Arte y Cultura, Música

Un retorno y un festejo

Abran Cancha. Una idea simple que lleva un trabajo arduo: sonar como las viejas orquestas típicas de tango.

El Bicentenario está ahí, a la vuelta de la esquina, y uno de los espacios que más ha sabido capturar el espíritu de este tiempo es la música. En Mar del Plata se dará este sábado un concierto especial, con una particularidad: será la vuelta a los escenarios del cuarteto vocal Bocacalle, quienes regresan después de varios años de ausencia. Pero no será una noche cualquiera, en doble programa se presentará el sexteto Abran cancha.

La finalidad de este concierto será recuperar espacios para la música popular argentina, y más aún para aquellas expresiones que salen de la ciudad. Dos agrupaciones emblemáticas, talentosas y exitosas serán de la partida desde las 22 en Abbey road (Juan B. Justo 6209. En Bocacalle y Abran cancha se ven dos vertientes de una misma expresión: la recuperación de lo popular a partir de la renovación.

Nacidos artísticamente en la década del 80, Julián David, Horacio Hernández, Marcelo Sanjurjo y Edgardo Santillán mostraron durante varios años un talento sin igual. Grupo vocal, pero que lograba salirse del registro para innovar en la forma. Los caminos se distanciaron y ahora, luego de nueve meses de ensayo, los cantantes están listos para retomar los escenarios. El concierto de este sábado es un espacio fundamental.

En los orígenes del cuarteto vocal siempre estuvo presente lo latinoamericano: son clásicos en su repertorio temas como Mandarinas, de Víctor Heredia, o José Antonio, de Chabuca Granda. Pero también se recuerdan piezas como Rubias de New York o El gatito de Tchaikovsky. Son 12 años sin presencia en los escenarios y seguramente habrá mucho tiempo que recuperar con su público.

Bocacalle participa de la tradición de los grupos vocales de la Argentina, pero siempre le han dado un espacio a lo instrumental. Sumando gran cantidad de instrumentos tradicionales o regionales, se intentó trascender la mera definición de “grupo vocal” para ofrecer una propuesta más integral de su repertorio.

Por el lado del sexteto Abran Cancha su historia es más reciente. Se trata de un grupo de jóvenes y experimentados músicos, formado a finales del 2008, que van tras el rescate de las orquestas típicas. En su génesis está la idea de interpretar los tangos más conocidos, con las versiones de las orquestas que los convirtieron en clásicos.

Marcos Peruzzo, Tomás Uriaguereca (ambos en bandoneón), Pablo Albornoz, Guillermo Olguín (violinistas), Sebastián Sartal (contrabajo), Nicolás Dorzi (piano) y Ariel Vieytes (voz) parten de una idea simple que a la hora de la realización se hace más compleja: los estilos se recorren respetando las particularidades que los definen, trabajo arduo que impone una nota fresca en cada interpretación.

Y otro dato más de la complejidad de esta agrupación que, se destaca, ya gira por el mundo: al referirse a obras clásicas apareció una complicación: la falta total de partituras. Al no haber conocimiento sobre el paradero de estos materiales, lo que han hecho sus integrantes es transcribir cada tango, escuchando la grabación original y escribiendo nota por nota cada uno de los instrumentos que integran la orquesta, para al fin adaptarlos a la formación reducida de un sexteto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*