Información General, Política

Visto, oído y comentado

La generosidad de la democracia. La sucesión presidencial probablemente permita acceder a Amado Boudou, en algunos interregnos de un eventual próximo mandato presidencial, a la presidencial de la Nación, en caso de ausencia de CFK del país, en casos de enfermedad o fuerza mayor. En el círculo más acérrimo de los K, no hubo resistencia pero si algún grado de asombro por su sorpresiva designación.

Sin avales ni pergaminos. Entre los economistas Boudou es un advenedizo proveniente de una aurora política. Según confían a esta columna saltó a la consideración del mundillo económico financiero  a través de la redacción de Ambito Financiero, desde se jactan de haberlo “colocado”. Hoy Boudou lleva un peso importante de la campaña, con numerosas exposiciones públicas, con y sin guitarra, pero con mínima inserción en las estructuras partidarias. Con lo cual se lo observa con recelo.

Un sistema siempre polémico. La aplicación del cociente electoral siempre ha sido motivo de polémicas, pero el tema se puede disparar mal, si la distribución responde a una proporción, que puede resultar inédita. El ganador y los residuales podrían llevar a Acción Marplatense, a conseguir el 75 % de las bancas que deben renovarse, 8 sobre 12, cuando tienen mandato otros siete miembros hasta el 2013. Acción Marplatense estaría pisando los 2/3, con 15  sobre 16 bancas.

 

 

Un despegue imprevisible. La ciudadanía con su expresión electoral, dejó a 20 o más puntos porcentuales, al resto de la oposición, con lo cual la aplicación del cociente electoral favorecería al oficialismo, si se repitiera la dispersión de votos entre el resto de los ocho candidatos, que ganaron el derecho de participar en la elección, luego de la Primaria Abierta Simultánea y Obligatoria. Es algo para repasar.

Un vuelco difícil de prever. Si los 95.000 votos de Pulti (con 100.000 se gana la elección) hacen diferencia importante sobre Cheppi y/o Baragiola, estaríamos ante un escenario de diferencia cuya distribución borraría otras expresiones de la oposición. Si creciera Cheppi como Frente Para la Victoria, estaríamos virtualmente en una composición kirchnerista con todo el poder sobre el Concejo, como no hay antecedentes por lo menos desde 1983.

Se rompen las equivalencias. Si Acción Marplatense alcanzará el 40 % (siete puntos porcentuales más) de los votos el 23 de octubre y la elección no se polariza con otro candidato es muy probable que el oficialismo pueda actuar a discreción en el Concejo Deliberante, acumulando un poder legítimo y sin riesgos de ser contrarrestado, aún con alianzas que se formen entre otros partidos que formen parte de la oposición.

La felicidad ja, ja, ja. Angel Fernández no estuvo feliz, salió último y revoleando la cola. ¿Mar del Plata no será feliz? Lo votaron alrededor de una persona por mesa, serían sus fiscales podría sospecharse. Pero este pésimo funcionario del gobierno de Katz, participó ajustándose a derecho, sometiéndose a la soberana decisión del pueblo. El ex chofer de Pulti, que Daniel Katz puso a dirigir el Tránsito, tuvo su debut en las urnas. Bruera va tener que pensar en otro agosto, aunque seleccionando así, más bien podría ir pensando en otro calendario que no sea el Gregoriano.     

Otros caídos con padrinos importantes. En este caso se trata de Volponi y Aceto, por el PRO y Proyecto Sur respectivamente. Floja performance de los hombres de Mauricio Macri y Pino Solanas, respectivamente,  que no llegaron al 1,5 %, para ir por la oferta electoral que enriquezca el 23 de octubre. No les alcanzó y no podrán seguir participando.

Unos 50.000 votos a la deriva. Son los que suman los perdedores del Frente Para la Victoria (Garivoto + Pepe San Martín + Garciarena + Pablo Kirchner), del Frente Popular (Freijo + Carlos Rivas) y Alejandro Volponi, Pablo Aceto, Pablo Dacuzzi y Angel Fernández. Entre todos ellos reunieron aproximadamente 50.000 votos, son los diez que quedaron fuera de la grilla. Se supone que Cheppi y Arroyo recogerían una parte importante, ya que entraron sus listas en la competencia.

 

 

Muy cuesta arriba. Anímicamente había que estar preparado, sino la desmoralización podía caer en estado de pánico. Un exitoso intendente radical, hizo la campaña casa por casa. En algunos barrios se encontró con una familia cuyo padre tendía un plan trabajar, la madre jubilada como manzanera y los hijos recibiendo el plan universal por hijo, más las computadoras para cada uno de ellos. ¿Qué les podía ofrecer yo? Confesaba luego de la experiencia. En la tierra de Diego Bossio, los recursos electorales fueron ilimitados, sin problema de caja, paga la ANSES.  

Hubo un cuento del tío. ¿Un timador profesional? ofreció servicios de especialista en marketing político, tuvo fugaces apariciones. Pero tal vez sea sólo un camarógrafo, porque se lo vio tomando imágenes en el Concejo Deliberante. Ahora quiere cobrar lo que resta de sus honorarios. Pero hay tantas dudas con él, como con el candidato que no brindó la seguridad esperada. Epa, son buenas las de suspenso. ¿Otro adelanto? Parece que no cobrará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*