Ciudad, Política

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

Mejorar algunas calidades de vida. Una de las muletillas de las gacetillas oficiales dice:“Los controles se realizan en el marco de la política de la secretaría de Gobierno, cuyo objetivo es que se respeten las normas para desarrollar esta actividad, evitar excesos, mejorar las condiciones de convivencia y preservar la salud y la vida de quienes asisten a estos locales y quienes trabajan allí.”

El ejemplo marca rumbos. Uno de los que ha mejorado su calidad de vida a través de sus ingresos genuinos es el intendente municipal y su grupo familiar, que según información distribuida generosamente vía Internet, asciende por los menos (en forma directa) a $ 77.000.- mensuales, aproximadamente U$S 20.000.- cada 30 días, sin contar a otros beneficiados directos, familiares y familiares políticos, que revistan en la planta municipal con acuerdo del Sindicato de Trabajadores Municipales.

Esa pasión por el Caribe. Las playas, el agua y el sol a dos horas de Miami, no tienen mucho que ver con la Mar del Plata de los 12 meses, que se empeña en instalar el presidente del EMTUR  Pablo Fernández Abdala. Tras su viaje a Cuba vía Panamá en 2010, el intendente y su esposa volvieron a apostar a “la hora sol full”, que se consigue en esos privilegiados destinos. Nada de Mogotes, La Perla o las Playas del Sur, el viento molesta, se te clava la arena en los ojos y los pies se ponen morados de frío, no hay que andar sufriendo penurias, una vez que uno sale de vacaciones.

Un sistema de acceso exclusivo. Los hoteles de la cadena Rui (en este caso Car) en Playas del Carmen, forman parte de los balnearios exclusivos mexicanos, ubicado a sólo 80 kilómetros de Cancún. El sistema de contratación “all inclusive” permite a los huéspedes del hotel a manejarse con total independencia a los accesos de consumo del hotel categoría, sin pagar adicionales, obviamente cinco estrellas internacionales, no como el Hotel Hermitage, para que quede claro el ejemplo.

Las merecidas vacaciones. Todas las fuentes de información permiten asegurar que la familia Pulti vive para el trabajo, que no existe de su parte ninguna malversación, es una plata muy bien ganada y el sueldo no se lo fija él, nada que reprochar. Manejar (como sea, no bien) un presupuesto de $ 1.500.000.000.- acompañado por una batalladora incansable y confiable persona como Lucila Branderiz, supone que no se ha cometido dolo alguno en perjuicio de la administración.

Un salto de importancia. El ascenso laboral y político también implica progresos personales y económicos, y es bueno que la gente progrese, que se les aumente a los jubilados el equivalente a un kilo de carne por semestre, se combata la precariedad laboral y el trabajo en negro. Son todas conquistas que el ser humano merece, y por las cuales pelea y lucha en algunos casos durante toda su vida.

Pero siempre hay algún detalle. Y no siempre se escapan, según cuentan la noche en la cual fue elegido intendente, había una preocupación que moraba junto a la alegría de sus seguidores en el Hotel República. Esa preocupación lo embargaba al intendente de manera singular, a tal punto que la euforia del momento no pudo hacer olvidar, del aviso de corte perentorio del servio público.

Ahora podrá pagar la luz. Aliviado por el resultado de las urnas, la vida comenzaba a cambiarle la cara al intendente electo, en octubre de 2007. Sobre la mesa del comedor de su vivienda estaba el aviso de corte de luz de la empresa proveedora del servicio eléctrico. En ese momento debía ponerse al hombro los desaciertos de Daniel Katz, le llegaba la hora del cambio a Mar del Plata, por lo que tanto había perorado. Las evidencias hablan de un cambio profundo, además de por la vidas que dicen cuidar de sus conciudadanos, también las propias, o por lo menos así parece, como decía Américo Barrios.

El ejemplo de Belgrano. Ayer el intendente se refirió a la vida del general Manuel Belgrano al cumplirse el 191 ° aniversario de su muerte. En una parte de su discurso Pulti mencionó las dos caras de un discurso. Sus palabras fueron casi una ofrenda a los gustos de CFK, ahora en los hechos el relato (como sus cuentas) no cierran.

Un comentario

  1. Norberto Luxardo

    Obseno lo que cobra el matrimonio Pulti, y mas aun frente a los $1.100 que cobran los 180.000 jubilados de M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*