Ciudad, Política

Visto, oído y comentado en el HCDelirante

Otros dos palos a la bolsa.- El pulmotor financiero indirectamente recorre caminos inusuales si nos atenemos a las vías administrativas corrientes. La empresa de recolección recibió otros dos millones de pesos a cuenta de la deuda municipal.

Otra cosa es con guitarra. Pero los auxilios ante las demoras en las que incurre el tesoro municipal, no surgen por generación espontánea ni obras de la filantropía, sino que es en base a la muñeca política que pivotea en el gobierno bonaerense, afín a la causa es necesario evitar desbordes, por falta de pago en muchos municipios bonaerenses, entre ellos la MGP.

Lo que no cura, termina matando. El Banco de la Provincia no descuenta pagarés que emita la municipalidad, lo cual complica las cosas. La entidad bancaria si así lo hiciera terminaría financiando déficit municipal de manera indirecta, convirtiéndose en acreedora de las tasas municipales, en una suerte de compensación.

Hay que achicar la deuda. Lo cierto es que en agosto y setiembre la 9 de Julio recibió $ 4.000.000.- a cuenta de la deuda de los marplatenses. Esto se va a poner más duro, en el corto plazo, ya que el Departamento Ejecutivo, duerme los reclamos de la empresa que se acumulan, como la basura que dejan de juntar todos los días.

La lectura de las fotos. Las fotografías en las que aparecen muchos radicales con caras de feliz cumpleaños, ha dado tela para cortar y comentarios para todos los gustos. Sólo Ricardo Alfonsín puede hablar de consensos y lograr acuerdos, luego de las publicaciones. Los reporteros gráficos de Tandil, hicieron un documental político, en la asamblea radical.

No los une ni el espanto. Hay claras diferenciaciones, y hay caras para todos. Lo indiscutible es la revitalización que ha conseguido el hijo del ex presidente, es lo único que está fuera de toda discusión. Hay que recordar que Mar del Plata no fue “filo alfonsinista” ni en la época de oro del hombre de Chascomús.

Ya hay apuntados. Néstor Saggese y Gustavo Serebrinsky aparecen como formando parte de este embrión que se gestó, nació y ganó en la contienda provincial con Julio Cobos. Pero en la interna radical, se conoce y muy bien, y saben que no fue ese el alineamiento que respetaron, sino que los afiliados fueron, votaron y enterraron el acuerdo de cúpulas.

¿El triunfo rotundo fue interpretado? Cualquiera fuera su procedencia Cobos, Posse, Storani y Moreau. Parece que no quieren saber nada con respetar el espíritu del voto, sino hasta conseguir un  lugar a salir en alguna lista de candidato a cualquier cosa.

Los carteles siempre los carteles. El oficio de la política tiene el clásico de los carteles en la vía pública. Casi sin pudor se anuncian intenciones, buenos propósitos, de gente respetable, que insiste y persiste, pero que apela a ciertas mañas que hay que saber detectar a tiempo.

¿Nuevo e independiente? Así se autocalificó una parte del socialismo, que empeló las carteleras en vía pública, en el principal circuito de la ciudad. La oferta sonaba como atrapante, ya que aparecía auto proclamándose como el nuevo socialismo marplatense y además independiente, lo cual despertaba algún grado de expectativa.

Pero era una imagen repetida. En la misma aparecían Cordeu, Bronzini y Anastasía, con todo respeto dicen nuestros informantes, no había nadie más. ¿Qué tiene de nuevo? y ¿Qué tienen de independientes? En la última interna no llegaron a un dígito y juegan en el modelo kirchnerista. Todo bien, pero tampoco hay que ser gil a cuadros.

Un gabinete raído. A un año de las elecciones, el intendente Gustavo Pulti intentará oxigenar su gabinete. A los problemas ya conocidos de algunas áreas que directamente no funcionan, se agregarán los problemas de internas e incompatibilidades políticas, que vuelven improcedente la ocupación de algunos cargos. La Secretaría de Acción Social, funciona virtualmente tomada, pero no está en la gran manzana y pasa muy desapercibido.

Una búsqueda frenética. El intendente por razones obvias, desviará conjeturas y explicaciones, no admitirá los recambios, pero los mismos son inevitables. El desgaste de una función en ámbito político desfavorable y problemas económicos, augura males mayores, pero tampoco hay gente que se pruebe algún traje de responsable, a meses vista de elecciones presidenciales, a la gobernación y a la intendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*