Deportes, Fútbol

Unión vuelve a los entrenamientos

La semana será más extensa dado el día del partido fijado para el lunes 28 por ser feriado nacional. Entonces Zwicker tendrá más tiempo para delinear el equipo. Cabe resaltar que están en condiciones de reaparecer, si lo dispone el DT, Facundo y Luis Vega.

PANORAMA DEL RIVAL (PUBLICADO POR LA MAÑANA DE CIPOLLETTI)

La dirigencia local ya confirmó a Unión de Allen como sede del penúltimo partido que tendrá a los rionegrinos como anfitriones en el 2011.Se dilata la llegada de los rollos de césped sintético a Cipolletti y todo lo que resta culminar en La Visera para habilitarla nuevamente no entrega margen suficiente de cara al lunes, cuando el plantel superior Albinegro reciba a Unión de Mar del Plata por la 14ª fecha del Torneo Argentino A.
El fin de semana hubo movimientos en el estadio de calle O’ Higgins, hasta de madrugada se trabajó para dejar en condiciones los escalones de tribuna que se habían quitado y finalmente no se resignarán por las nuevas obras.
Pero el pegado del verde paño, la reconstrucción del alambrado olímpico en ambas cabeceras y el paredón que se derribó para permitir el ingreso de las máquinas es mucho para menos de una semana.
En tanto, desde la dirigencia albinegra confirmaron que, Cipo recibirá el lunes a las 17 a Unión de Mar del Plata en Allen, ya que el domingo se disputará la última fecha de la Liga Confluencia.

Volvió el plantel
Tras el empate en uno en Entre Ríos Contra Gimnasia y Esgrima, regresó el plantel ayer por la tarde, extenuado por el esfuerzo, pero con deseos de sumar victorias en los compromisos que se vienen.
Conociendo que el fin de semana volverá a ser local en Allen, el deseo es despedir al 2011 en La Visera contra Rivadavia de Lincoln.
Pensando en el próximo compromiso, se especula con que Mariano Figueroa, Nicolás Ballestero y Roberto Muñoz estén a disposición, aunque desde el cuerpo técnico se valoró la actuación de Marcos Royo en defensa, relegado en toda la previa a los encuentros de Liga, bajo la conducción de Henry Homann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*