Arte y Cultura, Música

Un solista que va ganando espacio

Hombre y naturaleza. La música de Salomar es de acá, pero tiene reminiscencias sureñas.

Desde hace tiempo viene pidiendo pista y finalmente la llegada al Auditórium es una forma de darle chapa a lo que viene haciendo Salomar, cantautor en pose trovadora que amparado en el formato canción ha editado varios materiales desde su vuelta a la ciudad en 2008. El solista se presentará este jueves a las 21 en el Café Emilio Alfaro (Boulevard Marítimo 2280).

El ciclo Acústicos del café le da el marco a Salomar, que además de sus canciones dará a conocer 23:32, su dvd. Decimos marco porque desde 2008 ha venido presentándose en diversos espacios del under y ahora da el salto a uno de los escenarios importantes de la ciudad, como una forma de revalidar su momento.

Como dijimos, en los últimos dos años ha generado muchos materiales: El proceso, Visualizaré, La Perla – Volumen I, La Perla – Volumen II, y 23:32 son la consecuencia de su profusa imaginación para crear canciones. Vinculadas con el espacio y con el tiempo, baladas despojadas de virtuosismo que reposan en la sencillez y la claridad expositiva.

Dueño de un camino singular, Salomar fue como adolescente cultor del punk. Pero en 2005 se fue a vivir al sur, y en esos parajes donde la conexión se da más fuerte con la naturaleza fue postergando lo sónico y lo electrónico, y dándole más espacio al instrumento y a la voz. De ahí, la combinación que hoy ejecuta con perfección.

En su estadía sureña, el cantautor amplió su repertorio musical al trabajar con artistas tan diversos como Luis Robinson (músico de Pappo’s Blues) y Anita Alvarez de Toledo (corista de Gustavo Cerati, Charly García y Fito Páez, entre otros). La transformación personal, también lo fue del artista: el resultado es este hoy, con promesas de seguir creciendo. La noche del jueves puede ser un buen puntapié.

Los comentarios están cerrados.