió cambiada en la planta baja. Otro más y van …

Un silencio que se interrumpió. Hubo un evidente malestar en la fiscalía federal, por los trascendidos de una reunión que se pretendió mantenerse en reserva. Eran cuatro los concejales, pero uno de los asistentes quebró el acuerdo de no filtrarlo a la prensa, pero siempre hay alguien, al que se le afloja la lengua.

¿De quién se trata? Fue sólo una de las personas asistentes, la que habló, y se detecta por una cuestión de género, se deduce de la conversación entre las partes. Pero ya no hay marcha atrás y lo dicho, dicho está. El fiscal es un adicto al silencio y a la reserva de las investigaciones,  sufrió el disgusto del impacto de las declaraciones publicadas a modo de trascendido. Los que fueron a ver a Kishimoto: Cano, Schütrumph, Arroyo y Baragiola, que cada cual saque sus conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*