Destacado, Política, Portada

Vilma no descarta que la gestión Pulti termine en la justicia

vilma
Toma a las próximas elecciones como el paso previo para que el Frente Cívico y Social recupere el gobierno de la ciudad. Vilma Baragiola espera los votos que habrán de llegar y convertirse en la cuarta intendente radical desde 1983.

El gobierno municipal es el peor que el INDEC, no sólo dibuja sino que oculta la información de un área extremadamente sensible. Hoy con un guiño en las encuestas, tras la celebración de las PASO que tuvo al Frente Cívico y Social como ganador el 11 de agosto, Vilma Baragiola respira hondo y se pone muy seria arranca con su clásico “a ver …”, cuando se la consulta sobre la situación económica financiera de la comuna.

“Antes de entrar a analizar cada una de las preguntas el enfoque del cuestionario merece una reflexión: la Unión Cívica Radical como partido centenario a nivel nacional se preocupó siempre por preservar y garantizar la institucionalidad. A esta responsabilidad natural se agrega el rol importante que en nuestra ciudad tuvo nuestro partido siendo gobierno en las intendencias de Ángel Roig, Elio Aprile y Daniel Katz, o como la principal fuerza de oposición. Nuestros pasos siempre van a tener como guía esta reflexión que acabamos de realizar, en el marco de la legislación vigente” sostiene Baragiola como introducción en el tema.

–          Frente a la falta de información económica y financiera, con incumplimientos a la obligación de publicar estados de cuentas públicas, como lo exige la Ley Orgánica de las Municipalidades, ¿qué actitud tomará para regularizar esta situación?

–          “La gestión del Intendente Pulti generó un enorme retroceso respecto a las gestiones que lo precedieron (Aprile y Katz) en materia de difundir la situación económica-financiera del municipio. No sólo la Ley Orgánica establece la obligatoriedad de publicar semestralmente un cuadro con la situación económico-financiera, que ya generó observaciones del Tribunal de Cuentas durante el ejercicio 2012, sino que la Ordenanza N° 18.249 impone la obligatoriedad de publicar mensualmente los estados de ejecución.  El ocultamiento de esta información al vecino y también la falta de respeto en la división de poderes al retacear la información al Concejo Deliberante, es el mejor ejemplo que se quiere esconder la real situación financiera del municipio. En el plano político fue, entre otros, el Bloque de la U.C.R. que denunció continuamente esta situación, como también en temas puntuales como la rendición de los fondos para seguridad, el desvío durante el ejercicio 2012 de $ 51 millones con fines específicos (mantenimiento de calles, salud, políticas sociales, equipamiento del CEMA, promoción turística, etc.) para gastos ordinarios, ejecución muy pobre del presupuesto participativo, por nombrar sólo algunos casos. Esta preocupación, junto al apuro de Acción Marplatense en aprobar en pocas horas las rendiciones de cuenta del 2012 sin el necesario tiempo de análisis que lleva tan importante tema, nos llevó a presentar un proyecto pidiendo la Declaración de Emergencia Administrativa, Económica y Financiera al Municipio del Partido de General Pueyrredon que la mayoría automática rápidamente archivó.

-Creemos que la elección de octubre va a cambiar la relación de fuerzas en el H.C.D. El ocultamiento de información es sinónimo de debilidad y falta de argumentos. La U.C.R. tiene una visión absolutamente distinta de la de Acción Marplatense sobre el rol del Estado y la forma de incidir positivamente en cada tema. Creemos que el 2013 va a ser nuestro trampolín para regresar en el 2015 a la intendencia y queremos asegurar en los próximos dos años que el municipio recupere el camino de la normalidad para que la próxima gestión arranque sobre cimientos firmes y no pierda un valioso tiempo en reconstruir un estado vaciado”.

–          En caso de verificarse irregularidades y serios desequilibrios que pongan en riesgo el funcionamiento de la municipalidad, ¿Propondría la formación de una comisión investigadora?

–          “Queremos ser serios a la hora de fijar posición en temas que son muy sensibles. Las posibles irregularidades o desequilibrios que se hayan generado o que se puedan generar pueden tener dos caminos bien distintos de acuerdo a los elementos que podamos reunir. Si estamos ante la sospecha de la posible comisión de algún delito, reunidos algunos indicios, no vamos a dudar en recurrir al órgano natural que es la Justicia para que investigue, como lo hicimos entre fines del 2011 y comienzos del 2012 con el caso de la contratación de los arbolitos navideños, ante la sospecha de desdoblamiento de compras. Otra cuestión es si estamos en presencia de cuestionamientos administrativos o políticos en ciertas asuntos, vamos a ir recorriendo paulatinamente cada instancia para que se aclaren y se ofrezcan argumentos que satisfagan las dudas que vayan surgiendo. Cuestiones previas en una sesión o pedidos de informes van a ser los primeros pasos en esta dirección, pero si no hay respuestas o son insuficientes no descartamos la posibilidad de acciones más enérgicas como la interpelación o la creación de comisiones investigadoras. Cada uno de estos pasos, además de brindar al Intendente el derecho de ejercer su defensa de las acciones de gobierno, pretende garantizar el funcionamiento normal del municipio”.

 

 En caso de comprobarse que ha existido un manejo descontrolado de fondos y partidas de recursos públicos, ¿Votaría un pedido de suspensión del intendente en su cargo, si la oposición alcanza los dos tercios de las bancas tras el 27 de octubre?  

 

–          – “Este punto es bastante delicado que obliga a ser cuidadosos en nuestras respuestas. El cierre del ejercicio 2012 brindó varias aristas que nos llevan a estar preocupados. Como todos los años anteriores, se cerró con déficit presupuestario creciente, una tendencia que con el actual Intendente parece difícil de revertir a pesar del enorme aumento en la presión tributaria, con aumentos constantes entre el 250 y el 400% en las tasas municipales y creación de nuevos tributos y la generosidad de recursos que inyectó tanto la Nación como la Provincia; otro año donde el presupuesto es pura ficción; otro año donde la estructura del personal político supera holgadamente las 120 designaciones, llevando este año un gasto en este concepto de no menos de $ 38 a $ 40 millones;  otro año donde la planta municipal acumula ingresos que superan largamente los 1.000 agentes sin contar aquellas que se hacen en la Secretaría de Educación; otro año donde se hacen los distraídos en resolver definitivamente el precio mensual del principal contrato que es el de la recolección de residuos, arrastrando una demanda millonaria como trascendió recientemente; otro año donde la ejecución del presupuesto participativo fue escasa, defraudando a cientos de vecinos que se volcaron esperanzados en que se cristalicen pequeños proyectos elegidos por la gente; otro año donde se buscan golpes de efecto con anuncios grandilocuentes para distraer la atención como fueron los anuncios de la realización de una carrera de Fórmula 1, el traslado del municipio o intentos desesperados para retomar la iniciativa política con la consulta popular por la policía municipal; otro año donde la deuda con los proveedores va creciendo llevando a que cada vez son menos los que se presentan a realizar ofertas a cualquier concurso de precios o licitación.

-Todo esto y muchas cosas más fueron denunciadas por el Bloque de la U.C.R. y fueron sistemáticamente archivadas. Como dijimos antes la declaración de emergencia para reordenar el gasto es un instrumento que ofrecimos al Intendente para normalizar el municipio y no tuvimos éxito, aunque no es tarde todavía. Si el Intendente no toma nota de lo que dejó las elecciones de agosto pasado -y creemos que va a ser ratificado en octubre próximo- y realiza las correcciones necesarias, con respecto a la falta de seguridad, altos niveles de desempleo, calidad de servicios municipales muy cuestionados, todo esto afectando la calidad de vida de todos los residentes de nuestra ciudad su legitimidad puede quedar cuestionada. Recurrir a la figura de la suspensión (o remoción) del Intendente, como medida extrema, debe ser luego de agotar todas las instancias previas para corregir el rumbo para asegurar un desenvolvimiento normal del municipio. Si se dieran las causales, habría que avanzar para no dejar a nuestros vecinos como rehenes durante dos años hasta las próximas elecciones ejecutivas del 2015”.

Los comentarios están cerrados.