Arte y Cultura, Variedades

Una exhibición de cuerpo presente

Conozca el interior. Casi como una morgue al aire libre, de eso se trata esta muestra no apta para impresionables.
Conozca el interior. Casi como una morgue al aire libre, de eso se trata esta muestra no apta para impresionables.

Hace unos años tuvimos suerte de ver en el Festival Internacional de Cine el film Un hueco en mi corazón, del sueco Lukas Moodysson. Allí se representaba un hogar donde el padre era director de cine porno y las películas se rodaban en el living de la casa. Aquella película causó polémica y algo de rechazo: Moodysson no se contentaba con la exhibición de cuerpos, iba más allá. El film reflexionaba sobre qué había por ver cuando ya estaba todo mostrado. El arte llegó a tal nivel de explicitud, decía, que el sexo ya no excita. Mostremos las vísceras, los órganos interiores.

Miremos el cine de hoy y el género de terror, específicamente: lo que hoy por hoy funciona es la saga de El juego del miedo, una relectura miope sobre el cine gore que se hacía en los 70’s. De películas como El loco de la motosierra, El juego del miedo sólo se queda con el asco, la exhibición de tripas. Lo que queda en el camino es lo más interesante: la reflexión política. El público de titulares rojos de la actualidad sólo precisa shock, pensar está en desuso. Y las imágenes acompañan ese devenir.

Un poco repensando esta posibilidad, está girando desde hace un tiempo por el mundo la muestra Human bodies exhibition, una galería de cadáveres debidamente conservados para ser observados por el ojo curioso que se acerque. Es como una especie de morgue reconvertida en museo. Ahora, esta propuesta arriba a Mar del Plata: su inauguración iba darse hoy, pero se pasó para mañana domingo. Puede ser visitada de 11 a 23, todos los días en el Hotel Provincial (Boulevard Marítimo 2500).

Pero hagamos una salvedad a lo dicho anteriormente. Contra lo que se puede pensar, no hay en esta muestra un sentido de morbo, en todo caso cada uno sabrá de lo que puede o no tolerar. Lo que hace Human bodies exhibition es reconvertir el gesto: no se encarga, como lo hizo Moodysson, de convertir el arte a través del cuerpo en la demostración de la degradación social, sino que convierte el cuerpo a través del arte en una pieza más de la cultura popular: como la Mona Lisa, como el Guernica, como El padrino, como la marsellesa.

Y es más que válido este trabajo porque logra algo más sutil aún: mirado con ánimo decimonónico, el cuerpo humano es una perfecta maquinaria. Sin embargo la muestra desvirtúa cualquier posibilidad relacionada con lo industrial y lo que hace es transformar, como se ha dicho, al cuerpo en una pieza digna de ser exhibida en un museo de arte contemporáneo. Pero además queda a un lado, también, cualquier atisbo de didactismo, reemplazado por la reiterada fascinación del ser humano ante aquello que se convierte en algo fantástico. Como se ve, mucho más que músculos desguazados.

2 Comentarios

  1. hola quisiera saber cuanto cuesta la entrada? mi nene tiene 5 años y vive con los libros del cuerpo humano le interesa mucho y me encantaria llevarlo ya que no soy de mar del plata quiciera que me puedan dar los horarios y costo de entrada. gracias

  2. Monica te invito a que busques la información de este y otros eventos en la cartelera de mdphoy.com , busca AGENDALO en la barra de navegacion , en la esquina superior derecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*