Ciudad, Política

Visto, oído y comentado

Las andanzas en la ONCCA. El doctor Sergio Paleo, quien apareció por la Gran Manzana, bajo el rótulo de un “Gordo bueno”, se comenzó a conocer como integrante de la mesa del PAR (Pensamiento y Acción Radical) una de las líneas internas de la Unión Cívica Radical, y su primer conchabo público, fue en la Asesoría Legal y Técnica, bajo el gobierno del profesor Blas Aurelio Aprile. Hasta ahí nada que objetar, pero esa era su presentación de perfil bajo.

Luego fue al grupo de tareas. Paleo sobrevivió al descabezamiento de los funcionarios de Aprile, que llevó adelante el ex intendente y actual diputado nacional Daniel Katz, una vez que retiraron al profesor de Filosofía del máximo sillón de Yrigoyen 1627. El “Gordo bueno” avanzó algunos casilleros, de la mano del secretario de Gobierno Jesús Porrúa, hasta que llegó a manejar Unidades Turísticas Fiscales, dentro de la Municipalidad, cumpliendo órdenes de Porrúa, avaladas por el ex intendente Daniel Katz.

El ascenso fue notorio. Paleo se encargó de hacer los deberes en la adjudicación de balnearios, prórrogas, fijación de canon y mantener un relación muy aceitada con Florencio Aldrey Iglesias. Paleo le llevaba al empresario, los decretos originales recién firmados, que favorecieron a Iglesias en la adjudicación del Paseo Hermitage y del traslado del Casino Hermitage al paseo del mismo nombre, donde se instalaron 250 máquinas tragamonedas, el 70 % de las que funcionan en el Casino Central. Esta fue una de las operaciones de mayor corrupción política de la historia de la ciudad.

Una meteórica trepada. El triunfo de Pülti dejó sin empleo público a Sergio Paleo, quien fue rescatado por quienes detentan el poder de la AFIP. En esa órbita comenzó a revistar Paleo, hasta que sorpresivamente saltó a la tapa del diario más vendido del país. Paleo era un operador de los subsidios truchos, que se entregaban en Mar del Plata, investigación judicial que llevó al procesamiento de Ricardo Echegaray, titular de la AFIP.

Ahora protegido en la SIDE. Según los últimos datos recogidos, Paleo luego de la investigación periodística, se encuentra protegido dentro de la estructura de la SIDE. “Qué cagada se mandó “Gordo” (por Paleo), lo quieren matar…” dijo un abogado defensor relacionado con el caso. La acción de Paleo, mereció una reprobación en el área clave del manejo de la AFIP, a tal punto que se acaba de ordenar su disolución, la semana anterior.

Sus contactos marplatenses. Paleo era muy afecto a la informalidad, como hacer viajar guardavidas desde la Patagonia (para incorporarlos a la Municipalidad) y luego no los atendía. Hace unas semanas se conoció que golpeó a un periodista marplatense, molesto por las publicaciones y comentario radiales. No ha abandonado todos los contactos políticos, dos concejales del VARA han mantenido conversaciones con él, eligiendo lugares discretos, como perdida cafetería de una cancha de papi futbol. Justamente también Porrúa, dice estar incorporado a Vanguardia Radical, línea que apoya a Ernesto Sanz.

Pezzatti con Melconián. El concejal de Acción Marplatense, en uso de licencia para ocupar la presidencia del Consejo Portuario Regional, Eduardo Pezzatti, se retiró antes de que finalice la charla del economista Carlos Melconián, en Playa Grande. Sería caer en una obviedad, difundir cómo opina Melconián de la economía kirchnerista. Es lo mismo que piensa Pezzatti, pero en privado. El rumbo K del intendente Pulti, lo excluye a menudo de algo impensable para el ex presidente de la Bolsa de Comercio, mamar un modelo que le repugnó, repugna y repugnará. Pero hoy comen de la misma olla.

Otras presencias políticas. Estaba el ex candidato a intendente por lo que fue la Transversalidad K, a la que se incorporaron los radicales de la mano de Daniel Katz, llevando como intendente al contador Serio Fares. Muy distendido el gerente de Transcambio, disfrutó de la amena charla de Melconián, quien no paró con las chanzas a lo que pasa en la Argentina, con un estilo muy particular, siendo didacta y haciendo docencia, para saber hacia dónde dirigir las inversiones inmobiliarias, según su criterio.

Otro ex secretario de Katz. Ávido de novedades, también concurrió el arquitecto Norberto Cánepa, quien fue secretario de Obras de Daniel Katz, cuando ya Fares se había ido por ortodoxo del gabinete, siendo reemplazado por Gustavo Schroeder. Cánepa quiso enterarse cómo evolucionará la industria de la construcción, Melconián tiró algunas pistas: “Los ladrillos son algo seguro, en un país imprevisible como la Argentina”, alentó el economista para satisfacer a su auditorio.

Se viene Cheppi. Es la cara nueva del FPV, el ingeniero agrónomo y ministro plenipotenciario de la Nación, armará su izamiento como otro aspirante de ese sector, Carlos Cheppi saldrá a la cancha de las calles marplatenses. En su mensaje tratará de hacer saber, que lo suyo es algo más que militancia. Ya están los presupuestos de la cartelería gráfica, su cara se hará más conocida y familiar en los muros más cotizados de la ciudad.

Alguien para poder mostrar. Para las baqueteadas caras de Daniel Rodríguez y Adela Segarra, Cheppi es como un anillo al dedo, ya que no quieren irse de la política y van por la “re-re, que tanto le criticaban a Menem. A la diputada nacional y al diputado provincial, la candidatura de Cheppi les servirá para negociar en la estructura partidaria, para renovar sus cargos electivos. Otra vez la misma historia con la misma mecánica, para ir guarecidos en las listas sábanas.

Le tocó bailar con la más fea. Cheppi fue un hombre elegido por Néstor Kirchner, en las horas más ardorosas del conflicto por el campo, en la batalla por la resolución de la resolución 125. Duró muy poco al frente de la Secretaría de Agricultura y Hacienda, le faltó carácter y cintura (según voceros altamente confiables de Balcarce 50)  en la zona pintada, perdió en el cuerpo a cuerpo nada menos que con Guillermo Moreno, y rápidamente fue corrido del escenario del enfrentamiento. Ahora la política le reservó un lugar de cabotaje y está dispuesto a poner el hombro, no es cándido pero sabe que va al sacrificio, todo sea por el modelo y el proyecto. Aunque ya le quieren marcar la cancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*