Básquet, Deportes

Un Quilmes diezmado, se quedó con otro triunfo a puro sufrimiento

quilmes_-_gimnasia__cr__20

La película de siempre. A puro sufrimiento y esta vez con el bonus de un suplementario. El “Cercvecero” volvió a ganar en condición de visitante, y esta vez frente a Obras por 84 a 82, por la cuarta fecha de la Liga Nacional de Básquetbol.

El “Tricolor” en el inicio del juego demostró buen juego en la ofensiva y sobre todo en defensa con la figura de Mario Gershetti que fue clave en esos primeros minutos del partido.

El cotejo no fue lucido en absoluto. Demasiados errores en ataque por parte de ambos hicieron que el marcador sea por demás bajo. Después de tanto yerro y desconcierto, solo los lanzamientos de Walter Baxley sumaron puntos para la visita.

En el “Tachero” el aporte del norteamericano Tyler Field fue lo más importante a lo largo de la primera etapa del juego. Que terminó con los orientados por Ramella dominando el tanteador por cinco de luz.

En el complemento el “Tricolor” aprovechó el descontrol de los de Núñez y se distanció en el marcador a 10. Los locales no encontraron el gol y la visita con un buen pasaje del base Fabián Sahdi, aplacó el ritmo, se serenó, y siguió generando lo más importante en el partido.

Increíblemente se relajó el “Cervecero”, otorgándole la oportunidad a Obras de acercarse en el marcador de cara a los últimos 10 minutos finales.

El extranjero “Tricolor” Walter Baxley, que definitivamente no tuvo su noche tanto en ofensiva como en defensa, se equivocó en la salida y cometió una falta antideportiva que le costó carísimo al equipo marplatense. Ya que los locales mermaron su nivel y dejaron crecer a Obras.

El foráneo se sentó en la banca. Y los marplatenses se cerraron bien en defensa complicándole el ataque estacionado al “Tachero”. A dos minutos del final los de Ramella tomaron cinco de ventaja pero perdieron por faltas a Marín y nuevamente Baxley volvió al rectángulo.

A segundos del cierre el “Tricolor” definió desde la línea de sentencia, con el mejor de la noche, Fabián Sahdi, que estiró la diferencia a tres con solo 12 segundos por jugar.

De manera increíble, y después de otro final cerrado cuando no, como cada vez que juega Quilmes. Maximiliano Stanic castigó desde la línea con tres libres que generó un nuevo empate y al suplementario.

A través de los libres intercambiaron el control del cotejo. Los visitantes diezmados por acumulación de faltas, y lesionados, se complicaron en un cierre cargado de errores.

Nuevamente desde la línea, se lastimaron hasta el final, pero de la mano de Sahdi los visitantes liquidaron un partido con mucho error, demasiada emotividad, y como en toda  la competencia, sufriendo hasta el último segundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*