Opinión

Una victoria a lo pirro

Ganó, pero ¿perdió? Si se comparan los números del pasado 28 de junio con los de 2007, Gustavo Pulti perdió terreno.
Ganó, pero ¿perdió? Si se comparan los números del pasado 28 de junio con los de 2007, Gustavo Pulti perdió terreno.

Acción Marplatense pisaba antes del 9 de mayo el 50 % de intención de voto, y la imagen positiva de la gestión de Gustavo Pulti superaba ese techo. Al borde del sacrificio político, mediante presiones que rozaban la extorsión política, Pulti accedió a formar parte de las listas testimoniales que auspiciaba el ex presidente Kirchner, asociado a Daniel Scioli.

Abiertas las urnas, la evaluación deja lecturas a cuya interpretación real nos acercamos, en este análisis de la expresión de los votos. Cómo evolucionará este comportamiento hasta el 2011 se observará en la cancha. La gestión y el compromiso político han quedado atados a lo que pueda observarse en la cancha.

La lectura más directa es que AM tras su alianza con el oficialismo perdió 17 puntos, según los datos previos al 9 de mayo fecha en la cual Scioli sumó a Pulti bajo el paraguas de la Concertación Vecinal Marplatense.

Pulti hizo los deberes prolijamente, a tal punto que despilfarró los votos propios (no superó el 8 %), mientras que en la lista kirchnerista se quedó con el 25 %.

Esto indicaría que la operación rescate de Kirchner prevista para Bahía Blanca, La Plata y Mar del Plata se cumplió a la perfección. En el caso local se sacrificó al intendente, para no perder votos en el interior y hacer valer la hipotética diferencia de algunos distritos del GBA, que finalmente no resultó así. Esta era la estrategia de una batalla que arrojó vencedores y vencidos.

Pulti estuvo lejos de lo que ocurrió en La Plata y en el Tigre, y en ese sentido el encolumnamiento (de acuerdo a los resultados) quedó excluido de la ira del ex presidente, que reflexionó haber sido “víctima de la vieja política”.

Sólo tenemos los resultados oficiales sin ratificar y nada se ha hablado del por qué de algunos resultados o de lo que podría haber sido y no fue.

Sabemos que Acción Marplatense ha sacado 9.918 votos menos que en 2007 (104.468) con relación a la cantidad de votos sumados en esta elección entre AM y la lista Kirchnerista (94.550), en el marco de una cantidad casi similar de votantes donde este año hubo 14.778 menos votos válidos que en 2007. Este descenso fue razonable si consideramos que los padrones fueron prácticamente los mismos y que hubo un sector de personas mayores que esta vez no fue a votar y además en dos años seguramente han desaparecido muchos votantes que fallecieron.

Muchos se preguntan por qué Acción Marplatense sola sacó 81.720 votos menos que en 2007 y es aquí donde puede haber muchas explicaciones: a) unos podrán decir que como la lista de la Concertación Vecinal que acompañaba a Kirchner llevaba localmente la misma nómina de candidatos que AM, a los kirchneristas les resultó más cómodo votar la lista completa. En parte es cierto porque se calcula que el 79 % de los que votaron a Kirchner votaron la lista de la Concertación Vecinal; b) otros podrán decir que los votos vinieron de otro lado, también es cierto porque un 11 % fueron transferidos de otros votos a diputado que no provinieron de Kirchner sino básicamente de De Narváez.

Pero lo que tenemos que tener presente, como es sabido, casi la mitad de los votos que sacó AM en 2007 provino de votantes que votaron a Lilita Carrió como presidente.

No olvidemos que en 2007, del 38 % de votos que sacó Carrió para presidente, sólo le transfirió un poco más del 10 % a su candidato a intendente y gran parte del 28 % restante se lo transfirió a AM. Evidentemente esta metamorfosis de asociación del voto de AM del 2007 a la de 2009 nos plantea un interrogante a futuro con respecto a dicha fuerza política. La pregunta es: ¿Acción Marplatense seguirá siendo vista como una fuerza política local independiente?

Por ejemplo en el circuito céntrico AM en 2007 sacó un 15 % más de votos que en 2009, en tanto en los circuitos del anillo periférico sumó un poco más de votos (poco más del 13 %) que en 2007. Esta pérdida de votos de AM en los circuitos socio económicamente más altos y esta ganancia en la periferia le permitió en esta oportunidad equilibrar ambos resultados (2007-2009). Tengamos en cuenta que en el 2007AM sacó el 33,95 % y en el 2009 entre AM y los aliados de la Concertación Vecinal Marplatense obtuvieron un 32,28 %.

Por otro lado, un fenómeno llamativo en esta elección ha sido el voto de Fernando Arroyo, del cual sabemos que viene de haber superado escasamente el 6 % en las elecciones de 2007. Lo más significativo es el comportamiento de los circuitos más céntrico o sea los de mayor nivel socioeconómico, que en esta última elección doblaron la apuesta por la predilección de este dirigente, logrando de promedio en los tres circuitos (366, 366, 367) un porcentaje de votos que superó el 13 %.

También Baragiola creció un 8,67 % con relación a la elección de 2007 al sacar en esta un 23,8 %, que podría haber llegado a un 32,4 % si la Coalición Cívica no le hubiera restado un 4,1 % y el Socialismo un 3,2 % al ir separados.

Si de divisiones hablamos, el que hizo un pésimo negocio fue el PRO, encabezado por De Narváez que obtuvo un 7,99 % con una de sus dos listas a concejales y un 7,71 % con la otra, las cuales sumadas le hubieran permitido tener aproximadamente un 15,7 %, y decimos aproximadamente porque sabemos que en política por más que se insista hay algunos que no se suman, pero convengamos que si no hubiera sido por mezquindades ambos concejales que encabezaron las dos listas podrían haber entrado al Concejo Deliberante.

El resto de partidos poco sumaron, donde podemos incluir el Nuevo Socialismo Marplatense que sólo alcanzó el 3,6 %.

Sepamos que esta fue una elección donde quedó evidenciado que hubo menos corte de boleta que en las últimas cuatro, hay quienes dicen que el corte fue más de un 10 % menor que en las elecciones anteriores, quizás la lista espejo de AM haya incidido mucho en ello.

Así con estos más y estos menos, nos queda un poco más de dos años para elegir a nuestro jefe de gobierno local de 2011, que hasta 90 días antes del 28 de junio pasado parecía que ya tenía dueño y sobre el final de dicha fecha transformó el futuro en una incógnita.

Con este escenario electoral el 2011 para intendente presenta un camino incierto, pero todo parece indicar que mucho puede incidir para ese momento en lo local el acontecer del escenario nacional y también, por qué no decirlo, la respuesta de las promesas a cumplir por parte del Gobierno nacional con el actual Gobierno de AM.

El único dueño de los votos es el ciudadano.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*