Destacado, Política

Vinculan a Pulti con Guía Laboral la empresa de Pablo Moyano

Es por la contratación de mano de obra eventual y/o temporaria para efectuar trabajos comprendidos en el pliego de concesión de la recolección de residuos de nuestra ciudad en el contrato con la empresa 9 de Julio. Aparece en escena Luis Martín, el empleado político jerárquico que desempeña nada menos que el cargo de director de Higiene Urbana en la órbita del ENOSUR.

Cabe recordar que en forma vehemente Pablo Moyano reclamó ante las cámaras de Canal 8, $ 3.000.000.- que la empresa 9 de Julio le adeudaba a Guía Laboral en el medio del conflicto, el hijo de Hugo Moyano quería que la MGP pague para que cobre Guía Laboral, haciendo siempre gala de que la plata, los beneficios y los puestos de trabajo, “son de los trabajadores”

Otra referencia directa a estos vínculos referidos, donde surge la presencia de Pablo Moyano dentro de los manifestantes camioneros, fue en el último paro con quema de basura y neumáticos frente a la municipalidad y que dejó sin servicio por tres días a la población. Entre Gustavo Pulti y Hugo Moyano (conversación telefónica mediante) se aplacó a los más díscolos, volviendo todo a su “calma habitual”, pero no definitiva.

guia130913BLlama la atención con la virulencia que Luis Martín trata a la presidente Cristina Kirchner, cuando se trata de un dirigente sindical camionero que revista bajo la nómina de personal político nombrado en la actual gestión. La designación constituye ya una prolongación del beneficio otorgado a Héctor Martínez hoy en la legislatura bonaerense.

Muchos de los detalles de esta relación “non sancta” y de insospechada derivaciones no tienen tratamiento político en plena campaña ni aún dentro del Frente Cívico y Social ni en el Frente Para la Victoria, aún cuando están comprometidas multimillonarias partidas presupuestarias que toca  $ 300.000.000, además de un contrato por el servicio que ha llegado a los $ 20.000.000.-  Este intríngulis involucra además a Florencio Aldrey Iglesias que participa de un generoso porcentaje del monto bruto de los certificados mensuales de servicio, operación que estaría blanqueada según el propio empresario y titular del multimedios La Capital.

La información está ampliada en el medio digital Mar Australis, en una nota que firma Luis Otero bajo el título: “Una grave anomalía en liquidación de haberes por Guía Laboral S.R.L. la empresa de Pablo Moyano”

El texto reproducido dice lo siguiente:

“A un trabajador cesado le quieren hacer creer que no trabajó el tiempo que trabajó, por contrato, con dicha empresa de los “Moyano’s” a fin de no pagarle casi nada de indemnización. Figura que trabajó todos los días pero sólo trabajó 10 ¿Quién cobró el resto? Los contratos-basura de Flamarique y la Ley Banelco. Ubaldini en la lucha. Además de la nombrada, están la empresa 9 de Julio y el Municipio de Mar del Plata. Habrá -según informaron desde cercanías a la víctima de la estafa- denuncia judicial. Pablo vino a Mar del Plata a ver si paraba el lío. Por esto ofrecieron migajas al trabajador cesado a cambio de silencio… Larga historia. Tómese su tiempo.

Nos pareció como extraño que tan luego el encumbrado Pablo Moyano, hijo del amigo de Aldo Rico y ligado a éste por múltiples negocios habidos durante la intendencia del flojo carapintada en San Miguel (Covelia entre otros), apareciera hablando con el ñoqui municipal Luis Martín, delegado de una empresa transportista y elegido -sospechosamente mediante elecciones no muy claras- como secretario general de Camioneros Mar del Plata, en razón de los movilizados reclamantes que hacían bulla y ruidos molestos para los delicados oídos funcionariales, frente al edificio de la Municipalidad, días atrás. Hace un rato nos sugirieron un por qué de dicha aparición en la Capital del Pulover.

 

En tiempos radicales en el Gobierno Nacional, apenas liberada la Casa Rosada de ese olor a hemoglobina y bosta que dejaran los entorchados usurpadores de la República, los asesores para el hundimiento con los que contó Fernando de la Rúa impulsaron, a través del procesado ministro de Trabajo Alberto Flamarique, la ley de flexibilización laboral. Imposiciones abyectas de los esquilmadores profesionales que destruyeron el patrimonio industrial, económico, laboral de la Argentina, contando para ello, finalmente, con otro funcional a los poderes externos de las multinacionales representadas por la Secretaría de Estado yanqui y el FMI tanto como con los entorchados gendarmes que se habían ocupado de hacer bien los deberes, de un modo sanguinario y público antes y soterradamente, en ese momento del 2001.

Mediante el artilugio de la coima, popularizada luego como Ley Banelco por el nombre del dinero de plástico con el que, muy en efectivo, repartieron desde la SIDE a través de una red congresal que incluyó a varios portadores de nalgas asentadas en sus respectivas bancas, los derechos del trabajador fueron a parar más allá del lodo de heces que formaban el lecho del río Riachuelo.

 

 

 

 

En efecto, a partir de la sanción de dicha ley, la patronal podía utilizar cualquier artilugio para contratartemporalmente a trabajadores que, acuciados por la incertidumbre de qué podrían hacer para mantener a sus familias y angustiados por el hambre que devenía turbación mental y dispersión del discernimiento, aceptaban condiciones de trabajo que convalidaban la esclavitud encubierta bajo la citada ley. Entendamos, también, que los radicales, desde que perdieron el rumbo al perder el respeto por su origen, no fueron otra cosa que el frente blando de la oligarquía maléfica como la denominaba José Luis Torres (Pej. Los Perduelias; Algunas formas de vender la Patrias, etc.)

Para proceder a la contratación de esa masa desocupada debían actuar empresas ajenas -en los papeles- al Gobierno. Es que alguien tiene que hacer el trabajo sucio y nada mejor que los buitres que se alimentan de la carroña.

De tal modo aparecieron cantidad de empresas de trabajo temporario que contrataban obreros especializados para barrer galpones o devastadores rápidos para manejar un ascensor, y todo a precio de mercado, o sea, apenas poco más que nada.

Pasado el tiempo y en esta tan buena anfitriona de antiperonistas de toda especie y laya que es Mar del Plata -ciudad natal de Moyano, Hugo-, cuando se produce el desguace de la empresa de transportes Venturino en cuya negociación final por el reclamo de haberes e indemnizaciones actuó, con éxito, el mencionado Hugo y de cuyo resultado los trabajadores colgados no recibieron ni un solo peso, se hacía necesario calmar a los vilmente desocupados con algún placebo adecuado como para bajar la hinchazón primaria y luego, llevarlos de paseo o bien, caminarlos como dicen los muchachos.

Aparece, entonces, radiante como una novia virgen ante el vetusto altar, el nombre de Guía Laboral SRL sostenido por las regordetas manos de Pablo Moyano. Dirán: “¿Y qué hay con eso? Es un trabajo legal, un negocio habilitado por la ley…” Claro que sí, pero que un supuestoreivindicador de derechos de los trabajadores conculcados por la patronal se dedique a hacerles firmar contratos basura, o sea, a deshacer todo pacto social existente -como los menemistas y luego los radicales- y engañarlos con un chupetín cuando les correspondería por leytoda la confitería… sinceramente es de muy mala gente.

Pero bueno, el chico tiene que lograr su independencia económica. Lo que no debería de hacer ni habilitar ni encubrir el chico es que se cometan estafas y defraudaciones con esos mismos trabajadores que mantienen su confianza (otra no les queda) en Guía Laboral. ¿Por qué?

 

Vos ingresaste ¿Cuándo?

En esos corrillos, radio pasillo y personas involucradas como víctimas de la situación ha tomado fuerza la versión de que Guía Laboral SRL cesaría en su actividad a favor de otra empresa similar pero con otro nombre, aunque con los mismos personajes, tal vezrepresentados por los tan mentados y famosos palo blanco (aunque esto último es delicado para los Moyano’s ya que siendo ellos mismos traidores no pueden esperar de sus acólitos actuales que no serán sus enemigos futuros…). De esta forma piensa (es un decir)Pablo Moyano sacarse de encima la larguísima hilera de juicios laborales, civiles y penalesque rondan su esquina. El razonamiento es casi de higiene pública: muerto el perro se acabó la rabia. Si así lo supone este personaje más adecuado al cine italiano de los 50 que a la actualidad, bien equivocado está, él o los que le cobran suculentas sumas en negro para asesorarlo (claro, total a estos últimos el largo brazo de la ley nunca los alcanzaría, se conforman).

En el sindicato de Camioneros hay broncas de larga data, antes silenciadas por el terror de quedar expuestos a las iras de los delegados locales del capo capitalino Moyano, Hugo. De hecho, varios muchos que alzaron su voz acusándolos de traidores a los trabajadores, estafadores, defraudadores y tantas cosas más que tienen su correlato en figuras del Código Penal, quedaron excluidos de cualquier trabajo relacionado, en principio, con ruedas y camiones y, en segunda instancia, cualquier otro en empresas relacionadas con el sector. Es que “nos sugirieron que no te podíamos tomar como empleado” fue la respuesta que obtuvieron, en síntesis, todos los que ingresaron a la categoría de molestos para los negociados del insólito jefe de una cgt paralela cuya existencia se debe a su felonía y no al esquema del derecho positivo de la República. Este sujeto tanto como su ahora protector Magnetto-Clarín tienen la característica de no cumplir con leyes ni decretos… por ahora.

Esa bronca subyacente, presencia de dolor en el estómago permanente a causa de supuesta impotencia reivindicatoria alcanza a quienes, sin otra salida, entraron en Guía Laboral SRL como única posibilidad de trabajar, mal pago pero… es un ingreso. ¿Se nota la perversión del modelo ideado por los Moyano’s que sólo es posible gracias a aquella Ley Banelco? Impiden trabajar en el sector a los que fueron excluidos del sindicado por revoltosos; los camioneros echados saben de camiones no de criaderos de hotensias; luego uno de los de la banda familiar organizó, tiempo ha, la empresa Guía Laboral y es aquí donde, finalmente, recalan los cesanteados cuyas indemnizaciones serán cobradas algún día, sea el del arquero o bien de cuando las ranas críen pelos.. dicen.

El negocio sucio y penalmente calificable

El caso es sencillo. Uno de esos trabajadores que desde años atrás firmó contrato con Guía Laboral SRL al ser separado de esta empresa nota que en su recibo de haberes figura una fecha que nada tiene que ver con la real y auténtica de su inicio en la empresa. Como mínimo se borran más de 5 años de trabajo en Guía Laboral. El hombre se retira anunciando que hablará con un abogado para llevar el caso a la justicia. Es que además y por si fuera poco borrarle la antigüedad, en los registros figura que trabajó TODOS LOS DÍAS aunque lo hizo, realmente, en 10 por mes. La pregunta que se hizo el hombre, compartimos nosotros y seguramente, usted, lector, también se la hará: ¿Quién cobró los 20 días por mes restantes que el trabajador NO cobró pero que SÍ figuran como pagos?

Insólitamente Luis Martín (el secretario general de Camioneros) se comunica telefónicamente con él y le ofrece algo así como el 0,01 % que le correspondería por indemnización legal, para cuyo cobro el hombre debía firmar un convenio mediante el cual declaraba no tener nada más que reclamar… El hombre rechaza esa ofensa y mantiene su postura del abogado.

Nuevamente, pasadas unas horas, el mismo Martín vuelve a comunicarse con el trabajador excluido y le ofrece, esta vez, una cifra cercana al 15% de lo que legalmente le corresponde. El hombre rechaza.

¿Cómo sigue esta historia? Supuestamente en Tribunales. Decimos “supuestamente” porque en casos como éste y cuando el agua llega a las fosas nasales de los involucrados -para el caso Guía Laboral SRL, 9 de Julio SRL, Municipio de Mar del Plata- se trata de llegar a un acuerdo amistoso y razonable que, nos parece, si bien pudiera favorecer al trabajador excluido vendría a cubrir con una pintura de legalidad lo que, nos parece, es absolutamente ilegal y sería hasta delincuencial (cobrar por un trabajo realizado por otro lo que el otro no trabajó pero facturarlo como que sí ¿dónde van esos pesotes?)

El silencio será posible mientras no exista ninguna voz que alerte…

Que estén bien.

Roberto Otero

 

 

2 Comentarios

  1. hola a todos!!!! esta nota me parece sacada de la boca de toto alderete y su ignorante compañero Eduardo aguerrido igual le diria a el señor Roberto otero que chequee antes de publicar un recibo de sueldo por lo menos aparte de tapar el nombre y apellido habria que tapar el cuil de Javier arreola porque asi queda muy expuesto o directamente poner nombre y apellido!!!!
    muchachos ya esta perdieron en muy Buena ley y los echaron del sindicato por chorros y no ni siquiera son afiliados!!!!
    Les deseo mucha suerte!!!!! en otra vida quizas puedan ser dirigentes!!!! cariños grandes Pedro Moreno Diaz

  2. hola, deseo informar que esta empresa guia laboral es una empresa en la cual estuve vinculada por unos cuantos meses, y debo decir q es un desastre, la liquidacion de sueldo era un desastre siempre tenia descuentos de dinero en mi sueldo los cuales cuando iba a reclamar nadie sabia decir porque esos descuentos, tenia aportes a la obra social y cuando la necesitaba me topaba con la agradable sorpresa que nunca fui dado de alta, la acreditacion del sueldo era el 4 dia habil del mes, me pagaban cuando queria, cuando reclamaba la culpa siempre la tenia otro… gracias a dios mi empleador decidio dejar la tercerizadora y ser empleado directo, algo que le estoy muy agradecido, la plata el dia que corresponde, obra social, y lo mejor sin descuentos en el sueldo.GUIA LABORAL ES UN DESASTRE (YO NO ERA EL UNICO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*